Procesadores Intel Core i3, Core i5, Core i7 y Core i9: qué los diferencia y cuál deberías comprar

Los procesadores Intel Core llevan entre nosotros varios años. El cambio de nombre que la compañía de Santa Clara afrontó con el lanzamiento de los Core 2 Duo y Core 2 Quad supuso el abandono parcial de la marca Pentium, un movimiento que estuvo motivado, en parte, por un agotamiento de la misma y por el mal resultado que obtuvieron con los Pentium 4 y los Pentium D.

La primera generación de procesadores Intel Core vio la luz en 2006, aunque la nomenclatura actual (Core i3, Core i5 y Core i7) se adoptó posteriormente con el lanzamiento de la arquitectura Nehalem, allá por 2008. Un cambio de nomenclatura implica, generalmente, una cierta confusión hasta que el usuario se acostumbra a ella. No fue difícil, y gracias al estancamiento que vivió el sector de los procesadores de consumo general se produjo una situación de «status quo» que permitió a la mayoría de los consumidores diferenciar de una manera relativamente buena entre los diferentes procesadores Intel Core que comercializaba la compañía homónima.

Con el lanzamiento de los procesadores Core de octava generación la situación cambio de manera drástica, una realidad que hemos vivido de nuevo con la llegada de los Core de novena generación, y que se repetirá muy pronto con los Core de décima generación. Para ayudaros a superar esa problemática ya publicamos en su momento esta guía, donde os explicamos todo lo que debéis saber para diferenciar los procesadores Intel Core de diferentes gamas y generaciones, y también otras líneas inferiores, a través de su nomenclatura.

Hoy, sin embargo, queremos profundizar en un tema más concreto, los procesadores Intel Core de consumo general para PC. En esta guía vamos a contaros qué diferencias existen entre los Core i3, los Core i5, los Core i7 y los Core i9 de distintas generaciones, hablaremos de su rendimiento en general, tanto en términos de potencia bruta como de IPC, y os ayudaremos a elegir el modelo que mejor se adapte a vuestras necesidades, y a vuestro presupuesto.

Procesadores Intel Core i3: el nivel más bajo

Intel Core

Los procesadores Core i3 llegaron al mercado como una solución que supo aprovechar la transición que se produjo durante el salto de las configuraciones de dos núcleos a las de cuatro núcleos. Hasta hace unos años la diferencia en términos de rendimiento en juegos y en entornos domésticos entre contar con dos núcleos y cuatro hilos, dos procesos y cuatro subprocesos, y tener un procesador con cuatro núcleos y cuatro hilos era muy pequeña en la mayoría de los casos.

Intel supo aprovechar esa realidad y diferenció a los procesadores Core i3 integrando configuraciones de dos núcleos y cuatro hilos, gracias a la tecnología HyperThreading. Esto los convertía en una solución de gama baja que podía, sin embargo, ofrecer un buen rendimiento en juegos. Eran económicos y potentes, una realidad se mantuvo sin cambios durante muchos años.

Con la liberación de recursos adicionales a nivel de CPU en PS4 y Xbox One, y con la llegada de PS4 Pro y Xbox One X, que traen CPUs a mayor frecuencia, cada vez más juegos empezaron a necesitar procesadores de cuatro núcleos físicos, y algunos necesitan hasta seis núcleos para funcionar de una manera totalmente óptima.

Esto ha hecho que los procesadores Core i3 hayan perdido valor en sus configuraciones con dos núcleos y cuatro hilos, y ha obligado a Intel a elevar esa configuración a cuatro núcleos y cuatro hilos. Los Core i3 de octava generación (8000) y de novena generación (9000) ya tienen cuatro núcleos y cuatro hilos. Todos los modelos anteriores (Core i3 7000 e inferiores) tienen dos núcleos y cuatro hilos.

Otras cosas que debes saber

El IPC de los Core i3 está a la altura de los otros procesadores Intel Core dentro de su misma generación, pero tienen unas frecuencias de trabajo inferiores y no tienen modo turbo, lo que significa que su frecuencia no escala en función de la carga de trabajo. Los Core i3 de novena generación rompieron esa limitación, pero tienen un modo turbo bastante contenido.

