Cinco procesadores viejos que todavía ofrecen un buen rendimiento y cinco modelos que no

Ha pasado mucho tiempo desde que se produjo la estandarización de los procesadores de cuatro núcleos en el mercado de consumo general, pero el estancamiento que ha vivido el sector durante los últimos años alrededor de ellos tiende a confundirnos y puede hacernos creer que son algo relativamente nuevo.

La realidad es totalmente distinta. Los primeros procesadores de cuatro núcleos llegaron al mercado de consumo general a finales de 2006 con el lanzamiento de los Core 2 Quad, aunque estos, a diferencia de los AMD Phenom, no utilizaban una arquitectura nativa de cuatro núcleos, sino que integraban dos encapsulados Core 2 Duo intercomunicados, cada uno con dos núcleos físicos.

Los procesadores de cuatro núcleos han mantenido un reinado incuestionable desde finales de 2006 hasta principios de 2017, fecha en la que se produjo la llegada de los procesadores Ryzen de primera generación de AMD con configuraciones de hasta 8 núcleos y 16 hilos. Sí, Intel ya había lanzado anteriormente procesadores con más de cuatro núcleos, pero se limitaban al mercado HEDT y al sector profesional. AMD fue la primera en romper esa realidad apostando plenamente por el mercado de consumo general con Ryzen.

El éxito de los procesadores Ryzen fue tan grande que forzó a Intel a mover ficha. La serie Core 8000 dio el salto a un máximo de seis núcleos y doce hilos, y eliminó por completo las configuraciones de dos núcleos y cuatro hilos presentes, hasta entonces, en los chips Core i3. Pero esto no es todo, movió los cuatro núcleos a la gama baja y dejó los seis núcleos en la gama media. Fue un cambio enorme que, posteriormente, se repitió con el lanzamiento de los Core 9000.

procesadores

Hoy por hoy AMD ofrece CPUs de consumo general con un conteo de hasta 16 núcleos y 32 hilos (Ryzen 9 3950X), mientras que Intel ha tocado techo en los 8 núcleos y 16 hilos (Core i9 9900K). Si ponemos esto en perspectiva nos daremos cuenta de que en apenas dos años hemos multiplicado por cuatro el número máximo de núcleos en procesadores de consumo general, y se ha roto un estancamiento que había durado once largos años.

Sin embargo, la mayoría de las aplicaciones de consumo general, juegos incluidos, siguen funcionando bastante bien en CPUs de cuatro núcleos, sobre todo si estas tienen tecnología HyperThreading o SMT que les permita manejar ocho hilos. Esto, unido a las limitaciones que marcan los desarrollos de videojuegos centrados en consolas, ha hecho que los procesadores de cuatro núcleos estén aguantando muy bien el paso del tiempo, incluso en sus versiones más antiguas.

Sé que muchos de nuestros lectores están considerando llevar a cabo una ampliación de su equipo, y que otros buscan procesadores de segunda mano para dar una nueva vida a su equipo con un gasto mínimo, pero tienen dudas sobre si realmente es buena idea hacerlo y sobre qué modelo deberían elegir. Por ello hemos decidido hacer esta guía en la que vamos a descubrir cinco procesadores antiguos que han envejecido bien y otros cinco que no.

Procesadores antiguos que han envejecido muy bien

procesadores

En líneas generales podemos establecer un punto de partida general partiendo de una pregunta simple: ¿cuántos núcleos necesito como mínimo? En general todos aquellos procesadores que tienen cuatro núcleos y un IPC al nivel de la generación Sandy Bridge de Intel aguantan todavía el tipo sin demasiados problemas, una realidad que mejora en aquellos casos en los que está presente, además, la tecnología HyperThreading o SMT.

Como hemos dicho al principio ahora mismo el estándar mínimo para mover aplicaciones complejas y juegos con un mínimo de garantías está en las CPUs que suman cuatro núcleos físicos. El IPC determina el rendimiento bruto de esos núcleos, y gracias al párrafo anterior ya tenemos claro el baremo en el que nos debemos mover. Sin embargo, hay que tener presente que cada vez más juegos y más aplicaciones utilizan más de cuatro hilos, y por ello las configuraciones con ocho hilos o seis núcleos físicos pueden marcar una diferencia notable.

Podríamos enumerar más de cinco procesadores antiguos que han envejecido bien y que siguen siendo viables, pero nos vamos a centrar en los más económicos y fáciles de encontrar (y de utilizar). Esto quiere decir que vamos a evitar modelos HEDT que necesitan placas muy caras y otros centrados en el sector profesional que utilizan plataformas o que requieren de configuraciones complicadas o costosas.

1.-AMD FX 8350

procesadores

Es un procesador que fue descatalogado por completo hace unos meses, pero que se mantiene como una excelente opción para dar una segunda vida a un equipo con socket AM3/AM3+, gracias a sus cuatro módulos y ocho núcleos de enteros.

