Qué tarjeta gráfica debo elegir para jugar en 1440p: nivel mínimo, recomendado y óptimo

A la hora de elegir una tarjeta gráfica para jugar debemos tener en cuenta muchas cosas para no tomar una decisión equivocada, pero sin duda la más importante es la resolución de pantalla que vamos a utilizar. Es fundamental porque la resolución es la base de cualquier juego, representa el número total de píxeles que veremos y determina, por tanto, la nitidez de la imagen.

Piensa, por un momento, en un monitor que tiene una resolución nativa de 2.560 x 1.440 píxeles. Si lo acompañamos de una tarjeta gráfica que ofrece una buena experiencia en resoluciones de 1.920 x 1.080 píxeles nos estaremos quedado cortos, y puede que tengamos que reducir de forma considerable la calidad de imagen. La razón es muy sencilla, a mayor resolución más píxeles en pantalla y más carga de trabajo para la tarjeta gráfica.

Siguiendo con el ejemplo anterior los números no mienten. Si jugamos en 1440p la tarjeta gráfica tendrá que mover 3.686.400 píxeles, mientras que en 1080p esa cifra baja hasta los 2.073.600 píxeles. Como vemos en la primera se utilizan casi el doble de píxeles que en la segunda, una comparativa muy sencilla pero efectiva para entender por qué importa tanto la resolución.

Más resolución implica una mayor calidad de imagen por nitidez y definición por esa mayor cantidad de píxeles, pero debemos equilibrar este valor con la calidad de imagen. No es un tema baladí, ya que configurar un juego en 1440p con calidad baja ofrecerá un resultado global inferior al que tendremos si lo configuramos en 1080p y calidad alta. La diferencia puede ser enorme, sobre todo porque aspectos como las texturas y las sombras configuradas en calidad baja aparecen normalmente con un aspecto deslucido, «sucio» y borroso.

Al final todo es una cuestión de equilibrio, y elegir una tarjeta gráfica para jugar no supone una excepción. Ya hablamos sobre el tema en su momento cuando publicamos nuestra guía dedicada a qué tarjeta gráfica elegir para jugar en 1080p, y hoy vamos a centrarnos en hacer lo propio pero para jugar en 1440p, una resolución muy utilizada porque ofrece un buen valor en términos de calidad de imagen, rendimiento y coste del hardware necesario para disfrutarla.

Como hicimos en aquella guía nos vamos a mover en tres niveles distintos: mínimo, recomendado y óptimo, siguiendo los patrones que vimos en su momento:

  • Mínimo: podremos jugar en 1440p con calidades altas y mantener más de 40 FPS en casi todos los casos.
  • Recomendado: nos permitirá jugar en 1440p calidades muy altas disfrutando de 60 FPS estables en la mayoría de los casos.
  • Óptimo: podremos jugar a todos los juegos actuales en 1440p con calidades máximas y una fluidez total.

Es importante recordar que para conseguir una buena experiencia nuestro PC debe contar, al menos, con un procesador Core i7 4770 o un Ryzen 5 1500X (cuatro núcleos y ocho hilos) y 8 GB de RAM, aunque en este último caso lo ideal sería tener 12 GB para no experimentar ningún tipo de micro stuttering en aquellos juegos que consumen más de 8 GB.

Qué tarjeta gráfica elegir: consideraciones previas

Antes de empezar quiero dejar claras algunas cosas importantes. Lo primero es que nos vamos a limitar a elegir modelos nuevos, es decir, no tendremos en cuenta el mercado de segunda mano. La razón es simple, prefiero dejar ese tema para dar forma a artículos independientes en lugar de aglutinarlo todo aquí y correr el riesgo de confundir a nuestros lectores.

En segundo lugar os recuerdo que cada juego es un mundo, y que por tanto ninguna tarjeta gráfica existente a día de hoy ofrece un rendimiento totalmente uniforme en varios juegos. Por ejemplo, puede que una tarjeta gráfica concreta sea capaz de mover un título bien optimizado en 1440p de forma fluida, pero que con otros más exigentes tenga series problemas. Por ello, hemos optado por ponderar esta realidad y hemos elegido cada tarjeta gráfica teniendo en cuenta su rendimiento medio, valorando tanto su rendimiento en el mejor como en el peor escenario posible.

Hemos adoptado ese enfoque porque lo último que queremos es ajustar demasiado y recomendaros un modelo que pueda ser viable en 1440p, pero no en todos los casos. Esto nos obliga a irnos a por tarjetas gráficas un poco más caras, pero a cambio podremos jugar con mayores garantías y disfrutaremos de una mayor vida útil.

