AMD tiene la oportunidad de democratizar el 4K con Big Navi

El lanzamiento de Ryzen fue toda una sorpresa por parte de AMD. Sabíamos que la compañía de Sunnyvale tenía entre manos una nueva generación de procesadores, pero tras el fracaso de la arquitectura Bulldozer, que demostró no ser competitiva, las expectativas estaban bajo mínimos.

No podemos negarlo, pocos creíamos que la compañía de Sunnyvale iba a ser capaz de superar la situación en la que había caído, una realidad que hizo que el éxito de Ryzen fuese todavía más impresionante. Con la primera generación de procesadores Ryzen AMD hizo algo muy importante, poner al alcance de todos procesadores de alto rendimiento en configuraciones de cuatro, seis y ocho núcleos, algo que hasta entonces era inimaginable.

Piensa, por un momento, en lo que costaba en 2017, fecha de llegada de Ryzen, un procesador de 8 núcleos y 16 hilos como el Core i7 6900K, y en el precio que tenía el Ryzen 7 1700, equipado también con 8 núcleos y 16 hilos. ¿No te acuerdas? Te refresco la memoria, el primero rondaba los 1.100 euros, el segundo costaba 369 euros en su lanzamiento.

En términos de rendimiento la diferencia entre el Core i7 6900K y el Ryzen 7 1700 era, como vimos en nuestro análisis, tan pequeña que la enorme diferencia de precio que existía entre ambos no estaba justificada en absoluto. Con la llegada de los Ryzen serie 2000 AMD mantuvo la tónica de ofrecer un buen valor a un precio contenido, una estrategia que repitió con la serie Ryzen 3000, una generación que ha permitido a la compañía de Sunnyvale alcanzar a Intel en IPC.

AMD Big Navi: 4K para (casi) todos los bolsillos

Con su próxima generación de tarjetas gráficas tope de gama AMD tiene la oportunidad de repetir los logros que vimos con Ryzen. La llegada de las Radeon RX 5700 y 5700 XT ha sido muy positiva para el sector, ya que ha forzado una guerra de precios en la gama media-alta y ha contribuido a democratizar de forma definitiva el gaming en resoluciones QHD.

La Radeon RX 5700 es una de las tarjetas gráficas más potentes que existen y su precio ronda los 340 euros, y por poco más (390 euros) podemos comprar la RX 5700 XT. En la gama media AMD ya no lo ha hecho tan bien, de hecho las RX 5500 XT y 5600 XT no tienen sentido, pero la serie 5700 ha sido fantástica, y esperamos que la serie RX 5900 siga el mismo camino.

Mithun Chandrasekhar, jefe de gestión de producto de la división Radeon de AMD, ha dado a entender en una reciente entrevista que AMD quiere marcar un punto de inflexión en el gaming 4K con Big Navi, su próxima generación de tarjetas gráficas tope de gama, y quiere conseguirlo con un producto con el que puedan llegar «a la mayoría de los jugadores».

Si tiramos de sentido común está claro que la mayoría de los jugadores no pueden gastarse 700 euros en una tarjeta gráfica, una sencilla reflexión que nos deja una historia que prácticamente se cuenta sola. Big Navi podría ser la primera tarjeta gráfica para jugar en 4K con garantías verdaderamente «asequible». Es demasiado pronto para hablar de precios, pero creo que una solución «económica» para jugar en 4K de forma óptima que quiera llegar de verdad al grueso de consumidores no debería superar la barrera de los 500 euros.

¿Será capaz AMD de lanzar una tarjeta gráfica tope de gama por ese precio? Desde luego no es una locura, la GTX 680 de NVIDIA llegó al mercado por menos de 500 euros, y la Radeon HD 7970 llegó a España con un precio de 499 euros. En los años posteriores ambas compañías han adoptando una clara tendencia al alza en el precio de sus productos tope de gama, así que sí, esa cifra debería ser perfectamente viable.

La entrada AMD tiene la oportunidad de democratizar el 4K con Big Navi es original de MuyComputer