Visitamos Zero Latency Madrid, la Realidad Virtual en vivo

Pese a que recientemente el discurso se ha estado centrando en que «el streaming es el futuro de los videojuegos«, todavía no hay que perder de vista algunas de las tecnologías ya presentes y en proceso de madurez como la realidad virtual o la realidad mixta. Y es que el pasado domingo tuvimos la posibilidad de visitar y probar de primera mano una de las mejores experiencias inmersivas de realidad virtual disponibles actualmente, Zero Latency.

Para el que todavía no lo conozca, se trata de una compañía presente a nivel europeo en la que se preparan salas y almacenes diáfanos donde los visitantes podrán tomar el papel de jugadores, interactuando con sus propios cuerpos dentro de los juegos.

Cómo es Zero Latency Madrid

Con sólo cuatro salas disponibles en nuestro país, distribuidas entre Barcelona, Terrasa, Zaragoza y Madrid, debido a la cercanía, en esta ocasión acudimos a esta última.

Ubicada en una pequeña nave, el recinto estará distribuido en un pequeño recibidor, una zona de taquillas, la sala de equipamiento e instrucción, y la propia sala VR.

Tras un proceso de registro muy rápido y sencillo, deberemos dejar nuestros aparatos electrónicos en una taquilla (para lo cual aprovechamos a recomendaros llevéis una monedilla suelta), que podrían interferir en el correcto funcionamiento del juego.

Una vez preparados, pasaremos a una pequeña antesala donde nos darán una pequeña explicación sobre el funcionamiento básico de ambos equipo VR y juego seleccionado.

Por desgracia, toda la experiencia se quedará de puertas a dentro. Y es que pese a que acudimos equipados a la cita, nos encontramos con la negativa para poder tomar imágenes dentro y fuera del juego para ilustrar nuestra visita, así que nos tendremos que limitar a la palabra escrita y algunos de los vídeos promocionales.

El equipo

La primera diferencia de Zero Latency con el resto de sistemas VR para el hogar es el mayor despliegue de periféricos y equipo con el que contaremos, llevando toda la partida, literalmente, a nuestras espaldas.

  • Raven, el Arma y controlador principal creada bajo un diseño propio de Zero Latency, producida directamente a través de la impresión 3D. Además de la propia interacción con el juego, este dispositivo se usa para establecer nuestra ubicación dentro del espacio VR.
  • Sennheiser GSP350, los auriculares con micrófono que nos ayudarán a mantener la inmersión mientras nos comunicamos con el resto de integrantes de nuestro grupo.
  • HP Reverb, las gafas VR y nuestros ojos dentro del juego ofrecen una capacidad de resolución hasta los 2.160 x 2.160 píxeles por cada ojo, con un ángulo de visión de 114º, y la posibilidad de su uso combinado con gafas normales.
  • HP VR Backpack G2, un ordenador portátil a modo de mochila, equipado con un procesador Intel Core T i7 de octava generación, 32GB de memoria RAM y una tarjeta gráfica Nvidia GeForce RTX2080.


Zero Latency Arma VR

Aunque también contaremos con numeras mejoras y soporte a través del software. Y es que si ya de por sí el uso de las gafas de realidad virtual pueden propiciar algunos accidentes dentro de casa, las posibilidades son mucho mayores cuando tenemos la posibilidad real de correr o chocar contra otros jugadores o las paredes.

Para ello, todos los equipos de Zero Latency cuentan con un sistema in-game en el que se nos alertará, tanto visualmente como de forma sonora, cuando nos acerquemos en exceso a cualquier elemento o persona con la que podamos colisionar.

Así pues, una vez completado este pequeño tutorial, procederemos a la verdadera sala VR: una habitación diáfana que no tardará en convertirse en una ciudad asediada por los zombies, o distintos parajes futuristas de temática ciencia-ficción.

Nuestra experiencia

Aunque a que en nuestro caso sólo acudimos tres personas, cabe mencionar que todos los juegos disponibles en Zero Latency están diseñados para admitir hasta un máximo de 8 jugadores simultáneos, por lo que dependiendo de la cantidad de gente con la que formemos grupo, la experiencia cambiará casi por completo.

Además, esto no significa que si acudimos en parejas o grupos pequeños la diversión se vea perjudicada o la dificultad sea mayor ya que los juegos cuentan con una re-escalabilidad automática.

Y es que la verdad, lejos de poder compararse con otros juegos de PC o consola (equiparables a algunos títulos comprendidos entre 2000 y 2010), la verdad es que los gráficos resultan bastante buenos, asegurando una gran inmersión.

Además, gracias al llamado sistema «Free-Roam», podremos experimentar una partida desde dentro del propio juego, donde nuestro propio cuerpo hará a su vez de controlador, creando esa ilusión mental realista.

Eso sí, tampoco os esperéis nada equivalente a Sword Art Online o Ready Player One; más allá del gran despliegue tecnológico detrás de Zero Latency, todavía será necesaria una buena dosis de imaginación y entusiasmo por parte de los jugadores.

Precio y disponibilidad

Si bien en nuestro caso probamos la experiencia más económica, con el juego Zombie Survival, no deja de sorprender que el precio siga ascendiendo hasta los 35 euros por persona. Y es que aunque se incluyan «dos sesiones», estas tan sólo incluirán dos fases u oleadas, lo que apenas nos llegará a ocupar unos 30 minutos de juego.

Así pues, también podremos encontrar otros cuatro juegos disponibles, que aumentando ligeramente su precio hasta los 39 euros por persona y sesión, al menos alargarán las partidas hasta un mínimo de una hora.

No obstante, y pese la gran experiencia ofrecida, los precios en general resultan bastante poco atractivos y elevados. De esta manera, Zero Latency se queda relegado a un segundo plano dentro de la escena gamer, como una experiencia para vivir «al menos una vez» o una opción original para celebrar algún evento especial ocasional, que realmente para suplir la compra de un dispositivo VR personal.

La entrada Visitamos Zero Latency Madrid, la Realidad Virtual en vivo es original de MuyComputer