En términos de IPC queda un poco por debajo de Sandy Bridge, pero lo compensa con su buen margen de overclock y su capacidad para manejar ocho hilos. Podemos encontrarlo en el mercado de segunda mano por unos 30-35 euros sin problema, y por ese dinero ofrece un valor excelente.

  • Basado en la arquitectura Piledriver de AMD.
  • Fabricado en proceso de 32 nm.
  • Cuatro módulos y ocho núcleos a 4 GHz-4,2 GHz, modo normal y turbo.
  • 8 MB de caché L3.
  • TDP de 125 vatios.

2.-Core i5 2500

Uno de los procesadores más longevos de toda la historia. Fue lanzado en 2011, pero gracias a sus cuatro núcleos físicos y a su buen IPC se mantiene como un chip capaz de mover con garantías cualquier juego actual, aunque es cierto que en algunos casos concretos está empezando a perder un poco de fuelle (por ejemplo, en juegos que requieren más de cuatro hilos para funcionar de forma óptima).

Si tienes un equipo con un Core i3 serie 2000 y quieres darle una nueva vida sin tener que cambiar de plataforma no lo dudes, el Core i5 2500 es una apuesta segura. Se puede encontrar de segunda mano por unos 25-30 euros, aproximadamente.

  • Basado en la arquitectura Sandy Bridge de Intel.
  • Fabricado en proceso de 32 nm.
  • Cuatro núcleos y cuatro hilos a 3,3 GHz-3,7 GHz, modo normal y turbo.
  • 6 MB de caché inteligente.
  • TDP de 95 vatios.

3.-Core i7 2600

procesadores

Como el anterior fue lanzado en 2011, pero ha aguantado el tipo incluso mejor que aquel, gracias a sus cuatro núcleos físicos y ocho hilos. Este procesador tiene la misma base que el Core i5 2500, pero la tecnología HyperThreading le proporciona una mayor capacidad multihilo y mejora su rendimiento en juegos actuales de manera considerable.

Si tienes un Core i5 2500 actualizar a un Core i7 2600 se traducirá en una mejora de rendimiento importante en juegos como Assassin´s Creed: Odyssey, Shadow of the Tomb Raider, Battlefield V y otros que pueden aprovechar más de cuatro hilos. También notarás mejoría en aplicaciones multihilo. Su precio es, sin embargo, bastante alto, ya que ronda los 45-60 euros de segunda mano.

  • Basado en la arquitectura Sandy Bridge de Intel.
  • Fabricado en proceso de 32 nm.
  • Cuatro núcleos y ocho hilos a 3,4 GHz-3,8 GHz, modo normal y turbo.
  • 8 MB de caché inteligente.
  • TDP de 95 vatios.

4.-Core i7 4770

Este procesador llegó al mercado a mediados de 2013 y marcó el salto a la arquitectura Haswell de Intel. Tiene cuatro núcleos y ocho hilos, y trae mejoras a nivel de IPC que unidas a sus mayores frecuencias de trabajo se traducen en un aumento de rendimiento importante.

Puede ser una buena actualización si tienes un procesador Core i3 4000, ya que dobla el número de núcleos e hilos de aquel, y te permitirá disfrutar de un salto importante en términos de rendimiento bruto. Se puede encontrar a partir de unos 100 euros.

  • Basado en la arquitectura Haswell de Intel.
  • Fabricado en proceso de 22 nm.
  • Cuatro núcleos y ocho hilos a 3,4 GHz-3,8 GHz, modo normal y turbo.
  • 8 MB de caché inteligente.
  • TDP de 84 vatios.

5.-Ryzen 5 1600

procesadores

Sé que alguno de nuestros lectores se preguntará por qué hemos elegido este chip. Es cierto que en términos de tiempo no es tan viejo como los anteriores, pero debemos tener en cuenta que dentro de poco cumplirá tres años y que ya ha sido superado por dos generaciones, los Ryzen 5 2600 y los Ryzen 5 3600.

El Ryzen 5 1600 es, sin duda, el mejor procesador «viejo» que existe en relación precio-prestaciones. Sus seis núcleos y doce hilos, unidos a su alto IPC y a la posibilidad de hacerle overclock sin esfuerzo, lo convierten en chip muy potente que podrá aguantar incluso la primera transición que marcarán PS5 y Xbox Scarlett. Podemos comprarlo nuevo por 101,99 euros o de segunda mano por unos 80 euros, aproximadamente.

  • Basado en la arquitectura Zen de AMD
  • Fabricado en proceso de 14 nm.
  • CPU de seis núcleos y doce hilos a 3,2 GHz-3,6 GHz, modo normal y turbo.
  • Admite overclock con chipsets X370-X470 y B350-B450.
  • 16 MB de caché L3.
  • TDP de 65 vatios.

