Nuestros lectores hablan: ¿cuál ha sido el componente más caro que has comprado?

Los que llevamos varias décadas en el mundo de la informática hemos tenido que comprar más de un componente para actualizar y dar una segunda vida a nuestro PC. Desde la década de los noventa se convirtió en algo cada vez más frecuente, y con el paso del tiempo en una opción cada vez más útil y viable.

El primer componente que actualicé en mi primer PC propio fue la memoria RAM, aunque al final me decidí a cambiar también la tarjeta gráfica aprovechando que el equipo ya estaba en manos del técnico y que había podido ahorrar un poco más de dinero. Monté 16 MB más de memoria RAM en un Pentium a 133 MHz (en total 32 MB) y cambié mi tarjeta gráfica SiS de 1 MB por una S3 Virge de 4 MB. No recuerdo el coste exacto de todo el conjunto, pero estoy seguro de que fueron menos de 30.000 pesetas (150 euros).

No volví a actualizar dicho equipo, más que nada porque con esa actualización pude apurar su ciclo de vida durante unos cuantos años, y porque cuando realmente sentí la necesidad de cambiar componentes no tenía el dinero necesario para afrontar el coste que representaba. Preferí esperar, ahorrar y montar un PC nuevo.

Mi componente más caro ha sido la tarjeta gráfica

componente

Los que nos leéis a diario ya sabéis que me gusta mucho jugar en PC, aunque siempre he disfrutado de dicha plataforma en conjunto con las consolas de cada generación. Por ello mis PCs siempre han sido más o menos potentes, aunque debo decir que casi nunca me he salido de la gama media porque creo que es en ese nivel donde se encuentra el mejor valor precio-prestaciones.

Mantuve ese enfoque hasta uno de mis últimos montajes, el equipo que construí en 2015 y que montaba un Core i5 4690K con 16 GB de RAM y una GTX 970, y no rompí del todo mi «regla» hasta hace unos pocos meses, cuando me decidí a comprar una RTX 2080 Super por 699 euros.

Ese ha sido, precisamente, el componente más caro que he comprado hasta el momento, tanto para actualizar mi PC como para realizar un montaje desde cero. La GTX 970 me costó en su momento 330 euros, y la GTX 980 Ti que tuve hasta hace poco fue un modelo restaurado de Amazon que conseguí «de chiripa» por 295 euros, así que la diferencia ha sido importante.

Quizá alguno de nuestros lectores se pregunte si estoy contento con la compra, y la verdad es que de momento sí. La RTX 2080 Super que he comprado es la versión Windforce 3X de GIGABYTE, tiene un funcionamiento muy fresco y silencioso, y me permite mover todo lo que quiera al máximo con una fluidez plena en 1440p. También me ha dado la posibilidad de volver a jugar a uno de mis juegos favoritos, Quake 2 RTX, con trazado de rayos.

Ahora os toca a vosotros, ¿cuál ha sido el componente más caro que habéis comprado? Nos leemos en los comentarios.

La entrada Nuestros lectores hablan: ¿cuál ha sido el componente más caro que has comprado? es original de MuyComputer