Netflix resuelve uno de los desaguisados de ‘The Witcher’

Netflix ha tenido mucha suerte con The Witcher. Aun cuando la serie venía precedida por grandes expectativas -lo de «el Game of Thrones de Netflix» lo acuñó la prensa, pero en Netflix estaban encantados con ello- y aun cuando en términos generales se ha hecho un buen trabajo, el éxito logrado no era previsible y, en todo caso, no se corresponde con la calidad de la obra. Y es que la adaptación de las novelas de Andrzej Sapkowski -que no del videojuego de CD Projekt- padece de altibajos importantes.

En la parte positiva destaca una producción técnica de gran nivel y un Geralt de Rivia convincente dentro de lo asumible para estar encarnado por un actor como Henry Cavil, muy potente en el plano físico, pero muy limitado en el interpretativo. Bueno, y Toss a Coin to Your Witcher, un tema que ha causado sensación y del que las versiones que pululan por Internet se deben contar por cientos a estas alturas. Y, por qué no decirlo, la serie es entretenida, que al final es lo que cuenta.

Por otro lado, la parte negativa pesa lo suyo y por más contradictorio que resulte, coincide en algunos aspectos con la previa. No se entiende cómo esa producción técnica de gran nivel lo es en batallas, escenas y efectos a priori complicados, para caer en picado en el que debería haber sido uno de los focos de atención del equipo de diseño de una serie que llega con la mencionada etiqueta de «el Game of Thrones de Netflix». Porque en The Witcher también salen dragones, pero

Sea como fuere, si The Witcher falla en algo es en su guion, ofreciendo una historia manida, repleta de diálogos insulsos y harto confusa para quienes no se han leídos los libros -al menos el primero, que es en el que está basada la primera temporada de la serie-, que es el grueso de la audiencia que ha tenido y a la que va dirigida. Lo más comentado para mal es la línea temporal que sigue, con saltos continuos que no se perciben hasta pasados varios capítulos, todo con la intención de integrar a los tres personajes principales.

Por resarcirse con la parroquia, quizás, Netflix ha publicado la infografía con la línea temporal detallada para cada personaje, de manera que tanto quienes hayan visto la serie y deseen atar cabos como quienes deseen repetir, tengan algo a lo que agarrarse para no volver a perderse en un mar de idas y venidas que podrían haber resuelto con unas breves indicaciones en pantalla. Spoiler alert: pasa de la imagen si aún no la has visto.

The Witcher

The Witcher se estrenó el pasado 20 de diciembre y aunque la destacamos como el lanzamiento más sugerente de la semana en nuestro Novedades VOD porque era de rigor , también advertimos que no es Game of Thrones por más que Netflix lo hubiese intentado. Y no lo es. Basta con ver la serie para percatarse, o con hacer lo propio con las notas de la crítica especializada: un 53% en Metacritic, un 65% en Rotten Tomatoes…

O un 77% en Metacritic y un 93% en Rotten Tomatoes si nos quedamos con las puntuaciones de los usuarios, lo que deja ver lo polarizadas que están las opiniones cuando se enfrentan quienes no sabían nada de las aventuras de Geralt de Rivia y las juzgan por lo que han visto en pantalla, con quienes las tenían requemadas, ya sea pasando páginas o mando -o teclado y ratón- en mano. Lo cual no quita que la serie haya sido un auténtico éxito, cabe insistir.

De hecho, The Witcher fue la última gran serie que estrenó Netflix en 2019, pero es la segunda más popular del año de acuerdo a los datos de la plataforma. La tercera temporada de La casa de papel y la tercera temporada de Stranger Things fueron las únicas que la superaron, hablando por los mercados español y estadounidense, respectivamente. Es una buena noticia a pesar de sus defectos, porque significa que seguirán apostando fuerte por ella y, con suerte, la continuarán como se merece.

La entrada Netflix resuelve uno de los desaguisados de ‘The Witcher’ se publicó primero en MuyComputer.