Corsair T3 Rush Gaming Chair, análisis: comodidad sugerente y funcional

La Corsair T3 Rush Gaming Chair se presenta como una importante ampliación del catálogo de sillas gaming de la conocida compañía estadounidense, y se perfila como una de las novedades más interesantes que han llegado recientemente al mercado de sillas para gaming en general, un sector que ha ido adquiriendo una gran popularidad con el paso de los años hasta convertirse uno de los más concurridos y más competitivos que existen actualmente.

Puede que alguno de nuestros lectores no termine de entender por qué el sector de las sillas para gaming se ha vuelto tan popular, pero la verdad es que no resulta tan complicado. Las sillas para gaming se han convertido en un complemento fundamental para disfrutar de nuestros juegos favoritos, y personalmente creo que debemos considerarlas como uno de los pilares centrales en lo que a accesorios se refiere.

Con el paso del tiempo la especialización de teclados, ratones, auriculares y demás periféricos se ha ido centralizando alrededor de diferentes sectores, y el gaming ha sido uno de los más importantes. Pues bien, eso también ha ocurrido con las sillas, y su valor es exactamente el mismo. Disponer de periféricos y accesorios diseñados para gaming nos permite disfrutar de ventajas importantes que, al final, pueden marcar una diferencia notable en nuestra experiencia de uso, y en nuestro propio potencial.

No quiero decir con esto que tener una silla (o un ratón, o un teclado, étc) para gaming nos va a convertir por arte de magia en buenos jugadores, pero sí que nos ayudará a desarrollar nuestro potencial, a mejorar, y a disfrutar de una mayor comodidad.

En mi caso siempre he considerado la compra de una silla como una inversión importante porque paso muchas horas sentado delante del PC, tanto por trabajo como por ocio, y creo que todo aquel que pase varias horas frente al ordenador debería enfocarlo con la misma perspectiva. Es, en este tipo de situaciones, cuando las sillas para gaming como la Corsair T3 Rush Gaming Chair adquieren todo su sentido.

La diferencia que puede marcar una silla para gaming de calidad es muy grande, tanto por la comodidad que representa tras largas sesiones delante del PC como por la vida útil que ofrece. No debemos olvidar, además, del papel decorativo que juega la silla a la hora de complementar un escritorio gaming, otro valor fundamental que debemos asociar a este tipo de productos.

Gracias a Corsair España he tenido la oportunidad de probar la silla gaming T3 Rush Gaming Chair durante varias semanas, y hoy, por fin, estoy listo para compartir con vosotros mis impresiones. Poneos cómodos, que hay mucho que leer.

Corsair T3 Rush Gaming Chair (2)

Corsair T3 Rush Gaming Chair: vistazo previo y montaje

La Corsair T3 Rush Gaming Chair es una silla para gaming de gama media-alta que combina un diseño inspirado claramente en los asientos de los coches deportivos y lo une a una terminación en tela con un juego de color sobrio y elegante, lo que la convierte en una solución discreta a la par que atractiva que encaja sin problemas en cualquier escritorio.

Está disponible en tres colores: negro carbón, gris y negro y gris y blanco. La versión que he podido probar ha sido, como podéis ver en las imágenes, la que viene terminada en gris y negro. En su momento tuve la oportunidad de analizar la silla Corsair T2 Road Warrior, y debo decir que tiene algunas cosas en común con aquella, tanto a nivel de diseño como en algunos elementos de su construcción. Esto es positivo, ya que dicha silla presentaba una calidad fantástica y es, sin duda, una de las mejores que he tenido la oportunidad de probar.

No obstante, las diferencias entre ambas sillas son bastante marcadas. La Corsair T3 Rush Gaming Chair es un poco más compacta, está terminada en tela (la Corsair T2 Road Warrior utilizar cuero sintético), cuenta con un sistema de inclinación del asiento libre (sin fijación mediante palanca) y viene con unas ruedas terminadas en nailon.

Las sensaciones que transmite la Corsair T3 Rush Gaming Chair al tacto son muy buenas. Nada más sacarla de la caja notamos la solidez de cada una de las piezas que la forman, y la suavidad de la tela es sublime. Su estructura de acero y el mecanismo de elevación de gas de clase cuatro son toda una garantía de resistencia, durabilidad y vida útil, y el montaje es, como vamos a ver a continuación, muy sencillo. Bastan unos minutos para tenerla montada, y la caja incluye todo lo que necesitamos para completar el montaje. En el vídeo adjunto encontraréis todos los pasos ilustrados de forma visual.