Son procesadores eficientes, y siguen siendo económicos. Ofrecen un buen rendimiento y pueden cubrir sin problema las necesidades de la mayoría de los usuarios actuales, sobre todo a partir de la octava generación, gracias al salto a una configuración de cuatro núcleos y cuatro hilos.

En caso de que tengas pensado montar un PC de bajo coste y quieras poder jugar con garantías pueden ser una buena opción gracias a sus cuatro núcleos, pero recuerda que ya empiezan a mostrar un agotamiento claro con algunos juegos. Si vas a montar un equipo para ofimática y multimedia cualquier Core i3 actual ofrecerá un rendimiento excelente y cubrirá tus necesidades durante muchos años.

Procesadores Intel Core i5: la gama media se renueva

Intel Core

Con los Core i5 damos el salto a la gama media. Esta línea, como la anterior, ha pasado por una importante transición que ha estado motivada por el creciente aprovechamiento de los procesadores de más de cuatro núcleos, y también por el empuje de la serie Ryzen de AMD.

Desde sus orígenes los procesadores Core i5 han estado configurados, salvo contadas excepciones, con cuatro núcleos y cuatro hilos. Esto, unido a un precio ajustado y a la integración del modo turbo, los convirtió en la opción favorita de los jugadores que querían asegurar una experiencia óptima tanto a corto como a medio y largo plazo sin tener que hacer una inversión desmedida.

Su precio llega a doblar al de los Core i3, pero como contrapartida ofrecen el doble de núcleos. En esa etapa de transición de los dos a los cuatro núcleos las diferencias entre ambas gamas era casi inexistente, pero la consolidación de PS4 y Xbox One hizo que fuese cada vez más marcad. Los que invirtieron en su momento en un Core i5 vieron como este envejecía mucho mejor que un Core i3, gracias a esa diferencia de dos núcleos.

Los procesadores Intel Core i5 han tenido cuatro núcleos y cuatro hilos desde la primera hasta la séptima generación. A partir de la serie 8000 Intel dio el salto a una configuración de seis núcleos y seis hilos, una apuesta que ha mantenido, también, con los Core i5 serie 9000. Ese incremento de dos núcleos marca una diferencia importante en muchos juegos actuales, y les asegura una mayor vida útil.

Otras cosas que debes saber

Como en el caso anterior el IPC de los Core i5 es el mismo que el de los restantes modelos de la generación en la que se encuadra, pero la inclusión del modo turbo representa una ventaja importante frente a los Core i3 que carecen de dicha característica, ya que escala de forma efectiva la velocidad en función de la carga de trabajo para mejorar el rendimiento.

Estos procesadores han experimentado una importante bajada de precio gracias a la creciente competencia de AMD en el sector de CPUs de consumo general. Hoy en día podemos encontrar modelos como el Core i5 9400F por poco más de 150 euros, un chip que gracias a sus seis núcleos y seis hilos puede mover de forma óptima cualquier juego actual.

Los modelos de cuatro núcleos (Core i5 7000 e inferiores) están mostrando los mismos síntomas de agotamiento en juegos que los Core i3 8000 y 9000 porque tienen una configuración muy parecida. Los Core i5 8000 y 9000 son buenos procesadores para gaming y una opción interesante para montar equipos de gama media con un buen rendimiento asegurado a corto y a medio plazo.

Procesadores Intel Core i7: el rey cede la corona

Intel Core

Los procesadores Intel Core i7 eran los más potentes del catálogo de consumo general de Intel, una situación que cambió con la llegada de los Core i9, una línea que debutó con el lanzamiento de la serie Coffee Lake Refresh. Sobre ellos hablaremos al final del artículo.

Ese paso de ser tope de gama a ser gama media-alta ha tenido consecuencias importantes, pero vamos a empezar por orden, desde el principio. Los Core i7 dentro del mercado de consumo general para PCs de escritorio han tenido cuatro núcleos, como los Core i5, pero se han diferenciado de ellos a través de la tecnología HyperThreading, que les ha permitido manejar ocho hilos.

