AMD nunca soñó con volver a superar a Intel, pero todavía tiene trabajo pendiente

Hagamos un poco de memoria. Desde sus inicios en el mundo de los procesadores x86 AMD ha estado casi siempre a la sombra de Intel, una sombra muy alargada de la que solo ha logrado salir de verdad en dos ocasiones: con el lanzamiento de los Athlon 64 y con la arquitectura Zen 2.

Sí, ya sé que Zen y Zen+ fueron arquitecturas muy buenas, pero en términos de IPC seguían estando por detrás de Skylake. Zen 2 ha sido la arquitectura que de verdad ha colocado a Intel en una situación «complicada», entre comillas porque todos sabemos la posición privilegiada que ostenta el gigante del chip y la diferencia de nivel que hay entre él y AMD.

Para evitar malentendidos matizo esta cuestión. Intel domina el mercado CPU en todos sus niveles, aglutina casi todo el mercado OEM y tiene una capitalización de mercado de más de 250.000 millones de dólares, mientras que AMD tiene una presencia mucho menor en el mercado CPU a nivel general, su presencia en el mercado OEM es muy reducida y su capitalización de mercado es de casi 46.000 millones de dólares.

Los números hablan por sí solos, pero no deben impedirnos ver el buen trabajo que ha hecho la compañía que dirige Lisa Su. Durante un evento reciente celebrado en el Barclays Center Forrest Norrod, vicepresidente senior del grupo de centros de datos de AMD, ha comentado que hace cuatro años (2015), cuando trabajaban en Zen, soñaban con alcanzar la paridad con Intel, y que ni en sus mejores previsiones habían llegado a pensar que podrían superar al gigante del chip.

He querido abrir el artículo repasando la realidad actual del sector CPU porque necesitamos ese contexto para interpretar correctamente las palabras de Norrod. Tras el enorme patinazo que fue Bulldozer y el hundimiento del valor de sus acciones, que podéis ver perfectamente reflejado en la gráfica adjunta, nadie creía que AMD iba a ser capaz de volver al buen camino, de hecho se llegó a hablar incluso de una posible compra de la compañía por parte de Samsung.

Zen fue toda una sorpresa que posibilitó la recuperación de AMD, solo tenéis que fijaros en los picos que experimentaron sus acciones a partir de 2017. A partir de ahí la compañía ha tenido algunas subidas y bajadas que se estabilizaron en un crecimiento casi constante a partir de 2019.

¿Ha superado, realmente, AMD a Intel?

Las palabras de Norrod son ciertas, AMD ha superado a Intel, pero con muchos matices. La compañía de Santa Clara sigue siendo «el rey» del sector CPU, eso no admite discusión, desde una perspectiva de mercado lidera en todos los niveles. Sin embargo, los de Sunnyvale tienen ahora mismo un catálogo de productos mucho más competitivo y más atractivo desde el punto de vista precio-prestaciones, y también en todos los niveles.

AMD se ha embarcado en una recuperación a lo grande, pero este es solo el primer paso de algo que todavía tiene mucho camino por delante. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones, no basta con lanzar un par de buenas generaciones de procesadores para superar a Intel, así que no, en sentido estricto esto es algo que la compañía todavía no ha conseguido. ¿Lo logrará algún día? Es imposible descartarlo, y más viendo la campanada que dieron con Zen y sus posteriores revisiones, pero si llegase a ocurrir desde luego no se produciría a corto o a medio plazo.

En los próximos trimestres no cabe esperar cambios importantes en el sector, pero habrá que esperar a ver qué ocurre cuando lleguen los procesadores Intel Ice Lake S en proceso de 10 nm. Esta arquitectura tendrá una densidad de transistores 2,7 veces mayor que la actual de 14 nm, ofrecerá un aumento importante en términos de IPC y una mayor eficiencia. Todo esto, unido a las ventajas de la arquitectura de núcleo monolítico, podría inclinar la balanza a favor del gigante del chip y colocar la pelota, una vez más, en el tejado de AMD.

La entrada AMD nunca soñó con volver a superar a Intel, pero todavía tiene trabajo pendiente se publicó primero en MuyComputer.