Intel NUC 11 estrenará procesadores Tiger Lake y gráficas Xe

Intel NUC 11 será la próxima generación de la serie de mini-PCs y estrenará las soluciones más interesantes del gigante del chip en muchos años, los procesadores Tiger Lake de 10 nm y gráficas de nueva generación Xe.

Intel seguirá mejorando su serie de ultracompactos y tras el lanzamiento de los ‘Frost Canyon‘ hay otro modelo que apunta alto, el Phantom Canyon. Utilizará procesadores «Tiger Lake-U» fabricados en procesos de 10 nm+, combinando núcleos de CPU «Willow Cove» y una iGPU basado en la nueva arquitectura de gráficos Xe de Intel. Estaría disponible en el segundo semestre de 2020 en lo que podría ser la primera salida comercial para ambos desarrollos.

Soportará hasta 64 Gbytes de memoria RAM DDR4-3200 de doble canal y en opción podrá equipar memoria caché Optane M10. Otra novedad destacada llegará para el almacenamiento, con el estreno de la interfaz PCI-Express 4.0 que hasta ahora solo está disponible con los últimos Ryzen de AMD. El soporte se realizará a través de una ranura M.2-2280 y se completará con otros SATA 6 Gbps.

El apartado de la conectividad también es interesante comenzando por un puerto Ethernet LAN Intel hasta 2500 Mbps. No falta Wi-Fi 6 y Bluetooth 5.0, y puertos de salida HDMI 2.0b y Mini DisplayPort 1.4 con salida hasta 8K. También ofrecerán puertos Thunderbolt 3 delanteros y traseros y lector de tarjetas microSD.

Intel NUC 11 se comercializará en dos variantes, una estándar con chasis más pequeño, menos puertos y sin gráfica dedicada.

El más interesante será un Phantom Canyon Extreme que será de interés para los que vayan a dedicarlo a juegos, ya que ofrece la opción de equipar gráficas de NVIDIA o AMD con 6 u 8 Gbytes de memoria dedicada. Su chasis es de mayor tamaño como verás en las imágenes.

Para los que quieran más rendimiento, también se espera la llegada del modelo «Ghost Canyon«, lo más potente que el gigante del chip haya producido nunca, porque utilizarán los procesadores Core i9 de hasta 8 núcleos y 16 hilos de procesamiento nativo bajo Hyper-threading. Utilizarán por defecto los gráficos integrados en los procesadores, pero también dispondrán de un slot libre PCIe x16 para los consumidores que quieran montar gráficas dedicadas. Ofrecerán dos ranuras DDR4 para alojar hasta 64 Gbytes y dos ranuras M.2 para SSD NVMe en RAID.

Otro de los modelos será «Quartz Canyon«, gran novedad porque es la primera vez que Intel crea una estación de trabajo bajo la serie NUC. Están destinados a creación de contenido, CAD, producción o servicios financieros. Podrán equipar procesadores Intel Xeon E de 8 núcleos o Core i7 vPro de 9ª generación Core y admitirán tarjetas gráficas de escritorio de gama alta. Tendrán soporte de memorias Optane, memorias registradas ECC, doble Thunderbolt 3, Wi-Fi 6 AX200 y doble conexión Ethernet.

La entrada Intel NUC 11 estrenará procesadores Tiger Lake y gráficas Xe es original de MuyComputer