¿Sabes qué es ATX12VO? Un nuevo estándar para fuentes de alimentación que reducirá el cableado

Para montar un PC necesitamos diferentes componentes. La fuente de alimentación es uno de los más importantes, y como sabrán muchos de nuestros lectores los modelos actuales utilizan el estándar ATX12V, un formato que podría tener los días contados, ya que el futuro pasa, según los grandes del sector, por el estándar ATX12VO.

¿No sabes qué es el estándar ATX12VO? No te preocupes, es normal, ya que se trata de una propuesta relativamente nueva que, de momento, tendrá un despliegue gradual muy contenido, tanto que podría limitarse a los OEMs (fabricantes de equipos originales) durante al menos un año. Si logra superar esa primera fase teniendo el éxito esperado será cuestión de tiempo hasta que acabe llegando al mercado «DIY» («hazlo tú mismo»), es decir, al sector de componentes de consumo general.

El estándar ATX12VO obliga a cambiar de placa base

En efecto, este nuevo estándar representa un salto tan importante y tan grande que resulta imprescindible cambiar de placa base, vamos a ver por qué.

Actualmente las fuentes que utilizamos giran, como hemos dicho, alrededor del estándar ATX12V, una evolución natural del estándar ATX que desplazó al veterano AT y que durante los últimos años ha recibido numerosas revisiones. Bajo este estándar una fuente de alimentación presenta diferentes tipos de voltajes para suministrar a cada componente la energía que necesita en cada situación: 3,3V, 12V y 5V.

Esto quiere decir que la regulación del voltaje se realiza en la fuente de alimentación, y tiene dos consecuencias importantes: obliga a utilizar una mayor cantidad de cables y de conectores para poder alimentar correctamente diferentes componentes, pero simplifica el diseño de las placas base y permite centralizar las medidas de protección en caso de problemas dentro de la propia fuente de alimentación.

Bien, lo que propone el estándar ATX12VO, impulsado por Intel, es eliminar los raíles que utilizan un voltaje de 3,3V y 5V, unificando toda la alimentación alrededor del raíl de 12V y estableciendo un único conector de 10 pines que desplazará al actual conector de 24 pines. A priori suena bien, ¿verdad? Esto permitiría reducir en gran medida el cableado de las fuentes de alimentación y permitiría dar forma a montajes más limpios, ¿pero cómo se realizará entonces la conversión de voltajes y las conexiones?

Es una pregunta muy importante que ilustra el gran problema que plantea este estándar, y es que la carga de trabajo que supone convertir voltajes para llevar energía a los diferentes componentes se trasladaría a la placa base. Esto tiene consecuencias muy importantes:

  • Sería necesario utilizar nuevos PCBs, que no solo serían más complejos, sino también más caros.
  • Las posibilidades de que algo salga mal al aumentar la complejidad de algo tan importante como la placa base aumentan.
  • En caso de fallo de fábrica siempre es más fácil cambiar un cable que un sistema completo de conversión de voltaje integrado en un PCB.

Pero esto no es todo, también debemos tener en cuenta que este estándar dejaría inservibles cientos de millones de configuraciones que, a día de hoy, son perfectamente viables. Y no solo eso, el tema del cableado ha dejado de ser un problema real gracias a las fuentes de alimentación modulares y a las torres con espacio reservado para facilitar la gestión del mismo.

¿Por qué empezar a implantarlo a través del mercado OEM?

Pues porque es la vía más fácil y menos arriesgada, aunque esto no quiere decir que sea perfecta. Este nuevo estándar representa un cambio muy importante, como hemos visto, y centralizar la primera fase de aplicación en la venta de equipos nuevos preconfigurados es sin duda la opción menos traumática y con más posibilidades de éxito.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que aquellos usuarios que compren un nuevo equipo basado en dicho estándar no podrán utilizar fuentes ATX12V tradicionales, y que en caso de que tengan algún problema a nivel de hardware que no esté cubierto por la garantía y deban reemplazar componentes sus opciones estarán, en un primer momento, muy limitadas.

A título personal debo decir que esta idea no me parece para nada interesante. Al final es mover «cosas» de un componente a otro y abaratar uno a costa de encarecer otro, forzando, en el proceso, la obsolescencia de cientos de millones de fuentes de alimentación ATX12V y de placas base que utilizan dicho estándar.

Puede que si Intel fuerza la implementación del estándar ATX12VO y el mercado responde positivamente acabe teniendo un cierto éxito, pero estoy convencido de que la transición será muy lenta, incluso en el mejor de los casos.

La entrada ¿Sabes qué es ATX12VO? Un nuevo estándar para fuentes de alimentación que reducirá el cableado es original de MuyComputer