¿Cuál es el navegador web que más respeta tu privacidad? La respuesta te sorprenderá

Disculpa, apreciado lector, que haya utilizado un titular tan burdo, pero lo he hecho así porque no me cabía el que yo quería y, ya puestos, dejo la incógnita en el aire, aun a riesgo de que esto te parezca un infame clickbait. Sin embargo, el trillado la respuesta te sorprenderá le viene como anillo al dedo, porque si conoces y te interesa el asunto, no te esperas algunas de las cosas que vas a leer a continuación.

Cuando hablamos de navegadores web y privacidad, da la sensación de que ya está todo dicho: Chrome es el malo, Firefox es el bueno y los demás andan entre medias. La realidad es más compleja, me temo, y las tonterías no ayudan. Primero, porque no te puedes fiar de lo que te cuentan las partes; segundo, porque es uno mismo quien se tiene que preocupar de lo que usa y de cómo lo usa. Me refiero a cómo se venden los navegadores y a lo que hace el usuario al respecto.

Así, hay quien se cree que por el mero hecho de utilizar Firefox en lugar de Chrome ya navega con mayor privacidad, y quien sabe que configurando bien Chrome puede conseguir un nivel de privacidad equiparable e incluso superior al que ofrece Firefox por defecto. Aunque sucede lo mismo con Firefox: si sabes qué tocar, tu privacidad mejorará sustancialmente.

Sea como fuere, las apariencias engañan y es lo que viene a recordar un nuevo estudio sobre el tema que recogen en gHacks cuyas conclusiones te deberían hacer reflexionar. El titular que las resume y que no me cabía en la cabecera es el siguiente:

Brave es el navegador que más respeta tu privacidad, Edge el que menos y Firefox y Chrome están a la par, según un estudio

brave

El estudio en cuestión es Web Browser Privacy: What Do Browsers Say When They Phone Home? (PDF) y se trata de un un trabajo universitario publicado por el departamento de Ciencias de la Computación y Estadística del dublinés Trinity College, en el que analizan el comportamiento de seis navegadores web: Brave, Google Chrome, Microsoft Edge, Mozilla Firefox, Safari y Yandex.

Para realizar el estudio se repitió varias veces la misma prueba por cada navegador, consistente en:

  1. Iniciar el navegador desde una nueva instalación / nuevo perfil de usuario.
  2. Pegar una URL en la barra de direcciones, presione Enter y registrar la actividad del usuario.
  3. Cerrar el navegador y reiniciar, registrar la actividad de la red.
  4. Iniciar el navegador desde una nueva instalación / nuevo perfil de usuario y monitorear la actividad de la red durante 24 horas.
  5. Iniciar el navegador desde una nueva instalación / nuevo perfil de usuario, escribir una URL y monitorear el tráfico.

El resultado ya lo has visto. En efecto, Brave es el que mejor parado sale, debido a que es el único que no incluye identificadores persistentes ni comparte detalles de las páginas visitadas con los servidores de la compañía. Pero quizás es algo que te esperabas, porque así se vende Brave, como un navegador que respeta y protege tu privacidad.

Chrome vs Firefox: no es lo que te esperas

Chrome y Firefox

Lo que sí tendría que sorprenderte es encontrar a Chrome por delante de Firefox. ¿Qué locura es esta? Te explico: ambos navegadores incluyen por defecto el buscador de Google, así como las funciones de sugerencias de búsqueda y protección contra contenido engañoso y software peligroso activadas por defecto, las cuales también envían datos a los servidores de Google. Empate técnico se le llama a esto; pero hay más.

Chrome incluye un identificador único por instalación y recopila datos a través de las estadísticas de la aplicación. No obstante, la primera vez que lo ejecutas muestra un diálogo en el que permite desmarcar dos opciones: establecer el navegador como predeterminado y «enviar automáticamente estadísticas de uso e informes sobre fallos a Google».

Por su parte, la primera vez que ejecutas Firefox se abre una pestaña con información acerca de la privacidad que muy poca gente se leerá y en la que se indica que la telemetría del navegador, la cual incluye identificadores potenciales persistentes, está activada por defecto; además de «un websocket abierto para notificaciones push vinculado a un identificador único».