Cinco CPUs antiguas que no han envejecido bien

En este caso ocurre totalmente lo contrario. Estos procesadores no han envejecido nada bien, y por ello no vale la pena tenerlos en consideración a la hora de dar una segunda vida a un PC. Si utilizas alguno de ellos ya te habrás dado cuenta de que están acusando el paso del tiempo, y de que necesitas llevar a cabo una actualización.

Para elegir estos cinco modelos hemos seguido el criterio anterior, es decir, son CPUs que por sus carencias en términos de conteo de núcleos y de IPC no ofrecen un buen rendimiento ni con aplicaciones exigentes ni con juegos actuales. Esto no quiere decir que no puedan con tareas más básicas y con juegos de la pasada generación, pero sí que su vida útil está casi totalmente agotada con aplicaciones y títulos actuales.

Antes de entrar en materia os recuerdo que si tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios y os ayudaremos, como siempre, a resolverla.

1.-Pentium G3220

procesadores

Es un procesador basado en la arquitectura Haswell, lo que significa que tiene un IPC elevado, pero presenta dos carencias muy importantes: solo cuenta con dos núcleos y dos hilos y su frecuencia de trabajo es muy reducida

Su rendimiento en aplicaciones no muy exigentes, en ofimática, navegación web y en juegos de la generación anterior es bueno, pero no ofrece una buena experiencia en aplicaciones exigentes y ni siquiera es capaz de mover buena parte de los juegos actuales.

  • Basado en la arquitectura Haswell de Intel.
  • Fabricado en proceso de 22 nm.
  • Dos núcleos y dos hilos a 3 GHz.
  • 3 MB de caché inteligente.
  • TDP de 54 vatios.

2.-Core i3 4360

Fue uno de los procesadores más populares de la serie Haswell de Intel por su ajustada relación precio-prestaciones. Su IPC es elevado y gracias a sus dos núcleos y cuatro hilos ofrece un valor claramente superior al anterior, pero no ha envejecido bien y no es una buena opción si queremos actualizar un equipo antiguo.

En algunos casos todavía ofrece un rendimiento aceptable, sobre todo en aplicaciones y juegos que no requieren necesariamente de cuatro núcleos físicos para funcionar correctamente, pero los cuatro núcleos son el estándar mínimo desde hace años, y esto le ha pasado factura.

  • Basado en la arquitectura Haswell de Intel.
  • Fabricado en proceso de 22 nm.
  • Dos núcleos y cuatro hilos a 3,7 GHz.
  • 4 MB de caché inteligente.
  • TDP de 54 vatios.

3.-Core i5 650

procesadores

Es un procesador que todavía genera controversia, ya que a pesar de ser un Core i5 no tiene cuatro núcleos físicos, sino dos núcleos y cuatro hilos gracias al HyperThreading. Esto, unido a su reducido IPC y a sus bajas frecuencias de reloj, ha hecho que envejezca muy mal.

Como hemos dicho anteriormente en ofimática y aplicaciones y juegos poco exigentes todavía tiene mucho que decir, pero fuera de ahí no debemos esperar un buen rendimiento.

  • Basado en la arquitectura Clarkdale de Intel.
  • Fabricado en proceso de 32 nm.
  • Dos núcleos y cuatro hilos a 3,2 GHz-3,46 GHz.
  • 4 MB de caché inteligente.
  • TDP de 73 vatios.

4.-FX 4100

AMD lanzó este procesador a finales de 2012 como respuesta a los Core i3 serie 2000 de Intel. Su objetivo era competir con dicha serie de procesadores, basados en la arquitectura Sandy Bridge, pero su rendimiento acabó siendo claramente inferior.

Tiene dos módulos completos y cuatro núcleos de enteros, un IPC bastante bajo y unas frecuencias elevadas para su tiempo, pero su rendimiento actualmente es muy pobre en aplicaciones y juegos exigentes.

  • Basado en la arquitectura Bulldozer de AMD.
  • Fabricado en proceso de 32 nm.
  • Dos módulos y cuatro núcleos a 3,6 GHz-3,7 GHz, modo normal y turbo.
  • 8 MB de caché L3.
  • TDP de 95 vatios.

5.-Phenom II X2 570 Black Edition

procesadores

Un procesador de dos núcleos y dos hilos que ha sucumbido a la estandarización de los cuatro núcleos. Su IPC es muy bajo y ni siquiera la posibilidad de hacerle overclock permite conseguir una mejora importante en términos de rendimiento.

Puede ofrecer una experiencia aceptable con aplicaciones y juegos antiguos y poco exigentes, pero en cuanto intentemos pedirle un poco de más será incapaz de responder.

  • Basado en la arquitectura K10 de AMD.
  • Fabricado en proceso de 45 nm.
  • Dos núcleos y dos hilos a 3,5 GHz.
  • 6 MB de caché L3.
  • TDP de 80 vatios.

La entrada Cinco procesadores viejos que todavía ofrecen un buen rendimiento y cinco modelos que no se publicó primero en MuyComputer.