EL MWC de Barcelona se resiste a tirar la toalla pese a la ola de deserciones

Los organizadores del Mobile World Congress 2020 se resisten a cancelar el congreso que se celebra en Barcelona a finales de este mes, pese al goteo continuo de deserciones de firmas participantes por el temor al coronavirus. Ayer se unieron a esa lista las japonesas Sony y NTT DoCoMo, entre otras. Las grandes marcas chinas como Huawei, con gran presencia en el congreso y en su financiación, se han autoimpuesto medidas como no enviar a sus directivos desde China y dejar en manos de los europeos las presentaciones. La imposición por la GSMA de medidas como el control de pasaportes o de la temperatura corporal de los asistentes alimenta aún más la paranoia desatada por el virus.

Seguir leyendo.