¿Qué le está contando «mi» Windows 10 a Microsoft?

La información de diagnóstico es, sin duda, una valiosa herramienta para los desarrolladores. Y en casos como el de Windows 10, con un volumen tan amplio de usuarios, dichos datos pueden ser empleados para muchos y muy diversos fines. Claro, en una primera lectura esto puede ser muy positivo, pues sin duda redundará en mejoras en los desarrollos de las que podrán disfrutar todos sus usuarios.

Sin embargo, en una segunda lectura algo menos optimista, el sistema operativo de un dispositivo puede recopilar muchísimos datos sobre nuestros hábitos de uso, una información que puede permitir trazar un perfil muy afinado de quienes somos. Algo que, en tiempos de creciente consciencia sobre el valor de nuestra privacidad, puede no gustar que esté en manos de una multinacional como Microsoft.

Debido a ello, de un tiempo a esta parte las empresas se esfuerzan en comunicar a sus usuarios que el uso que harán de dichos datos no es de carácter personal, que no se almacenan datos sobre el usuario, solo sobre la plataforma y su funcionamiento, y que en la mayoría de los casos son agregados, no tratados de manera individual.

Aún así, no hay duda de que queda mucho margen de mejora a este respecto, y hoy hemos sabido que Microsoft va a incluir una importante mejora, ofreciendo a los usuarios de Windows 10 información más detallada sobre la información que se envía a Microsoft en los informes de diagnóstico. Además, también segmentará estos datos en dos grandes bloques, y permitirá al usuario seleccionar si enviar solo uno o ambos.

En este nuevo modelo, los datos que hasta ahora se dividían en «información básica» e «información completa», ahora se denominarán información requerida e información opcional. Y, según Microsoft, todos los datos incluidos en el primer grupo, son imprescindibles para solucionar los problemas de Windows 10, así como para mejorar sus funciones.

El segundo grupo, como su propio nombre ya indica, son datos que no son necesarios para la evaluación del problema que haya provocado el envío del informe. No obstante, Microsoft afirma que sí que resultan útiles para dichas labores. Además. como probablemente ya hayas deducido, a la hora de enviar el informe podrás optar por remitir solo el básico o ambos. Es decir, el envío del ampliado queda a la elección del usuario del sistema. Y un detalle importante: el envío de la información opcional estará, por defecto, desactivado. Así, los usuarios de Windows 10 que emplean los ajustes por defecto, ya no estarán enviando tanta información a los de Redmond.

Es indudable que, en la guerra por la privacidad, los usuarios todavía nos encontramos en una situación de desventaja frente a las empresas y las administraciones públicas. Hace solo unos días supimos que, precisamente Microsoft, complicará el uso de Windows 10 a aquellas personas que no tengan una cuenta de usuario de Microsoft. Sin embargo, y gracias a la creciente presión que experimentan éstas para ser más respetuosas con nuestra intimidad, vamos viendo medidas como esta de la que te informamos hoy. Ojalá más pasos en este sentido, hoy en día es muy complicado hacer cualquier cosa sin sentirse un poco «observado».

La entrada ¿Qué le está contando «mi» Windows 10 a Microsoft? es original de MuyComputer