En resumen, Firefox ‘espía’ más que Chrome por defecto, e incluso aunque se tenga en cuenta que la finalidad de Mozilla y Google es diametralmente opuesta, comparten buscador, sugerencias de búsqueda y protecciones de seguridad que mandan datos de Google de manera constante. Cabe repetir que modificando la configuración es posible reducir la cantidad de información enviada, pero no parece probable que sea algo que haga una mayoría de usuarios.

Por supuesto, habilitar la sincronización de Chrome supone enviar muchos más datos a Google, tales como el historial de navegación, que serán utilizados para alimentar el perfil comercial del usuario, mientras que la sincronización de Firefox no utiliza los datos para ningún fin. Y esta sí es una funcionalidad bastante popular, a pesar de que el estudio solo valora el comportamiento por defecto.

Microsoft Edge, una pesadilla para la privacidad

Edge Chromium

El siguiente de la lista sería Safari y en último lugar iría Yandex, pero por el limitado soporte multiplataforma del primero y por el poco tirón que tiene el segundo por estos lares, los dejamos a un lado. Nos centramos por lo tanto en el nuevo Microsoft Edge, el basado en Chromium, que además integra potentes controles para mejorar su privacidad… de puertas afuera. Porque de puertas adentro es una auténtica pesadilla, según revela el estudio.

Microsoft Edge no solo recopila la misma cantidad de datos que Chrome o Firefox. De manera adicional envía identificadores persistentes que pueden usarse para vincular las solicitudes (incluyendo localización y dirección IP) a los servidores de la compañía, así como detalles de las páginas web visitadas que «no parecen estar relacionados con las funciones de sugerencias de búsqueda y autocompletar», apunta el estudio.

Para rematar, Microsoft Edge envía un identificador único del hardware -imposible de deshabilitar, según los autores del estudio- en el que se ejecuta, por lo que Microsoft puede rastrear al usuario incluso si este reinstala el sistema operativo. Espeluznante.

¿Cuál es el navegador web que más respeta tu privacidad?

¿Qué respondes ahora? ¿Brave? ¿Chrome mejor que Firefox? Como te advertía al principio, las apariencias engañan. Puedes utilizar Chrome con un nivel de privacidad decente si desactivas las funciones de marras y prescindes de la sincronización. Lo mismo puedes hacer con Firefox, con la ventaja de que la sincronización es mucho más respetuosa con tu privacidad (sigues enviando datos a los servidores de Mozilla, pero no los usan para nada, se supone).

Sin embargo, si todos los usuarios de Firefox modificasen las preferencias para optimizar la privacidad al máximo, a saber cuánto tardaría en desaparecer, dado que el grueso de los ingresos de Mozilla llegan vía Google precisamente por colocar su buscador en primer plano. En cuanto a Brave, el navegador del león se antoja como el más pulcro en el sentido que nos ocupa, pero no te equivoques, porque también guarda esqueletos en el armario.

¿Entonces? Evidentemente, los navegadores que más respetan tu privacidad, que no es uno sino varios, no se encuentran entre los más populares, ni muy probablemente te interesen porque como sucede con la seguridad, la privacidad requiere de sacrificios. Sacrificios tales como configurar a mano y a fondo las opciones del navegador, o dejar de utilizar funciones y servicios que te facilitan la vida.

Se acabaron las sorpresas, pues, y es que el navegador que más respeta tu privacidad ya sabes cuál es: Tor Browser. Claro que si no estás tan loco como para utilizarlo en tu día a día, hay otras alternativas con garantías bastante más accesibles. Si te apetece, puedes echarles un vistazo por tu cuenta y riesgo: Ungoogled Chromium, GNU IceCat e Iridium Browser son, por este orden, las más interesantes actualmente.

Pero tampoco te obceques: con los retoques mencionados, Firefox es aceptable. Además, tal vez demande más datos de los debidos para sí, pero mientras no los utilice para fines turbios es permisible y de puertas afuera se lo están montando bien. En todo caso, determinar qué es lo aceptable es cosa tuya.

La entrada ¿Cuál es el navegador web que más respeta tu privacidad? La respuesta te sorprenderá es original de MuyComputer