Descubren cuatro nuevos objetos que orbitan el agujero negro de la Vía Láctea

Toda galaxia importante alberga un agujero negro supermasivo, y obviamente, la Vía Láctea (donde se ubica el Sistema Solar y por ende la Tierra) no es una excepción. Sin embargo, sí resulta interesante el descubrimiento por parte de astrónomos de UCLA (Universidad de California, Los Ángeles) de 4 objetos misteriosos que orbitan el agujero negro supermasivo Sagitario A*.

Para los que anden perdidos, Sagitario A* es el agujero negro supermasivo de nuestra Vía Láctea y contiene aproximadamente unos 4 millones de veces la masa del Sol. Los objetos descubiertos que orbitan alrededor de él, que pueden ser llamados “Objetos G”, tienen apariencia de gas, pero se ha descubierto que completan órbitas que varían de los 100 a 1.000 años. Otro dato interesante es que parecen compactos durante la mayor parte del tiempo, pero se estiran a medida que se acercan al agujero negro que se ubica cerca del núcleo de la galaxia.

El primer objeto G fue descubierto en 2005 y etiquetado como G1. Siete años después el segundo objeto fue descubierto y etiquetado como G2. Siguiendo la lógica, los cuatro nuevos objetos descubiertos han sido etiquetados como G3, G4, G5 y G6. El posible motivo de por qué se ha tardado en descubrir esos cuatro “nuevos” objetos es debido a que siguen caminos orbitales diferentes con respecto al centro de Vía Láctea, mientras que los dos primeros mostraron similitudes en ese aspecto.

Objetos G que oriban el agujero negro supermasivo Sagitario A*

Andrea Ghez, profesora de astrofísica en UCLA y directora del Grupo del Centro Galáctico de UCLA,a ha explicado que “en el momento del acercamiento más cercano, G2 tenía un rastro realmente extraño. Lo habíamos visto antes, pero no parecía demasiado peculiar hasta que se acercó al agujero negro y se alargó, y gran parte de su gas se desgarró. Pasó de ser un objeto bastante inocuo cuando estaba lejos del agujero negro a uno que estaba realmente estirado y distorsionado en su aproximación más cercana y perdió su capa exterior, y ahora se está volviendo más compacto nuevamente”, sin perder aparentemente mucha masa. Tras el descubrimiento de los primeros Objetos G, Ghez y su equipo estudiaron la región cerca del centro de la Vía Láctea.

Lo que son concretamente los Objetos G es algo que por ahora divide a la comunidad científica, ya que muestran unas características cercanas a las nubes de gas y polvo, pero a la vez tienen propiedades dinámicas más bien propias de los objetos de masa estelar. Andrea Ghez cree que en el pasado fueron estrellas binarias (sistemas estelares compuesto de dos estrellas que orbitan mutuamente alrededor de un centro de masas común) que se fusionaron en objetos individuales debido a las fuerzas gravitacionales extremas que hay en las (relativas) proximidades del agujero negro supermasivo, siendo este un proceso que ha podido tomar apenas un millón de años.

Mark Morris, profesor de física y astronomía de UCLA, ha explicado que lo lógico es que los Objetos G terminen siendo devorados por Sagitario A*, y una vez ocurra eso se “podría producir un impresionante espectáculo de fuegos artificiales, ya que el material comido por el agujero negro se calentará y emitirá abundante radiación antes de que desaparezca en el horizonte de eventos.”

Ante estos descubrimientos, Ghez ha comentado que “las fusiones de estrellas pueden estar ocurriendo en el universo con más frecuencia de lo que pensábamos, y es probable que sean bastante comunes. Los agujeros negros pueden estar impulsando las fusión de estrellas binarias. Es posible que muchas de las estrellas que hemos estado mirando y que no entendemos sean el producto final de fusiones que ahora están tranquilas. Estamos aprendiendo cómo evolucionan las galaxias y los agujeros negros. La forma en que las estrellas binarias interactúan entre sí y con el agujero negro es muy diferente de cómo las estrellas individuales interactúan con otras estrellas individuales y con el agujero negro.”

La entrada Descubren cuatro nuevos objetos que orbitan el agujero negro de la Vía Láctea es original de MuyComputer