PS5 y Xbox Series X: diez preguntas y respuestas que resumen todas las claves de la nueva generación de consolas

Sony y Microsoft trabajan contrarreloj en sus consolas de nueva generación, conocidas como PS5 y Xbox Series X. Ambos nombres han sido confirmados, así que podemos dar por hecho que no veremos cambios cuando se produzca el lanzamiento que, como sabrán la mayoría de nuestros lectores, está marcado para finales de este mismo año.

Durante los últimos meses hemos visto un goteo constante de información alrededor de PS5 y Xbox Series X. Además de los rumores habituales y de las clásicas filtraciones también hemos tenido la oportunidad de acumular una buena dosis de detalles y datos oficiales, gracias a las declaraciones que han realizado, principalmente, Mark Cerny por el lado de Sony y Phil Spencer por el de Microsoft.

Esa acumulación de información nos ha llevado a hacer balance, y nos hemos dado cuenta de que hay una cierta confusión alrededor de ambas consolas. Es normal, al fin y al cabo el exceso de información no confirmada acaba siendo, casi siempre, contraproducente. Por ello hemos decidido hacer este artículo, donde vamos a repasar diez preguntas y diez respuestas que resumen todo lo que podemos esperar de esta nueva generación de consolas.

Tened en cuenta que todo lo que vamos a ver a continuación es una combinación de información oficial y filtraciones de fuentes de confianza. Hemos ignorado por completo los rumores que provienen de fuentes dudosas, y también aquellas informaciones que, tras un análisis técnico, acaban careciendo totalmente de sentido.

PS5

PS5 y Xbox Series X: la generación PC

Creo que es la mejor manera de definir lo que representa esta nueva generación de consolas, un importante paso adelante hacia la idea de «PCs consolizados« que maduró con la llegada de PS4 y Xbox One, y que finalmente se acabará consagrando con el lanzamiento de PS5 y Xbox Series X.

Esto no quiere decir que vayan a perder por completo sus señas de identidad. En absoluto, ambas consolas seguirán siendo eso, «consolas», pero llevarán un paso más allá su base de tipo PC y estarán más cerca que nunca del concepto tradicional de ordenador para gaming. Lo dicho tendrá consecuencias importantes, y es que sus especificaciones marcarán, de nuevo, los baremos que deberemos cumplir para jugar con garantías en PC.

Sobre este tema debemos hacer una puntualización importante, y es que los desarrollos de videojuegos de nueva generación seguirán estando centrados en consolas, PS5 y Xbox Series X en este caso, así que el hardware de ambas constituirá el punto de partida de los desarrolladores, el «techo» que no podrán obviar.

Durante la primera etapa de vida de aquellas esto no será un problema, pero con el paso del tiempo y la evolución gradual del hardware en PC se acabará produciendo el mismo «desgaste» que hemos visto con PS4 y Xbox One, dos consolas que llegaron al mercado con una configuración de hardware que fue ampliamente cuestionada, sobre todo por el procesador que utilizaron.

Esta realidad deja la puerta abierta a la llegada de versiones mejoradas de ambas consolas, algo que ya vimos con PS4 Pro y Xbox One X, aunque se comenta que tanto Sony como Microsoft podrían optar por lanzarlas al mismo tiempo que PS5 y Xbox Series X. Un movimiento de este tipo equivale a la clásica ampliación de hardware en PC, un detalle que refuerza esa idea de «PCs consolizados» a la que hemos hecho referencia.

1.-¿Qué procesador utilizarán PS5 y Xbox Series X?

Ambas consolas contarán con un procesador Zen 2 semipersonalizado por AMD. La información es oficial, aunque no han trascendido las particularidades del chip, así que no hay confirmación sobre su número total de núcleos e hilos, ni sobre sus frecuencias de reloj y la cantidad de memoria caché integrada.

Con todo, todas las fuentes que hemos tenido la oportunidad de consultan apuntan en una dirección clara: 8 núcleos y 16 hilos a una frecuencia de entre 3 GHz y 3,5 GHz. Suena bastante creíble, así que podemos considerarlo como una referencia acertada, aunque oficiosa.

Por otro lado el hecho de que se trate de un procesador semipersonalizado sugiere que AMD habría recortado la cantidad de memoria caché L3 para dar forma a una solución más «barata». Tiene sentido, sobre todo teniendo en cuenta que la APU (CPU + GPU) es uno de los componentes más caros de cualquier consola.

