El secreto para mejorar la autonomía de los MacBook está en el modo de bajo consumo del iPhone

Durante los últimos días han surgido rumores que sugieren que Apple podría introducir un modo «Pro» en sus MacBook, una opción que permitiría mejorar el rendimiento a costa de un mayor consumo de batería.

Ese modo podría ser una opción interesante cuando utilizamos el MacBook conectado a la corriente, ya que no tendremos que hacer sacrificios en términos de autonomía, aunque también puede ser interesante para sacar adelante determinadas cargas de trabajo.

No es mala idea, pero francamente, creo que la sugerencia del desarrollador Marco Arment es más atractiva, ya que apuesta por la integración de un modo de bajo consumo similar al que hemos visto en el iPhone. No habla sin conocimiento de causa, y es que Marco se ha tomado la licencia de realizar unas pruebas para «emular» el impacto que podría tener una versión de dicho modo adaptada a macOS, y los resultados son prometedores.

El método que ha utilizado gira alrededor de la aplicación Turbo Boost Switcher Pro, una solución que permite desactivar el modo Intel Turbo Boost (modo turbo), una tecnología que eleva de manera inteligente las frecuencias de trabajo del procesador para aumentar el rendimiento a costa, obviamente, de un mayor consumo.

Según Marco la desactivación del modo Intel Turbo Boost se tradujo en una mejora de la autonomía de su MacBook Pro de 16 pulgadas en un 30% en el peor de los casos y en un 50% en el mejor de los casos. Es una mejora notable, y no implica sacrificios importantes que mermen el rendimiento de una manera significativa. En su opinión desactivar esta tecnología hizo que su equipo ofreciera una «movilidad superior», y se benefició de otras ventajas importantes, entre las que destacan:

  • Un funcionamiento silencioso de los ventiladores, que nunca llegan a hacer un ruido verdaderamente molesto, cosa que sí ocurre con dicha tecnología habilitada.
  • El consumo de la CPU baja hasta en un 62%, lo que reduce la temperatura general del equipo y hace que no irradie tanto calor. Esto hace que sea más cómodo utilizarlo.

El MacBook Pro mantuvo un rendimiento notable

Como hemos dicho a pesar de todo no ha notado una pérdida de rendimiento importante que realmente le perjudique en su trabajo diario (utiliza Xcode), así que no ha dudado en recomendar esta solución a otros usuarios y ha pedido a Apple que implemente, en futuras versiones de macOS, un modo de bajo consumo que se inspire en el que introdujeron con iOS 9.

Un modo de bajo consumo de ese tipo reduciría los procesos en segundo plano, detendría las descargas que no estuvieran en primer plano, reduciría el brillo de la pantalla a un nivel «aceptable» y limitaría las velocidades de trabajo del procesador y de la GPU (núcleo gráfico).

No suena nada mal, la verdad. Creo que la introducción de ambos modos, el citado modo «Pro» y el de bajo consumo, en la serie MacBook sería todo un acierto por parte de Apple, ya que podría mejorar de forma significativa la experiencia de uso al adaptarla de una manera más efectiva a las particularidades de cada usuario.

Con todo, está claro que plantea cuestiones importantes, tanto en lo que respecta a la gestión de los recursos del sistema bajo ambos modos como en la activación y desactivación de aquellos. Para que estos dos modos tengan éxito y se utilicen adecuadamente y de una manera continuada es imprescindible que sean fáciles de activar, y que las transiciones entre ambos no se realicen de una manera compleja.

Esto podría resolverse de una manera bastante sencilla. Por ejemplo, Apple podría integrar la opción de activar o desactivar ambos modos directamente a través de «Preferencias del Sistema», o mejor aún, dar forma a un icono dedicado que podría aparecer en el dock del sistema.

La entrada %El secreto para mejorar la autonomía de los MacBook está en el modo de bajo consumo del iPhone% es original de %MuyComputer%