Así es la tarjeta gráfica Intel Xe DG1, compacta y con iluminación LED

CES 2020. El gigante del chip presentó el pasado martes la tarjeta gráfica Intel Xe DG1, una solución de bajo consumo que utiliza la nueva arquitectura Gen12, y que estará dirigida al mercado de gama baja. Durante el evento de presentación la compañía fue un tanto parca en detalles, de hecho ni siquiera llegaron a mostrar el posible diseño de dicha tarjeta gráfica, pero gracias a una filtración hemos podido descubrir que Intel tenía un «as bajo la manga».

En las imágenes que acompañamos, cortesía de VideoCardz, podéis ver el diseño que presenta el prototipo de la Intel Xe DG1. No hay sorpresas, ya que todo encaja con lo que conocíamos de rumores y de filtraciones anteriores. Esta tarjeta gráfica tiene un formato muy compacto, lo que significa que debería encajar sin problema en equipos de pequeño tamaño. También podemos ver que ocupa dos ranuras, y que viene sin conector de alimentación adicional.

La ausencia de conectores de alimentación adicional quiere decir que la Intel Xe DG1 tendrá un TDP máximo de 75 vatios. Su consumo será mínimo y debería funcionar a unas temperaturas muy frescas, de hecho el sistema de refrigeración que incorpora es bastante discreto y recuerda a lo que hemos visto en algunas tarjetas gráficas dedicadas de AMD y de NVIDIA, como las Radeon RX 560 y GTX 1050.

Intel Xe DG1

En la parte trasera nos encontramos una placa metálica que actúa más como elemento decorativo que otra cosa, ya que como hemos dicho esta tarjeta gráfica es muy compacta, tendrá un consumo muy contenido y monta un sistema de refrigeración muy sencillo. Por contra, cuando nos encontramos con tarjetas gráficas de gran tamaño que utilizan sistemas de disipación voluminosos y pesados una placa metálica trasera aporta solidez estructural, y en aquellos modelos que además tienen un rendimiento y un consumo elevado ayuda a disipar el calor generado.

Intel ha cuidado la construcción y el diseño de la Xe DG1, esto salta a la vista cuando vemos la iluminación LED que integra este prototipo dirigido a desarrolladores que quieran optimizar sus proyectos para mejorar el rendimiento bajo la arquitectura Gen12. En efecto, este diseño podría ser exclusivo de las unidades para desarrolladores y no representa, por tanto, el aspecto que tendrán las unidades comerciales de la Intel Xe DG1.

A pesar de todo no creo que Intel se desvíe mucho del diseño de este prototipo para crear la versión comercial de la Xe DG1, así que cabe esperar que mantenga sus líneas generales y su esencia.

La Intel Xe DG1 será una solución económica y estará por debajo de la GTX 1050

El propio Raja Koduri confirmó en su momento que la estrategia de Intel para ganar terreno en el sector de las tarjetas gráficas dedicadas pasará por ofrecer soluciones con un buen valor precio-prestaciones, y que centrarán una buena parte de sus esfuerzos en lanzar modelos económicos.

Con eso en mente vemos que la Intel Xe DG1 tiene mucho sentido. En la prueba de rendimiento moviendo Destiny 2 que Intel ofreció en el CES de este año quedó claro que dicha tarjeta gráfica no podía mover este juego en 1080p manteniendo 60 FPS estables. Los tirones y la falta de fluidez sugieren que funcionaba a 30 FPS, y la calidad gráfica encaja con lo que podemos esperar al configurarlo en un nivel medio.

La GTX 1050 puede mover Destiny 2 en calidad alta con una tasa de entre 45 y 60 FPS, lo que significa que la Intel Xe DG1 podría estar entre la GT 1030 y la GTX 1050, y no al nivel de esta última como se pensaba inicialmente. Con todo, habrá que esperar a ver lo que puede dar de sí dicha tarjeta gráfica gracias a la optimización que irán implementando de manera gradual a través de nuevos controladores.

Recapitulando, tenemos una tarjeta gráfica con un consumo inferior a los 75 vatios, unas temperaturas de trabajo muy buenas y un rendimiento inferior al que ofrece la GTX 1050, pero lo bastante bueno como para jugar de forma aceptable en 1080p con calidades medias a juegos actuales. ¿Qué precio debería tener una solución de este tipo? La respuesta es clara, entre 50 y 99 euros.

Os recuerdo que la Intel Xe DG1 contará con 96 unidades de ejecución (768 shaders) y que su lanzamiento se espera para finales de 2020 o principios de 2021 (todavía no tenemos una fecha definitiva confirmada).

¿Podrá competir Intel con AMD y con NVIDIA en la gama alta?

Viendo los resultados que ha mostrado la Intel Xe DG1 debo decir que tengo mis dudas y que no lo veo nada claro. Aunque es cierto que el gigante del chip tiene entre manos una arquitectura altamente escalable el rendimiento bruto que está ofrece está, en principio, por debajo de lo que esperábamos.

La GTX 1050 lleva en el mercado desde octubre de 2016, es decir, tiene ya más de tres años, y la Intel Xe DG1 no ha logrado superarla en Destiny 2. Dado que dicha tarjeta gráfica utiliza la arquitectura base que potenciará a las modelos más potentes de Intel las sensaciones que nos deja no son nada optimistas. Puede que me equivoque y que al final el resultado sea mejor de lo esperado, pero ahora mismo todo apunta en la dirección contraria.

Se había llegado a rumorear que Intel podría lanzar una tarjeta gráfica tope de gama capaz de posicionar entre la RTX 2070 y la RTX 2080, pero visto lo visto creo que es prácticamente imposible. Apuesto por una primera generación de gráficas dedicadas Intel con un rendimiento que, en el mejor de los casos, quedará al nivel de la gama media de AMD y de NVIDIA, es decir, que jugarán en la liga de las RTX 2060-RX 5600, y en el mejor de los casos.

Con todo esto no debemos interpretarlo como algo negativo. El sector gráfico es complejo y muy competitivo, así que es comprensible que Intel no logre llegar a la cima en el primer intento. Lo importante es, en cualquier caso, que su llegada supone una mayor competencia, y que esto obligará a NVIDIA y AMD a lanzar mejores productos y a mover precios.

La entrada Así es la tarjeta gráfica Intel Xe DG1, compacta y con iluminación LED se publicó primero en MuyComputer.