Intel bajará el precio de sus procesadores para competir con Ryzen de AMD

La llegada de los procesadores Ryzen de AMD en 2017 sacudió por completo el sector. Hasta entonces las opciones que teníamos estaban muy limitadas: los procesadores más potentes en el mercado de consumo general no superaban los cuatro núcleos y ocho hilos y tenían un precio medio que superaba los 300 euros. Si queríamos algo más potente teníamos que irnos a la serie «Extreme» de Intel, y los precios se disparaban a niveles inalcanzables para la mayoría de los usuarios.

AMD supo ver esa realidad y la respuesta que dio con los Ryzen de primera generación fue contundente. Estos procesadores alcanzaron un conteo máximo de 8 núcleos y 16 hilos, ofrecían un IPC a medio camino entre Haswell (Core 4000) y Skylake (Core 6000) y costaban entre 330 y 340 euros (precio de lanzamiento). Esto quiere decir que ofrecían el doble de núcleos e hilos y un rendimiento mononúcleo muy bueno.

Con esas credenciales es normal que Ryzen fuera todo un éxito. Intel reaccionó con los procesadores Core 8000 basados en la arquitectura Coffee Lake, aumentó el máximo de núcleos e hilos a 6 y 12 respectivamente y destacó el mayor rendimiento bruto de sus procesadores gracias a su IPC y a sus mayores frecuencias de trabajo. Era cierto, pero como contrapartida resultaban mucho más caros que los Ryzen.

Los procesadores Ryzen 3000 son un problema para Intel

La llegada de los Ryzen serie 2000 confirmó que AMD iba en la dirección correcta, pero todavía no había logrado alcanzar a Intel en rendimiento monohilo, lo que permitía al gigante del chip seguir comercializando sus procesadores a precios superiores. Ya sabéis, una diferencia pequeña de rendimiento en la gama alta puede marcar una gran diferencia de precio.

Coffee Lake Refresh, la arquitectura utilizada en los procesadores Core 9000, aumentó las frecuencias de trabajo y el número de núcleos e hilos. Las soluciones más potentes cuentan con 8 núcleos y 16 hilos y mantienen 5 GHz sin problema, pero su precio es, de nuevo, mucho mayor comparado con sus equivalentes de AMD.

Parecía que los de Sunnyvale no iban a ser capaces de alcanzar a Intel en términos de IPC con una arquitectura modular, pero todo cambió con la llegada de Zen 2. Las mejoras que introdujo AMD, unidas al aumento de las frecuencias de trabajo, permitió a los procesadores Ryzen 3000 romper el único feudo en el que Intel seguía liderando y escudándose para mantener unos precios elevados, el rendimiento mononúcleo.

Por si eso fuera poco Zen 2 permitió a AMD romper la barrera de los 8 núcleos, y recientemente pudo lanzar el primer procesador de consumo general con 16 núcleos y 32 hilos, el Ryzen 9 3950X. A todo esto debemos unir, además, que AMD ha dado el salto al proceso de 7 nm y que Intel mantiene el proceso de 14 nm++ en sus soluciones de escritorio.

Todo esto nos da el contexto que necesitamos para entender por qué Intel se verá obligada a bajar el precio de sus procesadores a lo largo de este año, aunque fuentes de la cadena de distribución de Taiwán han confirmado que se producirán en dos grandes fases, y que la primera beneficiará principalmente a los OEMs.

Procesadores Intel más baratos gracias a la competencia de AMD

Para evitar que los principales ensambladores de equipos originales, conocidos como OEMs por sus siglas en inglés, Intel empezará a ofrecer descuentos en sus principales procesadores para evitar que los fabricantes opten por implementar procesadores y APUs Ryzen de AMD.

Esa bajada de precios estará limitada de momento al mercado OEM, pero es solo cuestión de tiempo hasta que se acabe extendiendo al canal minorista. No hablamos sin motivo, durante los últimos meses ya hemos visto importantes ajustes de precio por parte de Intel en sus procesadores, tanto a nivel de consumo general como en el sector HEDT, donde vimos una enorme reducción de precios, y, en menor medida, en el sector profesional.

Creo que el gran punto de inflexión estará en el lanzamiento de Zen 3, la próxima arquitectura de AMD. Con esto quiero decir que durante los próximos meses el precio de los procesadores Intel en el mercado de consumo general experimentará bajadas contenidas, pero la llegada de la próxima generación de procesadores Ryzen 4000 va a suponer un punto de no retorno.

Si se cumplen las previsiones que hemos visto y esa generación logra mejorar el IPC en un 17% frente a Zen 2 AMD habrá superado en todos los niveles a Intel dentro del mercado de consumo general, y esta no tendrá más opción que bajar de manera considerable los precios de sus procesadores para seguir siendo competitiva.

El lanzamiento de Zen 3 se espera para finales de este año, una fecha en la que Intel no tendrá todavía una línea completa de procesadores de alto rendimiento en 10 nm++ con la que responder a AMD, al menos según las últimas estimaciones de la propia Intel.

La entrada Intel bajará el precio de sus procesadores para competir con Ryzen de AMD es original de MuyComputer