Volkswagen Passat GTE 2019, comprensivo

 «It may be quite simple, but now that it’s done» Elton John (Your Song, Elton John 1970)

Para el pequeño monje la paz y el equilibrio era un alimento más. No le importaba la soledad, el frío o las incomodidades de su celda mientras sintiera esa armonía profunda y comunión con el universo cuando cerraba los ojos para meditar. Notaba cómo la propia esencia se su ser se zambullía en el fluir del resto del cosmos a pesar de los roces de las sandalias, los picores de las bastas telas de sus vestiduras o los prolongados ayunos no hubiera deseado estar en ningún otro sitio.

Largos paseos en silencio a menudo solo por los puntos más inaccesibles de las montañas que rodeaban el monasterio empapaban aún más su espíritu con esa calma penetrante y cálida que lo invadía todo.

Los meses de invierno eran más duros por la escasez de comida y las bajas temperaturas que a veces le hacían despertar por las noches tiritando. Y a pesar de todo en pocos instantes conseguía controlar las penurias y necesidades de su cuerpo simplemente cerrando los ojos y trascendiendo más allá de sus sentidos para encontrarse en otra existencia más elevada.

La felicidad sin embargo no había impedido el envejecimiento del monje que, siempre sonriente, cada vez tenía más aspecto de liviano espíritu que no de humano hecho de carne y de huesos. Y la quietud y la paz acompañaron la plácida vida del monje. Hasta que la cobertura llegó al convento.

Dentro del camino de la electrificación que parece inevitable en el mundo de la automoción, hay diferentes sendas que a su vez se puede decir que se emprenden con distintas intenciones o personalidades diferentes. Una de ellas es la de los híbridos enchufables, vehículos que lucen orgullosos la etiqueta cero de la DGT (aunque parece que esto podría cambiar en un futuro) con un sistema de propulsión híbrida gasolina y eléctrico pero que pueden funcionar como coche eléctrico durante un número limitado de kilómetros.

Ficha técnica del Volkswagen Passat GTE 2019 Variant

El caso de la serie GTE de Volkswagen, del que también pertenece el modelo correspondiente de Golf, es peculiar porque a diferencia de otros fabricantes en el caso de la marca alemana no solamente se trata de vehículos con aspiraciones eco-responsables sino que además y gracias a la colaboración de un motor eléctrico con potencia suficiente para mover el coche por sí solo, también tiene el objetivo de proporcionar prestaciones deportivas.

Renovado

Ya tuvimos ocasión de probar la anterior generación del Volkswagen Passat GTE y la renovación de este modelo viene principalmente por dos razones. La primera son las modificaciones que se han aplicado a la propia gama Passat al completo que ha recibido, como veremos, algunos cambios con respecto a la generación anterior en cuanto a detalles estéticos y equipamiento así como ciertos sistemas de ayudas a la conducción.

En segundo lugar se ha ajustado la autonomía aumentando la capacidad de la batería. Además de aumentar la utilidad del coche y mejorar su cifra de emisiones, es importante porque al cambiar el método de medición homologada del ciclo NEDC al WLTP (mucho más realista) el antiguo Passat GTE no llegaba a los 40 kilómetros de autonomía eléctrica necesarios para conseguir la etiqueta cero emisiones de la DGT.

El resultado de este cambio de una batería de 9,9 KWh a 13,0 KWh es que el Passat GTE que hemos probado es capaz de alcanzar los 54 kilómetros de autonomía en modo eléctrico (56 kilómetros si optamos por la berlina en vez del modelo Variant). La combinación entre motor TSI de 150 caballos y eléctrico de 116 para alcanzar los 180 caballos de potencia conjunta es la misma que en la generación anterior.

Cambios de aspecto

Como comentamos esta nueva generación de Passat muestra algunos cambios estéticos en la parte externa. El primero en el frontal que aunque en el primer vistazo puede parecer prácticamente igual luce algunas diferencias significativas como la parrilla inferior que ahora ocupa totalmente la parte de abajo del parachoques delantero y ha cambiado de forma.

Los faros de la parte delantera también han sido actualizados, aunque la forma sea la misma. El único cambio exterior que podemos notar además de esta actualización del aspecto de la parrilla delantera es el nombre del modelo en letras separadas plateadas justo debajo del escudo de la marca alemana en la parte trasera.

Volkswagen Passat GTE 2019

En el interior volvemos a tener la misma percepción de buena calidad y modernidad que nos había acompañado en nuestro viaje al interior del Passat se la generación anterior. No se han modificado apenas detalles con respecto al modelo anterior, solamente se han modificado los mandos que se colocan en el volante, una actualización del revestimiento de las puertas y la presencia de un puerto USB C como principales novedades.

Comodidad y visibilidad

Por lo demás sigue siendo un coche cómodo y con una visibilidad exterior excelente gracias a las grandes superficies acristaladas. En esta versión Variant además de disponer de un maletero más grande, una ventaja no indiferente pues la batería nos recorta algo de capacidad de carga, los ocupantes de las plazas traseras tienen más espacio hasta el techo que en la versión berlina.

En cualquier caso comodidad en las plazas delanteras con unos asientos cómodos y con una sujección  lateral bastante buena (aunque no a la altura de un modelo deportivo) y mucho espacio para las piernas atrás, además de otras comodidades como salidas de ventilación pero sorprendentemente sin acceso a conexión de carga USB que está presente en modelos de categoría equivalente de otras marcas.

