El gobierno chino bloquea los planes de Foxconn para reiniciar la producción de iPhone

La producción de iPhone que Foxconn tenía previsto reiniciar esta próxima semana no será posible, como tampoco la reapertura de la fábrica de Compal Electronics que produce el iPad para Apple.

Ya conoces el motivo: la extensión del coronavirus de Wuhan que sigue causando estragos en China con 813 fallecidos confirmados y 37.000 infectados, superando ya la letalidad del brote de SARS que también apareció en China en 2002 y se extendió por todo el mundo con una tasa de mortalidad media severa que llegó al 13% de los afectados.

Y todo ello según datos oficiales, porque se sospecha que son bastantes más de los reconocidos, además de la del médico que alertó antes que nadie de la gravedad de la enfermedad y que no solo no fue tenido en cuenta, sino que fue detenido y reprendido. El caso ha provocado la mayor ola de críticas en China desde los sucesos de la plaza de Tiananmén en 1989.

Producción de iPhone y otros productos electrónicos

El brote del coronavirus ha coincidido con el Año Nuevo Lunar en China y autoridades y empresas han aprovechado para ampliar las «vacaciones» en la mayoría de provincias chinas por temor a más contagios, reforzando las impresionantes medidas puestas en marcha que afectan a decenas de millones de personas y a varias ciudades que están completamente «selladas», con el transporte limitado y cuarentenas masivas.

Para entender lo que esto supone, hay que recordar que Foxconn, el mayor productor mundial de productos Apple, tiene más de un millón de empleados solo en sus fábricas de China. Aunque se esperaba retomar la producción de iPhone y otros a partir del 11 de feberero, no será posible.

Después de revisar las fábricas, las autoridades sanitarias chinas informaron a Foxconn que existen altos riesgos de infección por el coronavirus y, por lo tanto, no le han dado el permiso para reiniciar la producción de iPhone y otros productos. Compal Electronics, que fabrica el iPad, también extenderá la licencia de sus empleados como mínimo hasta la siguiente semana.

«Los gobiernos locales no quieren arriesgarse a que el virus se propague en un entorno de trabajo de mano de obra tan masiva. Nadie quiere asumir la responsabilidad de reiniciar el trabajo en este momento crítico», dijeron fuentes consultadas a Nikkei Asian.

Teniendo en cuenta que China es el mayor productor mundial de dispositivos electrónicos y en sus plantas se fabrican miles de productos de todo tipo y para todas las grandes tecnológicas, como mínimo tendrá incidencia en los envíos y lanzamiento de productos. El retraso en la producción de iPhone es uno de ellos, pero son centenares de dispositivos los que se fabrican en China y hemos vimos otros en problemas como la consola Switch de Nintendo.

producción de iPhone

Aspectos sociales y económicos

Señalar que el gobierno chino está tomando medidas de contención excepcionales que no tienen precedente para prevenir la extensión del coronavirus en el país y nuevos brotes en otras provincias fuera de donde se originaron. Las leyes no son estrictas, son extremas y las autoridades o ciudadanos que violen las normas puestas en marcha para la prevención y el control de epidemias podrían enfrentarse a sanciones que incluyen la pena de muerte. 

Terrible. Además de las tragedias personales por un número de fallecidos e infectados de distinta gravedad (da por seguro que son muchos más de los que muestran las fechas oficiales) la epidemia está teniendo impacto en la economía mundial y especialmente en el ámbito tecnológico, el del transporte o el del turismo.

Las bolsas chinas se han desplomado. La bolsa de Shenzhen, la segunda más importante de China con un mayor peso de firmas tecnológicas, cayó casi un 9% en el mayor desplome intradía de su historia. Otras bolsas asiáticas como el Nikkei japonés o la de Hong Kong también han caído con fuerza los últimos días. Sin tanta profundidad, las bolsas internacionales también han terminado contagiándose. Se teme que la presión bajista siga presionando en el corto plazo hasta que no se frenen los contagios.

El impacto en la economía china será sensible (se calcula en el 2% del PIB), pero limitado en el resto del mundo siempre que el virus no se convierta en pandemia global. Algo que hoy por hoy se descarta, aunque hay preocupación al respecto.

Cuidado con el malware, la desinformación y el odio

Para que no faltara de nada, seguimos viendo campañas de malware, desinformación y movimientos racistas promovidos en redes sociales por los desalmados de costumbre. Como ya dijimos. Es importante ser cauteloso ante esta emergencia de salud global y tomar precauciones razonables para prevenir la infección. Pero es igual de importante prevenir el contagio por los virus virtuales y la desinformación.

Y ya que estamos: no ceder ante el racismo y el odio que también se está produciendo para no acumular más daño en una situación ya dolorosa que están sufriendo los ciudadanos chinos. Son las grandes víctimas de todo esto.

La entrada El gobierno chino bloquea los planes de Foxconn para reiniciar la producción de iPhone es original de MuyComputer