Apple rechaza el puerto universal que propone Europa porque «ahoga la innovación»

No es una sorpresa pero no por ello deja de ser noticia. Como esperamos y anticipamos hace unos días, Apple ha dicho no a la propuesta de la Comisión Europea para que todos los fabricantes integren un puerto de carga y comunicación estándar, el USB-C.

En un comunicado remitido a los medios el gigante de Cupertino alega que la obligación de utilizar una tecnología concreta es una forma de frenar la inovación y que, dado la ingente cantidad de dispositivos de la compañía que ya utilizan Lightning, el cambio propuesto supone «un impacto economico y medioambiental muy alto».

Leyendo entre líneas el extenso informe de 92 páginas que Apple ha remitido a la Comisión se deja entrever que la apuesta de la compañía a futuro es USB-C (como ha demostrado con los Macbook o el iPad Pro) pero siguiendo su propio ritmo. En este escenario, parece que los abogados de la firma californiana buscar el «mal menor» que se limitaría a incluir un adaptador en todos aquellos dispositivos que todavía no sean estándar (como los iPhone).

«Antes de 2009, la Comisión consideró exigir a todos los smartphones que usaran conectores micro USB, algo que habría restringido el avance a tecnologías como USB-C o Lightning. Finalmente, se optó por un enfoque basado en decisiones voluntarias de la industria y pasamos de 30 cargadores a tres, que pronto serían solo dos, USB-C y Lightning, lo que demuestra que ese es el enfoque que funciona» argumenta Apple en su informe. «Esperamos que la Comisión continue buscando una solución que no limite la capacidad de la industria para innovar y brindar nuevas tecnologías a sus clientes».

A pesar de que la tendencia de la industria es clara y nadie parece dudar que USB-C es el estándar que nos acompañará en los próximos años la influencia de Apple sigue siendo notable. Durante casi diez años (desde el lanzamiento del iPhone 5s), Lightning se ha convertido en el estándar no solo de la compañía, sino del ecosistema de accesorios que acompañan a sus dispositivos y por los que reciben jugosos royalties, a cambio de certificar que la experiencia será satisfactoria para el usuario final.

¿Debería Apple someterse a la decisión de la Comisión Europea? ¿Pensáis que es necesario regular el uso de estándares o debe ser el mercado (esto es, los consumidores) los que decidan? ¿Acelerará esto la integración del USB-C en el próximo iPhone? Os invito a abrir debate en la sección de comentarios.

 

La entrada Apple rechaza el puerto universal que propone Europa porque «ahoga la innovación» es original de MuyComputer