2.-¿Utilizarán una tarjeta gráfica dedicada?

No, al menos no en el sentido estricto. Cuando empezamos a hablar de Xbox Series X y de PS5 surgieron rumores que apuntaban a un importante cambio a nivel de arquitectura, y que aseguraban que tanto Sony como Microsoft iban a utilizar un procesador y una tarjeta gráfica dedicada en lugar de una APU, un chip que integra en el mismo encapsulado CPU y GPU.

Al final no ha sido así. El propio Phil Spencer publicó recientemente imágenes que muestran la APU que utilizará Xbox Series X, y PS5 seguirá el mismo enfoque. No es casualidad, tiene una explicación. Montar una APU permite dar forma a diseños más compactos y mucho más simples, y además supone una importante reducción de costes, tanto a nivel de ingeniería como de componentes.

Todo el sistema de disipación se centra en la APU, y sobre esa base se completa el resto del diseño de la consola y de sus componentes.

3.-¿Qué GPU utilizarán PS5 y Xbox Series X?

Tanto Sony como Microsoft han sido claras, ambas utilizarán una solución Radeon semipersonalizada diseñada por AMD, pero no han dado información concreta, así que no sabemos qué conteo de shaders tendrán, y tampoco qué arquitectura gráfica utilizarán exactamente.

A pesar de la falta de información oficial podemos decir que es casi seguro que RDNA será la arquitectura utilizada en la unidad gráfica de estas dos consolas. Se ha hablado mucho sobre la arquitectura RDNA 2, pero esta se encuentra todavía en su etapa final de desarrollo y las primeras tarjetas gráficas basadas en ella no llegarán hasta mediados o finales de este año, así que es poco probable que la veamos en las consolas de nueva generación.

Los desarrollos de chips semipersonalizados para consolas comienzan siempre con unos años de margen para resolver posibles escollos, y también para madurar el proceso productivo, clave de cara a mejorar la tasa de éxito por oblea y minimizar el impacto de los chips defectuosos. Por fechas solo nos cuadra la arquitectura RDNA.

4.-¿Soportarán trazado de rayos por hardware?

Sí, está confirmado oficialmente que ambas van a contar con hardware dedicado para trabajar con trazado de rayos. Sé lo que estáis pensando, ¿cómo será esto posible si van a utilizar una GPU basada en la arquitectura RDNA de primera generación?

Es una buena pregunta, y la respuesta no es complicada. Como hemos dicho en el párrafo anterior hablamos de una GPU Radeon semipersonalizada, lo que significa que no será igual que las soluciones que encontramos en el sector PC basadas en dicha arquitectura, y que la capa de personalización podría incluir hardware dedicado a trazado de rayos.

Gracias a esa arquitectura semipersonalizada las GPUs de PS5 y Xbox Series X estarían a medio camino entre RDNA y RDNA 2.

5.-¿Cuánta memoria tendrán?

No se ha confirmado todavía una cantidad exacta, pero sabemos que ambas consolas van a mantener la arquitectura de memoria unificada que vimos en PS4 y Xbox Series X, lo que significa que el total se dividirá entre RAM y VRAM.

Las últimas informaciones que hemos visto apuntan a un mínimo de 16 GB de memoria GDDR6, una cantidad que estaría apoyada por 4 GB de DDR4 reservada al sistema. Si esto se confirma PS5 y Xbox Series X podrían utilizar 10 GB como RAM y 6 GB como memoria gráfica.

Para que la velocidad no sea un problema esa memoria estará apoyada sobre un bus de 256 bits y tendrá un ancho de banda de 512 GB/s.

6.-¿Es cierto que no tendrán tiempos de carga?

Aunque tanto Sony como Microsoft han contribuido a crear unas expectativas enormes al hablar del SSD y de su impacto en los tiempos de carga lo cierto es que no, los tiempos de carga seguirán existiendo.

Debemos tener claro, no obstante, que la situación va a cambiar, y que puede que sí que se acaben eliminado en su sentido más tradicional. Con esto quiero decir que ya no sufriremos esos parones con largas pantallas de carga, pero los juegos tendrán que seguir procesando y cargando nuevos datos según avanzamos, así que no desaparecerán por completo.

