Avast cierra la subsidiaria con la que vendía los datos de sus usuarios

El escándalo ha tenido efecto y después de que se supiese que el antivirus Avast no solo se encargaba de proteger a sus usuarios, sino que también los espiaba con el fin de recopilar todos los datos posibles para venderlos a terceros, la compañía ha anunciado que lo deja, ya que «cualquier práctica que ponga en peligro la confianza del usuario es inaceptable para Avast», se recoge en el comunicado.

Si te habías perdido, hace un par de días que te lo explicamos con todo detalle: el antivirus gratuito Avast, a través de una subsidiaria llamada Jumpshot, llevaba desde 2015 rastreando, recopilando y vendiendo todo el historial web de sus usuarios, incluyendo las búsquedas, las páginas que se visitan, las compras que se realizan, los enlaces que se pulsan y, en definitiva, toda la actividad del usuario mientras navega. Todos los datos se los vendían al por mayor a empresas como Google, Microsoft, Yelp, Pepsi, Expedia y un largo etcétera.

La compañía se excusó asegurando que todo se hacía de acuerdo a la legalidad -básicamente, aplicando cláusulas abusivas de las que nadie se lee al aceptar las licencias del software privativo gratuito- y que toda la información que se recogía estaba anonimizada, es decir, no se contaban datos que pudiesen conducir a la persona, como el nombre de usuario o la IP. Sin embargo, los expertos que le han echado un ojo al asunto afirman que sería factible e incluso sencillo hacerlo. Puestos a creer a alguien, Avast no parece el indicado.

Por otro lado, desde Avast mantienen que Jumpshot operaba de manera independiente; pero era su antivirus y complementos ligados a este el mecanismo a través del cual se generaban todos los datos. Se atreven a decir esto, como se atreven a apelar a la confianza del usuario, pero agradecen la dedicación a Jumpshot, al tiempo que lamentan todos los despidos que va a provocar su cierre. Se calcula en más de 100 millones de dispositivos -ordenadores y móviles- han sido afectados por este «espionaje legal».

La pregunta que te estarás haciendo si eres usuario de Avast es, ¿te puedes fiar de seguir utilizándolo? La respuesta, no obstante, es cosa tuya. Como antivirus, sigue saliendo bastante bien parado en las comparativas de los medios especializados; como compañía, tiene un historial que solo invita a salir huyendo. De hecho, la noticia que nos ocupa ha causado revuelo, pero no es algo nuevo: a finales del año pasado te contábamos tres cuartos de lo mismo y, ¡oh, sorpresa!, este tipo de prácticas se remontan a mucho antes.

La entrada Avast cierra la subsidiaria con la que vendía los datos de sus usuarios es original de MuyComputer