Dentro de las mejoras de los sistemas aportadas a esta nueva generación de Passat se ha incorporado una nueva cámara frontal que obtiene más detalles y es capaz de detectar las líneas de la carretera con más precisión y reconocer líneas amarillas y otras señales en la calzada. También se mejoran los sistemas de ayuda a la conducción que combina el sensor de señales de tráfico, la cámara delantera y un sistema predictivo para gestionar el uso del acelerador y el freno.

Modos de conducción

En lo que respecta a los sistemas específicos de esta versión GTE se han modificado los modos de conducción que han pasado a ser tres: modo eléctrico puro, modo híbrido y modo GTE, en el que ambos motores funcionan al mismo tiempo para conseguir el máximo de prestaciones. En modo híbrido podemos seleccionar otros tres modos de funcionamiento, desde el de carga de la batería (en el que solamente funcionará el motor de explosión), modo de conservación de carga de batería que mantiene el nivel de carga hasta el modo híbrido normal.

En lo que respecta al maletero como ya hemos mencionado es amplio sobre todo para ser un modelo híbrido enchufable y alcanza la capacidad de 483 litros sin abatir los asientos, 167 litros menos que el modelo equivalente con motorización de motor de explosión. El espacio de carga es regular y muy fácil de aprovechar, como suele ser habitual en este tipo de carrocerías.

Se da la circunstancia que con esta configuración es uno de los coches eléctricos o híbridos enchufables con el maletero más amplio, lo que no deja de ser un punto importante para cualquiera que se plantee la electrificación como opción de compra. Esta motorización mixta nos permite plantearnos realizar viajes por lo que un maletero de tamaño suficiente es un elemento fundamental.

Eléctrico y más

En lo que respecta al uso urbano la autonomía aproximada de 50 kilómetros nos puede permitir hacer nuestro trayecto diario y luego cargar por la noche para utilizar siempre el modo eléctrico en ciudad. Para cargar el coche en un enchufe normal tardaríamos unas seis horas y 15 minutos mientras que si instalamos un punto de carga de 3,6 KWh podemos reducirlo a cuatro.

En la prueba de conducción procuramos utilizar todos los modos posibles de funcionamiento del coche que precisamente está diseñado con esta versatilidad en mente. En modo puramente eléctrico el coche compensa una potencia algo justa para el peso del coche con la disponibilidad inmediata de la misma propia del propulsor eléctrico. Esto hace que el uso en ciudad tenga las mismas características que cualquier eléctrico: silencio, buena respuesta al acelerador y por supuesto sin emisiones.

El aumento de capacidad de la batería apenas supone diferencia de peso, solamente 18 kilos más que la generación anterior, por lo que las prestaciones y las sensaciones de este Passat es prácticamente la misma que en la prueba que hicimos con la generación anterior. La diferencia entre la carrocería Variant y la berlina normal tampoco supone diferencia demasiado grande. Las maniobras tampoco son más complicadas, sobre todo gracias al excelente sistema de visión de 360 grados propio de VolksWagen.

Sin estridencias

El Passat GTE es un coche muy agradable de conducir, confortable para su uso en ciudad y autopista y con potencia suficiente para disfrutar de él en carreteras más estrechas y viradas. Le falta algo de agilidad propia de modelos con una impronta más deportiva ya que no parece que haya sido pensado de forma decidida como modelo deportivo (en cuanto a suspensiones, chásis etc) pero con la agilidad suficiente para que podamos conducir de forma rápida sin problemas.

Sigue siendo reseñable el buen funcionamiento del cambio automático DSG de 6 velocidades que contribuye a un funcionamiento agradable del coche además de proporcionar versatilidad adicional al coche gracias al modo sport que permite sacar todo el partido a los 181 caballos de los que dispone este modelo.

Conclusiones Volkswagen Passat GTE 2019

Al igual que nos pasaba con el modelo anterior, el Passat GTE es un híbrido en todos los sentidos ya que además de por su motorización es un modelo capaz de ofrecer soluciones propias de varios vehículos a la vez. Puede ser un eléctrico para el día a día, un coche confortable y rutero para el tiempo libre (con un maletero aún más generoso en esta versión Variant) y un coche con cierto sabor deportivo para momentos puntuales.

Volkswagen Passat GTE 2019

Es verdad, como apuntábamos en la otra ocasión, que no sobresale en ninguna de estas facetas, pero no hay coches en el mercado, sobre todo de este tamaño y categoría, capaces de ofrecer todas esas posibilidades. Todo en un paquete con los detalles de buenos acabados y sofisticados sistemas de ayudas a la conducción, incluso mejorados, a los que nos tiene acostumbrados el fabricante alemán.

Valoración final


8.7
NOTA

NOS GUSTA

Buen confort de marcha
Buena habitabilidad y confort
Modo eléctrico
Muy buenos sistemas de ayuda a la conducción

A MEJORAR

Autonomía eléctrica limitada
Modo deportivo no demasiado dinámico

RESUMEN

El Passat GTE es un coche especial que permite disfrutar de las ventajas de un eléctrico familiar, una modalidad muy escasa, durante pocos kilómetros a la vez que podemos disfrutar de un familiar híbrido con toques deportivos

Prestaciones9

Diseño8.5

Consumo8

Confort9

Sistema de infoentretenimiento9


































Volkswagen Passat GTE 2019

La entrada Volkswagen Passat GTE 2019, comprensivo es original de MuyComputer