Palit presenta la GeForce GTX 1650 KalmX con refrigeración pasiva

Las tarjetas gráficas con disipación pasiva se han convertido en una opción popular a la hora de montar equipos compactos en los que el silencio sea uno de los objetivos más importantes, y la GeForce GTX 1650 KalmX es la respuesta de la ensambladora Palit a esa creciente demanda.

Como podemos ver en las imágenes adjuntas la GeForce GTX 1650 KalmX tiene un PCB muy corto, de hecho el radiador que ha utilizado Palit para mantener sus temperaturas bajo control excede la longitud de aquél. La Palit GeForce GTX 1650 KalmX utiliza el formato Mini ITX, pero su grosor es considerable, tanto que limita de forma significativa su integración en equipos en los que el espacio sea un recurso muy limitado.

En términos de calidad de construcción y de ensamblado la GeForce GTX 1650 KalmX cumple con creces. Si os fijáis en la imagen que muestra la tarjeta en posición central veréis que la base de contacto del radiador cubre tanto la GPU como los otros dos componentes clave de la misma: el VRM y la memoria gráfica. Esto contribuye a evitar que el calor se pueda acumular en dichos componentes y que se acabe extendiendo por el PCB.

Dado que el TDP de esta tarjeta gráfica es de 75 vatios creo que la solución que ha implementado Palit debería ser más que suficiente para mantener unas temperaturas de trabajo bastante buenas, incluso tras largas sesiones de uso. A nivel de especificaciones la Palit GeForce GTX 1650 KalmX no presenta ningún tipo de cambio frente a la versión estándar con disipación activa, lo que significa que mantiene sus características:

  • GPU con arquitectura Turing fabricada en proceso de 12 nm.
  • 896 shaders.
  • 56 unidades de texturizado.
  • 32 unidades de rasterizado.
  • GPU a 1.485 MHz-1.665 MHz, modo normal y turbo.
  • Bus de 128 bits.
  • 4 GB de GDDR5 a 8 GHz.
  • TDP de 75 vatios.


Rendimiento y precio de Palit GeForce GTX 1650 KalmX

Palit no ha dado el precio de venta oficial de esta tarjeta gráfica en España, pero debería ser igual o ligeramente superior al de los modelos convencionales con refrigeración basada en aire, es decir, debería rondar los 150 euros, aproximadamente.

Su rendimiento está a la altura de una GTX 1650 estándar, lo que significa que puede mover juegos actuales en 1080p con calidades altas o muy altas, según las exigencias de cada título, y mantener un buen nivel de fluidez.

A efectos comparativos no tiene una equivalencia directa, ya que queda por encima de la GTX 1050 Ti pero no supera a la GTX 1060 de 3 GB.

La entrada Palit presenta la GeForce GTX 1650 KalmX con refrigeración pasiva es original de MuyComputer