El Ryzen Threadripper 3990X mueve Crysis sin recurrir a una GPU, te explicamos cómo es posible

Hace unos días AMD lanzó el Ryzen Threadripper 3990X, un procesador dirigido al sector HEDT que utiliza la arquitectura Zen 2 y que cuenta con 64 núcleos y 128 hilos. Sus especificaciones son impresionantes, tanto que le han permitido convertirse en el procesador más potente de su clase, y también en uno de los que mejor relación precio por núcleo ofrece ahora mismo.

No es un procesador pensado para jugar, es un chip dirigido al sector profesional que solo podremos aprovechar de verdad en entornos que presenten cargas de trabajo altamente paralelizadas.  Está claro que nadie en su sano juicio invertiría los 4.359,95 euros que cuesta el Ryzen Threadripper 3990X para utilizarlo en juegos o programas básicos que funcionarían igual de bien con un procesador de seis núcleos.

El conocido canal de Youtube Linus Tech Tips ha publicado un interesante análisis del Ryzen Threadripper 3990X que destaca no solo por ser uno de los más completos y mejor desarrollados, sino también por ser uno de los más curiosos e interesantes. Como cabía esperar este procesador es un auténtico monstruo, tanto que incluso puede mover Crysis sin el apoyo de una GPU.

Ryzen Threadripper 3990X mueve Crysis sin una GPU, ¿cómo es posible?

Entiendo que más de uno de nuestros lectores se habrá quedado con la boca abierta al leer esto. Tranquilos, no es «magia negra», y tampoco es un bulo, es real, y tiene una explicación que vamos a ver ahora mismo.

Para ejecutar un juego es necesario distribuir la carga de trabajo que este representa en cuatro grandes puntos que podemos resumir de la siguiente manera:

  • La CPU se encarga de las operaciones de propósito general, y también de aspectos como la física y la IA.
  • En la memoria RAM se almacenan instrucciones, datos y operaciones ya completadas que pueden ser accedidas por la CPU, liberándola de tener que volver a repetir ciertos procesos.
  • La GPU se ocupa de sacar adelanta múltiples operaciones sencillas que requieren de un paralelizado muy marcado, y almacena datos y otros elementos en la memoria gráfica para acceder a ellos cuando los necesita.
  • El disco duro, o el SSD en su defecto, se encarga de suministrar los datos «base» que necesitan los otros componentes.

La tarjeta gráfica, además de procesar toda la carga de trabajo relacionada con los gráficos del juego, produce la señal que sacamos al monitor, así que su presencia es fundamental para poder mover un juego.

Su funcionamiento es muy distinto al de un procesador. Este se ocupa de realizar tareas generales que resultan más pesadas, mientras que la GPU tiene un enfoque más limitado y opera con tareas más sencillas, aunque en mayor cantidad. Lo que hemos dicho tiene una consecuencia importante, y es que mientras que una CPU actual de consumo general tiene entre cuatro y dieciséis núcleos (Ryzen 9 3950X) una GPU puede contar con hasta 4.352 núcleos (RTX 2080 TI) de procesamiento o shaders.

La carga de trabajo gráfica se canaliza alrededor de esos núcleos gráficos, también conocidos como shaders, núcleos CUDA en el caso de NVIDIA o procesadores de flujo de datos en el caso de AMD. Como vemos hay una diferencia importante entre ambos componentes, la CPU tiene menos núcleos pero son de propósito general, mientras que la GPU tiene más núcleos y permite un paralelizado mucho mayor, pero son de propósito específico.

Estoy seguro de que esta sencilla explicación os ayuda a entender la «magia» que hay detrás de todo esto. El Ryzen Threadripper 3990X ha podido ejecutar Crysis sin el apoyo de una GPU (modo software) gracias al potencial que ofrecen sus 64 núcleos y 128 hilos, es decir, ha paralelizado toda la carga de trabajo en ellos. El resultado no es muy bueno en términos de rendimiento, pero no se aprecian fallos gráficos y Crysis se deja «jugar».

Curiosamente, las tarjetas gráficas de gama media de aquella época, como las GeForce 9600 GT y GeForce 8800 GT, contaban con 64 shaders y 112 shaders respectivamente, una cifra que se acerca al total de núcleos y de hilos que tiene el Ryzen Threadripper 3990X.

Sí, sé que todavía queda una cuestión pendiente, ¿y cómo han podido sacar la imagen a un monitor? Muy sencillo, para ello sí que han recurrido a una GPU para enviar la imagen, solo que esta no ha contribuido a la ejecución del juego realizado las tareas básicas de decodificación. El momento en el que ejecutan Crysis en el Ryzen Threadripper 3990X comienza a partir del minuto 9:20.

La entrada El Ryzen Threadripper 3990X mueve Crysis sin recurrir a una GPU, te explicamos cómo es posible es original de MuyComputer