La Intel Xe DG1 rinde como una GTX 970 en precisión media

Hace unas semanas vimos que la Intel Xe DG1 ofrecía un rendimiento inferior a la GTX 65o Ti en precisión simple (FP32), pero os adelantamos que su rendimiento en FP16 era mucho mayor. No teníamos cifras concretas, así que no podíamos concretar en qué nivel exacto se asentaba dicha solución gráfica, algo que hoy, por fin, hemos podido conocer gracias a una ronda de imágenes filtradas de la base de datos de SiSoftSandra.

En las tres capturas de pantalla que encontraréis en la galería inferior podéis ver los valores que registran las GTX 1050 Ti, GTX 970 y la GPU Intel Xe DG1 con 96 unidades de ejecución (768 shaders) en precisión media (FP16), precisión simple (FP32) y precisión doble (FP64), y los resultados son muy interesantes.

La Intel Xe DG1 queda por debajo de ambas tarjetas gráficas en precisión simple y precisión simple, y la distancia es considerable, tanto que no podríamos considerarla como una solución gráfica ubicada en la misma liga que la GTX 1050 Ti o la GTX 970 (os recuerdo que esta última es más potente que aquella).

Sin embargo, cuando vemos los valores en FP16 (precisión media) la Intel Xe DG1 obtiene 4.381,27 Mp/s, superando los 3.767,53 Mp/s de la GTX 1050 Ti y quedando muy cerca de los 4.538,86 Mp/s de la GTX 970, y con un TDP inferior a los 75 vatios, en teoría.



¿Qué indican estos resultados de la Intel Xe DG1?

Pues muy sencillo, que Intel ha dado forma a una solución gráfica que está pensada para trabajar sobre todo en entornos de precisión media y de precisión mixta, una carga de trabajo que, como habréis podido imaginar, no es frecuente en juegos (predominan las cargas de trabajo de precisión simple).

Actualmente los entornos que más utilizan cargas de trabajo basadas en precisión media y en precisión mixta son aquellos que se centran en los algoritmos de aprendizaje profundo, en la inteligencia artificial y en las redes neuronales. En efecto, esto confirma, como hemos dicho en otras ocasiones, que Intel ha centrado el tiro hacia el sector profesional con sus nuevas GPUs dedicadas.

Es un movimiento interesante, y si nos paramos a pensarlo por un segundo nos daremos cuenta de que tiene sentido. Al centrarse en el sector profesional Intel tiene tiempo para terminar de mejorar su estrategia en el sector gaming, un mercado que resulta mucho más complicado por el dominio que ostentan NVIDIA y AMD y por la problemática asociada a drivers y optimización.

No hablo sin motivo. Ni siquiera AMD, que lleva décadas en el mercado gráfico, es capaz de ofrecer de forma constante unos controladores perfectamente pulidos y libres de errores, así que imaginad lo complicado que lo tiene un «recién llegado» como Intel. Es probable que tengamos que esperar al menos uno o dos años antes de que veamos una arquitectura GPU Intel para juegos perfectamente optimizada para todos los juegos existentes dentro de la generación actual.

La entrada La Intel Xe DG1 rinde como una GTX 970 en precisión media es original de MuyComputer