Del robot que lleva el papel higiénico al baño al láser para cazar mosquitos: los inventos más curiosos de la feria CES

Dos robots pasean por la moqueta de un hotel en Las Vegas con un único objetivo: hacer felices a quienes tienen a su alrededor. Responden al nombre de Olaf y Tempura, suben y bajan sus brazos continuamente y observan con sus grandes ojos azules a quienes se paran ante ellos. Con su aspecto adorable y una mirada expresiva, el objetivo de estos robots de compañía es, en palabras de su creador, “curar la soledad en cualquier hogar reaccionando a estímulos humanos”. Están repletos de sensores que detectan desde caricias a cualquier obstáculo en su camino. No hacen nada especial. Simplemente acompañan. Pese a ello, captan la atención de decenas de personas que se arremolinan a su alrededor.

Seguir leyendo.