  • Antes de empezar os recomiendo que procedáis a montar la silla en un lugar espacioso, y que aprovechéis los protectores que trae la Corsair T3 Rush Gaming Chair para colocarlos en el suelo y trabajar sobre ellos. Así evitaréis arañazos y protegeréis tanto el suelo como la propia silla.
  • Empezamos con el soporte de la silla donde van colocadas las ruedas (un total de cinco). Colocamos el soporte boca abajo y vamos insertando las ruedas una a una haciendo presión con las manos. Es muy sencillo, no tiene misterio.
  • Ahora le damos la vuelta y colocamos el elevador de gas en el espacio central, con la pieza de color rojo hacia arriba. Ponemos la pieza de plástico que lo cubre y retiramos el tapón rojo.
  • Bien, ahora nos toca montar la base metálica de la silla que encajará con el elevador de gas. Para ello cogemos el asiento y lo colocamos boca abajo, retiramos uno a uno los tornillos con la llave Allen incluida y los dejamos en un lugar seguro.
  • Ahora colocamos la pieza metálica que trae el punto de encaje con el elevador de gas y la palanca. Como podéis ver en el vídeo solo tenemos que hacer coincidir los espacios para los tornillos. Si os perdéis en algún momento tranquilos, tomad como referencia la ubicación de la palanca en el lateral, que debe coincidir la ubicación de la maneta que permite regular la inclinación del asiento.
  • Antes de apretar por completo los tornillos os recomiendo colocarlos todos haciendo un poco con las manos y cuadrar bien la posición de la base metálica. Una vez que lo tengáis centrado solo queda apretar los tornillos con la llave Allen.
  • El siguiente paso es montar el respaldo en el asiento. Retiramos los tornillos de los lados del respaldo y lo colocamos de manera que los espacios para dichos tornillos coincidan con los de las sujeciones metálicas que van en los laterales. Dos consejos: empezad con la sujeción de la derecha, donde va la maneta de inclinación, y no apretéis los tornillos por completo hasta que tengáis ambos lados bien centrados. Introducid los dos tornillos en la sujeción derecha, apretadlos un poco con la mano, comprobad que podéis hacer lo propio en la izquierda y que todo queda bien centrado, y una vez que esté claro apretad con la llave Allen.
  • Estamos listos para insertar el asiento en la base elevadora de gas. Podemos hacerlo de varias formas, en mi caso coloqué la base en el suelo y encajé el asiento desde arriba.
  • Ahora pasamos a colocar los embellecedores de plástico. En el centro de cada uno tenemos que insertar uno de los tornillos de seguridad que vienen en la cajita que incluye la llave Allen que estamos utilizando. No os preocupéis, aunque son cortitos encajan perfectamente.
  • Colocamos los tapones de goma con el logo de Corsair, instalamos el cojín cervical, colocamos el cojín lumbar (si queremos utilizarlo) y listo, ya podemos disfrutar de nuestra nueva silla.

Como podéis ver el montaje es muy sencillo. Podréis hacerlo sin problema incluso si nunca habéis montado una silla de este tipo, y si ya tenéis experiencia (como en mi caso) os llevará menos de diez minutos completar el proceso. Antes de pasar al siguiente apartado quiero compartir con vosotros un resumen con todas las especificaciones clave de la silla Corsair T3 Rush Gaming Chair.

  • Silla para gaming de alta calidad con chasis de acero.
  • Terminada en tela suave de alta calidad, transpirable y resistente.
  • Acolchada con espuma de poliuretano fría de alta densidad (55 kg/m³).
  • Cojín cervical y soporte lumbar de espuma viscoelástica terminados en microfibra.
  • Regulable en altura e inclinación hasta 180 grados. Puedes acostarte y descansar un poco entre tus sesiones de gaming.
  • Soporta hasta 120 kilogramos.
  • Mecanismo de elevación de gas de clase cuatro.
  • Cuenta con apoyabrazos 4D regulables en altura, profundidad (tanto vertical como horizontal) y en inclinación.

Corsair T3 Rush Gaming Chair: nuestra experiencia

El proceso de montaje ha sido muy sencillo. Puede hacerlo una persona sola sin ningún tipo de problema, y no importa si no tenemos experiencia previa, ya que todo es muy intuitivo. Si a pesar de todo tenéis alguna duda podéis dejarla en los comentarios y os ayudaré a resolverla.

