Intel tiene un problema con los procesadores Comet Lake S

Una de las grandes ausencias del CES de 2020 la tenemos en la serie Comet Lake S de Intel. El conocido evento de Las Vegas era el escenario perfecto para que el gigante del chip y sus principales socios mostrasen todas las novedades asociadas a esta nueva generación de procesadores, pero al final no se produjo ningún anuncio.

Esto sugiere que los procesadores Comet Lake S de Intel han sufrido un retraso, ¿pero qué es lo que ha ocurrido exactamente? Desde Videocardz nos cuentan que los fabricantes de placas base ya tienen listas sus plataformas y sus soluciones con chipset Z490, y que estos han confirmado que la ausencia de dicha generación de procesadores en el CES de 2020 fue una decisión de última hora tomada por el gigante de Santa Clara.

Como sabrán todos nuestros lectores Intel ha tenido que mantener el proceso de fabricación de 14 nm++ en Comet Lake S, el mismo que hemos visto en Coffee Lake Refresh, y tampoco ha introducido cambios importantes a nivel de microarquitectura. Sin embargo, en los modelos más potentes de dicha generación ha subido el listón pasando a una configuración de 10 núcleos y 20 hilos, algo que, como cabía esperar, ha tenido consecuencias importantes en el consumo.

El Core i9 10900K, buque insignia de la próxima generación de procesadores de alto rendimiento de Intel para el mercado de consumo general, tiene 10 núcleos y 20 hilos funcionando a 3,7 GHz en modo normal y 4,9 GHz en modo turbo con todos los núcleos activos. Su TDP es de 125 vatios, pero los fabricantes de placas base han confirmado que su consumo es tan elevado que llega a superar los 300 vatios. Ahí es donde está el problema que ha obligado a Intel a retrasar el anuncio de Comet Lake S, en el consumo del chip.

La verdad es que en el fondo no nos sorprende. El Core i9 9900KS, que tiene 8 núcleos y 16 hilos y que alcanza un máximo de 5 GHz en modo turbo, tiene un TDP de 125 vatios, pero su consumo a plena carga tiene picos de 250-275 vatios. Con esto en mente es comprensible que el Core i9 10900K, que suma dos núcleos y cuatro hilos adicionales y mantiene el proceso de 14 nm++, consuma más.

Imaginamos que Intel habrá decidido posponer el anuncio de la serie Comet Lake S para realizar algunos ajustes que permitan reducir el consumo de sus nuevos procesadores y cumplir así con las referencias a un máximo de 250 vatios que vimos recientemente asociadas al Core i9 10900K. Es un movimiento acertado, pero en cualquier caso lo importante de todo esto es que confirma que el proceso de 14 nm de Intel está agotado, y que la compañía de Santa Clara tiene que completar cuanto antes el salto a los 10 nm.

La entrada Intel tiene un problema con los procesadores Comet Lake S se publicó primero en MuyComputer.