Los libros electrónicos siempre están protegidos por derechos de autor

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado una resolución que afecta directamente a los libros electrónicos, pero también puede tener implicaciones para otros sectores digitales como los juegos y la música.

El Alto Tribunal dice que vender libros digitales «de segunda mano» es una «comunicación pública» no autorizada bajo la Directiva InfoSec de 2001. En castellano; que no están cubiertos por la misma normativa que los libros físicos y por tanto siempre están protegidos por derechos de autor.

El caso involucra a una start-up holandesa llamada Tom Kabinet, que desde 2014 ha estado tratando de hacer funcionar un mercado de libros electrónicos de segunda mano. Al principio, trató de convertirse en una tienda más, pero los editores lo demandaron, llevaron el caso a los tribunales y ganaron un fallo que decía que la compañía tenía que asegurarse de que no estaba vendiendo copias piratas de los mismos.

El equipo repensó su estrategia y se transformó en una especie de «club de lectura». Ahora incluso ese modelo ha sido declarado ilegal. Los usuarios de Tom Kabinet «donan» los enlaces de descarga que han comprado a minoristas como Kobo y ebooks.com, a cambio de créditos que pueden usarse para comprar otros libros electrónicos de Tom Kabinet. Esto no funciona con libros electrónicos de Amazon, ya que el gigante del comercio electrónico no utiliza enlaces de descarga en su sistema.

libros electrónicos

La idea era que el uso de los enlaces originales garantizase que los libros electrónicos se hubieran comprado legítimamente en primer lugar y que la misma copia no se coloque en la plataforma varias veces. La industria editorial holandesa no estaba de acuerdo y solicitó a un tribunal de distrito de La Haya una orden judicial contra las actividades de Tom Kabinet. El tribunal de distrito solicitó su opinión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuyo dictamen se produjo ayer y es que estamos comentando.  

Libros electrónicos: sin «norma de agotamiento»

La defensa de Tom Kabinet se basó en la «regla del agotamiento» de los libros en papel para solicitar que se aplicara también a los libros electrónicos de segunda mano. Una vez que el e-book se hubiera vendido por primera vez, el editor ya no tendría que tener derecho a controlar cómo se distribuye o comercializa.

El principio de agotamiento es parte de la Ley europea de derechos de autor, pero el Tribunal de Justicia estima que los legisladores solo tenían la intención de que se aplicara a los libros físicos. El tribunal dijo que la regla sería injusta en el mundo de los libros electrónicos, porque «las copias digitales de los libros electrónicos no se deterioran con el uso y, por lo tanto, son sustitutos perfectos de las nuevas copias en cualquier mercado de segunda mano». Ya sabes. Tom Kabinet no puede mercadear legalmente con libros electrónicos de segunda mano y tú no puedes venderlos ni cederlos. 

Todo según una ley que -a nuestro juicio- es otra de las muchas que se han quedado atrasadas antes de la era digital y que necesitaría una legislación especial más allá de estas sentencias. Y la cuestión peliaguda de los derechos de autor siempre latente.

La entrada Los libros electrónicos siempre están protegidos por derechos de autor se publicó primero en MuyComputer.