Su rendimiento en juegos era prácticamente idéntico porque, como dijimos, hasta hace relativamente poco estos no podían aprovechar el potencial de procesadores con más de cuatro núcleos-hilos. La diferencia de precio entre ambos era, sin embargo, muy elevada. Los Core i7 podían llegar a costar el doble que un Core i5 y no ofrecían una mejora de rendimiento real en su momento, así que su valor precio-rendimiento para un usuario normal era muy flojo.

Esa configuración de cuatro núcleos y ocho hilos, unida a un modo turbo más agresivo que el de los Core i5, se mantuvo hasta los Core de séptima generación (serie 7000). A partir de los Core i7 de octava generación (serie 8000) Intel los configuró con seis núcleos y doce hilos. Con la llegada de la serie 9000 (Core de novena generación) hubo un cambio importante, y es que Intel decidió subir el conteo de núcleos a ocho, pero eliminó la tecnología HyperThreading, lo que redujo el número de hilos a ocho. Fue una decisión polémica que permitió a Intel introducir la serie Core i9, como veremos a continuación.

Otras cosas que debes saber

Los procesadores Intel Core i7 se han revalorizado de una manera significativa. Su IPC es el mismo que el de las gamas inferiores, aunque gracias a su mayor caché y a su modo turbo logran diferencias menores en rendimiento monohilo.

Gracias a su configuración de cuatro núcleos y ocho hilos los Core i7 serie 7000 e inferiores están aguantando mejor el paso del tiempo que los Core i5 serie 7000 e inferiores, y tienen asegurada una mayor vida útil. Con ellos podemos disfrutar todavía de una experiencia muy buena incluso en juegos.

Los Core i7 8700 y 9700 se mantienen en el mercado con un precio casi idéntico, pero los segundos son mejor opción, ya que tienen ocho núcleos físicos. Son perfectos para mover juegos y aplicaciones exigentes, y están preparados para afrontar sin problemas la transición que marcarán PS5 y Xbox Series X.

Procesadores Intel Core i9: lo más potente de Intel

Intel Core

Es una gama nueva, ya que su debut se ha producido con el lanzamiento de los Core serie 9000. Como anticipamos en el apartado anterior se han convertido en el tope de gama del gigante del chip dentro del mercado de consumo general, y han desplazado a los Core i7, aunque no lo han hecho de una manera contundente.

La única diferencia que presentan los Core i9 9000 frente a los Core i7 9000 está en la integración de la tecnología HyperThreading. Esto quiere decir que los primeros cuentan con ocho núcleos y dieciséis hilos gracias a dicha tecnología, mientras que los segundos vienen con ocho núcleos y ocho hilos.

Esto no marca una diferencia real en juegos y en la mayoría de las aplicaciones que utilizamos a nivel doméstico, y no creo que esta situación vaya a cambiar a largo plazo, así que por valor precio-prestaciones los Core i9 9000 quedan en una posición inferior comparados con los Core i7 9000, ya que cuestan alrededor de 150 euros más y (Core i9 9900K frente a Core i7 9700F) y no justifican esa diferencia con una mejora notable de rendimiento.

Con la llegada de los procesadores Intel Comet Lake-S (Core de décima generación) esperamos un salto importante. Los Core i9 serie 10 pasarán a tener 10 núcleos y 20 hilos.

Otras cosas que debes saber

Como en los casos anteriores no hay una diferencia a nivel de IPC entre gamas, siempre que nos movamos dentro de las mismas generaciones. Un Core i7 9700 tiene el mismo IPC que un Core i9 9900, aunque el segundo tiene mayor potencial multihilo gracias a la tecnología HyperThreading, como hemos comentado.

Tienen sentido para usuarios que utilicen el PC para jugar y para trabajar, y también para aquellos que recurran a aplicaciones capaces de aprovechar configuraciones de hasta dieciséis hilos.

Obvia decir que gracias a sus ocho núcleos y dieciséis hilos podrán superar toda la etapa de vigencia de PS5 y Xbox Series X sin ningún tipo de problema.

La entrada Procesadores Intel Core i3, Core i5, Core i7 y Core i9: qué los diferencia y cuál deberías comprar es original de MuyComputer