Esta tarjeta de visita integra un ordenador capaz de ejecutar un sistema operativo Linux

Tener una tarjeta de visita se convirtió en algo básico para los profesionales antes del auge de los smartphones y de los dispositivos inteligentes de bolsillo, y aunque es cierto que con el paso de los años han empezado a caer en desuso algunas empresas han sabido adaptarlas al siglo XXI con soluciones muy curiosas, como por ejemplo la integración de un ordenador capaz de ejecutar Linux.

Imagina la escena, conoces a un profesional dedicado a la programación o al mundo de la informática y le pides su tarjeta para contar con él en un proyecto concreto. Este te da su tarjeta de visita, y descubres que monta un ordenador capaz de ejecutar Linux, estoy seguro de que quedarías, como mínimo, gratamente sorprendido. Pues esa es la idea que ha puesto en práctica un ingeniero de sistemas integrados.

Como podemos ver en las imágenes adjuntas cada tarjeta de visita trae los clásicos datos de contacto en la parte superior, e incluye en la parte inferior un circuito impreso personalizado del mismo color que la tarjeta para «fundirse» perfectamente con aquella. Sobre dicho circuito integrado se monta un «system on a chip» Allwinner F1C100, que integra un procesador ARM9 y 32 MB de RAM, y dispone de 8 MB de memoria flash.

Este pequeñín tiene unas especificaciones modestas, pero eso no le impide mover el kernel Linux 5.2. Para que su utilidad sea real incluye además un conjunto bastante interesante de aplicaciones preinstaladas, entre las que destacan un intérprete de Python y algunos juegos, como 2048 y Rogue.

Sé lo que estáis pensando, ¿y cómo lo voy a utilizar? Pues muy sencillo, puedes conectarlo a un PC a través de un puerto USB y listo, el sistema operativo arrancará en unos pocos segundos. No hay duda de que este ingeniero ha dado forma a una tarjeta de visita única, y que encima ha sabido aprovechar para ofrecer una muestra gratuita de su trabajo. Para quitarse el sombrero.

¿Y qué hay del precio? Tranquilo, no te vamos a dejar con la duda. Cada tarjeta de este tipo tiene un coste de tres dólares. Sí, resulta mucho más caro que los clásicos packs de 500 tarjetas estándar por 20 euros, pero seamos francos, es una cifra más que razonable teniendo en cuenta que viene con un «mini-PC» integrado y que este resulta, aún con las limitaciones inherentes a su hardware, totalmente funcional.

La entrada Esta tarjeta de visita integra un ordenador capaz de ejecutar un sistema operativo Linux se publicó primero en MuyComputer.