El Core i9-10900K alcanza los 5,3 GHz gracias al modo turbo, pero tiene un consumo muy elevado

Salvo sorpresa el Core i9-10900K está llamado a convertirse en el nuevo procesador tope de gama de Intel dentro del mercado de consumo general, gracias a su configuración de 10 núcleos y 20 hilos. Estará basado en la arquitectura Comet Lake-S, una revisión de la actual Coffee Lake Refresh que mantendrá el proceso de 14 nm++ y que no traerá mejoras en términos de IPC.

Las últimas pruebas de rendimiento que se han filtrado confirman que el Core i9-10900K es capaz de ofrecer una gran potencia, de hecho queda muy cerca del Ryzen 9 3900X en casos concretos, un procesador que tiene 12 núcleos y 24 hilos. La clave está en las frecuencias de reloj, y es que aunque ambos procesadores tienen un IPC prácticamente idéntico el primero alcanza unas velocidades de trabajo mucho más elevadas.

Una reciente captura de 3DMark Time Spy confirma que el Core i9-10900KF, una versión que viene con la iGPU desactivada, alcanza los 12.412 puntos, una cifra que lo coloca un poco por debajo del Ryzen 9 3900X, ya que este último alcanza los 12.857 puntos.

A continuación os dejo una comparativa de varios resultados para que tengáis más referencias y una visión más completa:

  • AMD Ryzen 9 3900X (DDR4-3800 / 32 GB) – 13.650 puntos.
  • AMD Ryzen 9 3900X (DDR4-3400 / 32 GB) – 13.193 puntos.
  • Intel Core i9-10900K (DDR4-2666 / 64 GB) – 13.142 puntos.
  • AMD Ryzen 9 3900X (DDR4-3200 / 32 GB) – 12.857 puntos.
  • Intel Core i9-10900KF (DDR4-2400 / 16 GB) – 12.412 puntos.

¿Podrá alcanzar el Core i9-10900K 5,3 GHz con todos sus núcleos activos?

Es la pregunta clave. Como hemos dicho en el título el Core i9-10900K es capaz de llegar a los 5,3 GHz gracias al modo turbo del procesador, que impulsa las frecuencias desde los 3,7 GHz hasta los 5,3 GHz, pero esto solo ocurre cuando tenemos un núcleo activo.

El modo turbo de los procesadores Intel, y también el de los procesadores AMD, escala en función de los núcleos activos, lo que significa que a más núcleos trabajando más bajas son las frecuencias máximas que puede alcanzar. Por ejemplo, el Core i9 9900K llega a los 5 GHz gracias al modo turbo con un núcleo activo, pero con todos los núcleos activos no pasa de los 4,7 GHz.

Sin embargo, gracias al overclock podemos llevar un Core i9 9900K a 5 GHz con todos los núcleos activos. Es perfectamente viable siempre que tengamos un sistema de refrigeración potente y una buena placa base, ¿pero será posible llevar los 10 núcleos del Core i9-10900K hasta los 5,3 GHz? Estoy seguro de que algunas unidades alcancen esa cifra sin problema, pero no será viable en todos los procesadores.

Esto se debe a la «lotería del silicio», y es que no todos los chips que salen de una oblea tienen el mismo grado de funcionalidad ni las mismas capacidades. Algunos pueden ser reutilizados como chips defectuosos pero funcionales, otros funcionan como deben pero no pueden ir mucho más allá de sus «límites», y otros, una minoría, tienen un desempeño excelente y pueden superar de largo las especificaciones para las que fueron diseñados.

Hay que tener en cuenta, además, que Intel ha llegado al límite del proceso de 14 nm++, una realidad que se ha dejado notar en el consumo de los nuevos procesadores Comet Lake-S. El gigante de Santa Clara tuvo un problema importante que le obligó a retrasar el lanzamiento de esta nueva generación, como vimos en su momento en este artículo, y elevar la frecuencia del Core i9-10900K hasta los 5,3 GHz con todos sus núcleos activos podría disparar el consumo y las temperaturas de una manera exagerada.

Habrá que esperar a ver de qué es capaz la nueva generación de Intel en términos de overclock cuando lleguen al mercado, pero en el caso de los tope de gama tenemos razones para no ser demasiado optimistas, ya que todo parece indicar que Intel ha apurado al máximo las frecuencias de casa.

La entrada El Core i9-10900K alcanza los 5,3 GHz gracias al modo turbo, pero tiene un consumo muy elevado es original de MuyComputer