La Intel DG1 decepciona: apenas supera a la GeForce GTX 650 Ti

El gigante del chip tiene terminada la Intel DG1, una tarjeta gráfica de nueva generación y bajo consumo que ha sido el centro de atención de las múltiples presentaciones que ha realizado la compañía de Santa Clara.

A nivel de arquitectura la Intel DG1 está basada en la Gen12, la misma que utilizan las GPUs integradas presentes en los procesadores Tiger Lake de Intel, aunque al tratarse de una solución dedicada es capaz de ofrecer una configuración más potente. Sabemos que esta tarjeta gráfica viene con un total de 96 unidades de ejecución activas, lo que suma un total de 768 shaders.

Con esas especificaciones nos habíamos hecho a la idea de que su rendimiento iba a estar a medio camino entre la GTX 1050 y la GTX 1050 Ti, pero la primera demostración que realizó Intel ejecutando Destiny 2 y las informaciones que hemos visto posteriormente apuntaban en la dirección contraria: la Intel DG1 iba a estar más bien entre la GT 1030 y la GTX 1050.

Los resultados de rendimiento que han aparecido en la base de datos de SiSoft Sandra refuerzan las peores previsiones. En FP32 (precisión simple), utilizada mayoritariamente en juegos, el rendimiento de la Intel DG1 es solo ligeramente superior al que ofrece una vetusta GTX 650 Ti de NVIDIA, una tarjeta gráfica que, os recuerdo, fue lanzada en 2012, está basada en Kepler y cuenta con 768 shaders, 64 unidades de texturizado y 16 unidades de rasterizado.

Si la comparamos con la GTX 1050 Ti la Intel DG1 rinde un 51% menos, una diferencia enorme que coloca a lo nuevo de Intel en una posición verdaderamente complicada. No solo llegará cuatro años más tarde que la GTX 1050 Ti, sino que además tendrá un rendimiento mucho menor que aquella.

Donde sí brilla la Intel DG1 es en el rendimiento en FP16 (media precisión), pero esta se utiliza principalmente en MATLAB y en aplicaciones dedicadas al entrenamiento de redes neuronales, lo que sugiere que el gigante del chip podría limitar esta nueva tarjeta gráfica al sector de servidores y centros de datos.


La Intel DG1 encaja en la gama baja, ¿y los modelos superiores?

Si extrapolamos los datos de rendimiento que nos deja esta información podemos hacer una estimación del rendimiento que tendrán las versiones configuradas con 256 y 512 unidades de ejecución:

  • La Intel DG con 256 unidades de ejecución, que equivaldrían a 2.048 shaders, estaría por debajo de la GTX 780.
  • En el caso de la Intel DG con 512 unidades de ejecución, que equivaldrían a 4.096 shaders, estaríamos hablado de una tarjeta gráfica que quedaría un poco por debajo de una RTX 2060-GTX 1070 Ti.

No hay duda de que todas estas estimaciones quedan por debajo de lo que esperábamos, pero no están del todo mal para tratarse de la primera generación de tarjetas gráficas que lanza Intel desde finales de los años noventa. Habrá que ver, eso sí, el tema del consumo.

Hace poco vimos que esa versión con 512 unidades de ejecución iba a tener un TDP de 400 a 500 vatios. Está claro que si su rendimiento está al nivel de una RTX 2060 directamente no tendrá sentido, ya que el TDP de esta ronda los 160 vatios.

Creo que cada vez resulta más claro que la arquitectura que está utilizando Intel no es la apropiada. Es cierto que escala fácilmente, ya que basta con unir bloques de 128 unidades de ejecución para crear soluciones más potentes, pero la relación rendimiento-consumo es bastante pobre y no puede competir de forma efectiva con las soluciones que tienen NVIDIA y AMD en el mercado.

La entrada La Intel DG1 decepciona: apenas supera a la GeForce GTX 650 Ti es original de MuyComputer