Mis primeras sensaciones nada más sentarme en la Corsair T3 Rush Gaming Chair fueron realmente buenas. La calidad de los materiales se deja notar desde el primer momento, el tacto de la tela es excelente y tanto el acolchado como la ergonomía consiguen una comodidad total.

He utilizado la silla durante tres semanas una media de diez horas diarias, y la experiencia ha sido sobresaliente. Ofrece un ajuste perfecto y se adapta como un guante a nuestra postura, ofreciendo una estabilidad total a pesar de que la regulación de la inclinación del asiento es totalmente libre. Tenía mis dudas, sobre todo porque vengo de una Corsair T2 Warrior, que ofrece regulación de inclinación del asiento fija, pero la firmeza de la Corsair T3 Rush Gaming Chair es tan buena que puedes adaptar la inclinación sin esfuerzo a través de tu propia postura, sin esfuerzo y de forma totalmente natural.

El apoyo cervical es fundamental cuando vamos a estar muchas horas seguidas delante del PC, ya que nos ayuda a prevenir dolores y molestias derivadas de una mala postura. No utilizo habitualmente el apoyo lumbar porque trabajo mejor sin él, pero me ha venido bien en ocasiones puntuales (viendo contenidos multimedia, sobre todo).

Los soportes para los brazos son de tipo 4D, lo que significa que se adaptan a cualquier tipo de usuario y nos permiten disfrutar de una experiencia casi perfecta con cualquier tipo de escritorio, sin importar la tarea que tengamos que afrontar. Son muy fáciles de ajustar, ofrecen un apoyo estable y son bastante cómodos.


Durante estas semanas he ido valorando la evolución de la Corsair T3 Rush Gaming Chair en términos de desgaste, centrándome en la posible aparición de ruidos molestos y en el estado de la tela, y los resultados que he visto han sido fantásticos. La silla se ha mantenido en perfecto estado a pesar de todo el uso que ha recibido, y no hace el más mínimo ruido, ni siquiera cuando, dejándome llevar por las prisas, me he sentado con demasiado «entusiasmo». Como dije ha soportado tres semanas con medias de uso intensivo de diez horas diarias. Peso 80 kilogramos, para vuestras cuentas.

Notas finales: calidad y diseño como valores estrella

Diseñar y vender una silla para gaming es fácil, esto explica por qué hay tantos jugadores en este sector, pero crear un modelo atractivo, bien terminado y con una calidad de construcción elevada para garantizar una larga vida útil es algo que no está al alcance de cualquiera.

La Corsair T2 Road Warrior es un excelente ejemplo de ello. Esperé cinco meses para publicar el análisis de esa silla porque quería ver cómo evolucionaba con el uso, y los resultados superaron mis expectativas. Hoy, casi dos años después, puedo deciros que la silla se mantiene en perfecto estado, sin el más mínimo síntoma de desgaste, y sin ruidos molestos.

Con la Corsair T3 Rush Gaming Chair he tenido unas sensaciones muy parecidas. Esta silla derrocha calidad, y lo mejor es que se deja notar desde el primer momento, basta con tocar la tela y disfrutar de su suavidad para darnos cuenta de que tenemos entre manos un producto de calidad y que no estamos ante una silla cualquiera.

Ya lo he comentado al inicio, la silla desde la que utilizamos nuestro PC es una inversión, y esto implica que debe ser cómoda, robusta, duradera y fiable. La Corsair T3 Rush Gaming Chair cumple todos esos requisitos y tiene, además, un diseño muy bonito que remata un conjunto sobresaliente. Sí, su precio es elevado (279,90 euros), pero lo compensa con un valor y una calidad de construcción por encima de lo que cabe esperar de un modelo de su gama. Una buena opción, sin duda.

Valoración final


9.2
NOTA

NOS GUSTA

Calidad de construcción
Diseño
Fácil de montar
Hecha para durar
Es muy cómoda

A MEJORAR

Sin bloqueo de ruedas
Precio elevado

RESUMEN

La Corsair T3 Rush Gaming Chair rompe casi todos los estereotipos asociados a las sillas para gaming. Su diseño tiene un toque moderno y agresivo, pero las combinaciones de colores y el acabado en tela le dan un acabado discreto y elegante, a la par que atractivo. Gracias a ello encaja bien en cualquier escritorio, y ofrece una calidad de construcción y una comodidad sobresaliente.

Diseño9

Calidad de construcción9.5

Acabados9.5

Experiencia de uso y solidez9.5

Calidad/Precio8.5


La entrada Corsair T3 Rush Gaming Chair, análisis: comodidad sugerente y funcional se publicó primero en MuyComputer.