Lo entenderemos mejor con un ejemplo. Ahora mismo si queremos jugar a un título como Days Gone en PS4 tenemos que armarnos de paciencia y aceptar una tediosa pantalla de carga antes de iniciar la partida, y tenemos momentos concretos en los que también se interrumpe la acción para mostrar una pantalla de carga. Pues bien, gracias al salto al SSD puede que las pantallas de carga se eliminen y que solo tengamos pequeñas esperas de unos segundos antes de empezar a jugar, y parones de uno o dos segundos cuando se produzcan cargas entre zonas o entre secuencias cinemáticas. No serán tan problemáticos, pero los tiempos de carga seguirán existiendo.

7.-¿Podré jugar en 8K y 120 FPS con PS5 y Xbox Series X?

Siento decirte que no. La culpa de que hayas llegado a pensar esto la tienen, de nuevo, las expectativas que han generado Sony y Microsoft y las interpretaciones erróneas que han realizado algunos medios.

Estoy seguro de que habrás leído que ambas consolas podrán trabajar con resolución 8K y que soportarán 120 Hz, y sí, eso es cierto, pero que una consola soporte una resolución determinada no significa que pueda mover juegos a ese nivel. Recuerda lo que pasó, por ejemplo, con PS4, una consola que iba a ser 4K y que al final ha tenido hasta problemas para aguantar con resoluciones 1080p.

En el caso de PS5 y Xbox Series X debemos interpretar esto de la manera correcta: soportarán resolución 8K y 120 Hz, pero no tendrán potencia suficiente para ir más allá del 4K. Piensa que una RTX 2080 Ti, que cuesta 1.200 euros, no puede mover juegos de forma óptima en 8K.

8.-¿Cuánto costarán PS5 y Xbox Series X?

Sony y Microsoft no han hablado de precios todavía, pero han hecho hincapié en que sus consolas de nueva generación ofrecerán un buen valor en relación precio-prestaciones, es decir, han asegurado que tendrán un precio ajustado, razonable y acorde a su rendimiento y a sus características.

Bien, ¿qué debemos entender por un precio razonable? Si nos remontamos al lanzamiento de la generación actual está claro que la cifra mágica son 399 dólares-euros, pero estoy convencido de que el salto que vamos a ver a nivel de componentes y la integración del SSD acabará aumentando el coste de fabricación de las consolas de nueva generación, y que como consecuencia veremos un precio de lanzamiento superior.

Personalmente mantengo la apuesta que he venido haciendo durante los últimos meses: PS5 y Xbox Series X costarán 499 dólares-euros.

9.-¿Es cierto que podrán mover todos los juegos de PS4 y Xbox One?

En efecto, es una característica con la que Sony y Microsoft quieren potenciar el valor de sus consolas de nueva generación y acelerar la transición de los usuarios de PS4 y Xbox One.

La idea es bastante simple, si das a un usuario de la generación actual la posibilidad de seguir utilizando sus juegos en una consola de nueva generación haces que el salto sea menos «traumático», y le das más motivos para deshacerse de su vieja consola.

Por desgracia no sabemos si los juegos de la generación actual ofrecerán algún tipo de mejora gráfica o de rendimiento al funcionar en la nueva generación (la creencia mayoritaria sugiere que no), y tampoco está claro si ofrecerán una retrocompatibilidad plena a nivel nativo o si estará emulada. Toca esperar, pero sería mejor la primera opción.

10.-¿Cuándo estarán disponibles ambas consolas?

El lanzamiento de PS5 y Xbox Series está marcado para finales de 2020. No tenemos una fecha exacta, pero hablamos del último trimestre del año, de eso podemos estar totalmente seguros.

También está claro que no veremos un lanzamiento simultáneo, pero creo que ocurrirá algo parecido a lo que vimos con PS4 y Xbox One: habrá un lanzamiento con unos pocos días de diferencia. Para entenderlo mejor os recuerdo que PS4 llegó a Europa el 29 de noviembre de 2013 y que Xbox One hizo lo propio el 22 de noviembre de 2013. Como vemos hubo solo una semana de diferencia.

Haciendo una predicción personal creo que ambas consolas estarán disponibles entre finales de noviembre y principios de diciembre.

La entrada %PS5 y Xbox Series X: diez preguntas y respuestas que resumen todas las claves de la nueva generación de consolas% es original de %MuyComputer%