Os recuerdo, antes de empezar, que a la hora de elegir cada tarjeta gráfica hemos dado prioridad al valor calidad-precio, es decir, no nos hemos limitado a escoger las soluciones más potentes, sino aquellas que ofrecen una mejor relación precio-rendimiento.

Qué tarjeta gráfica necesito para jugar en 1440p: nivel mínimo

Gracias a la encarnizada guerra que han librado NVIDIA y AMD durante los últimos años es posible encontrar tarjetas gráficas potentes y con un precio ajustado que nos permiten jugar en 1440p sin tener que «romper la hucha«. Tenemos muchas opciones que podrían encajar bastante bien en el nivel mínimo, pero sin duda la que ofrece un valor más sólido es la Radeon RX 580 de 8 GB.

Este modelo de XFX está disponible por 169,90 euros, un precio muy bueno teniendo en cuenta todo lo que ofrece. Con la Radeon RX 580 de 8 GB podremos disfrutar de la mayoría de los juegos actuales en 1440p y calidades altas o muy altas manteniendo una fluidez buena. Como hemos dicho en el apartado de consideraciones previas el rendimiento varía mucho en función de cada juego en concreto, pero con este modelo tendremos la seguridad que en ningún momento tendremos que bajar la calidad en exceso para mantener una buena experiencia.

En algunos títulos más exigentes y peor optimizados, como Control y Red Dead Redemption 2, tendremos que ajustar la calidad gráfica en niveles medios-altos, pero disfrutaremos de una buena experiencia en general. Gracias a sus 8 GB de memoria gráfica podremos, demás, configurar sin problemas la calidad de las texturas en niveles máximos en cualquier título actual.

Especificaciones de la RX 580 de 8 GB

  • Núcleo gráfico Polaris 20.
  • 2.304 shaders.
  • GPU a 1.257 MHz-1.386 MHz.
  • 144 unidades de texturizado.
  • 32 unidades de rasterizado.
  • Bus de 256 bits.
  • 8 GB de GDDR5 a 8 GHz efectivos.
  • TDP de 185 vatios. Requiere un conector de 8 pines. Nos nos hará falta una fuente con 27A y 500 vatios.

Alternativa de NVIDIA: lo más cercano es una GTX 1060 de 6 GB, pero su valor calidad-precio es inferior, ya que es más cara y cada vez resulta más difícil de encontrar.

Qué tarjeta gráfica necesito para jugar en 1440p: nivel recomendado

Si tenemos un presupuesto más elevado y queremos jugar en 1440p con garantías incluso en títulos con una optimización pobre o un alto nivel de exigencia la Radeon RX 5700 XT de AMD es sin duda la mejor opción.

Representa un importante salto de rendimiento frente a la Radeon RX 580 de 8 GB, ya que rinde, de media, un 46% más que aquella. Gracias a eso es capaz de mover casi cualquier juego actual en 1440p con calidad máxima y mantener medias estables de 60 FPS, salvo casos muy concretos, como RAGE 2, por ejemplo, donde ronda los 55 FPS, y otros títulos mal optimizados, como Control y Red Dead Redemption 2.

Ahora mismo podemos conseguirla por 349,94 euros, un precio excelente que la convierte en la mejor opción coste-rendimiento de su gama.

Especificaciones de la RX 5700 XT

  • Núcleo gráfico Vega 10.
  • 2.560 shaders.
  • GPU a 1.605 MHz de frecuencia base, 1.755 MHz modo juego y 1.905 MHz en modo turbo.
  • 160 unidades de texturizado.
  • 64 unidades de rasterizado.
  • Bus de 256 bits.
  • 8 GB de GDDR6 a 14 GHz.
  • TDP de 225 vatios. Requiere dos conectores de alimentación, uno de 6 pines y otro de 8 pines, y una fuente de 600 vatios con 34A.

Alternativa de NVIDIA: lo más cercano es la RTX 2060 Super, una tarjeta gráfica que también ofrece un valor bastante bueno, aunque es un poco más cara (desde 369,95 euros) y rinde un entre un 4% y un 8% menos que la RX 5700 XT.

Qué tarjeta gráfica necesito para jugar en 1440p: nivel óptimo

Determinados ajustes gráficos hacen que el rendimiento baje considerablemente, y si a esto unimos la deficiente optimización de algunos títulos nos encontramos con que ni siquiera una Radeon RX 5700 XT es capaz de ofrecer 60 FPS totalmente estables con calidades máximas y resolución 1440p en todos los juegos actuales.

Obvia decir que cuando se produzca la llegada de las consolas de nueva generación, prevista para finales de este mismo año, esta realidad irá a peor. Los juegos serán cada vez más exigentes y necesitaremos una configuración más potente para jugar con garantías.

Si quieres mover todos los juegos actuales en 1440p con calidad máxima y una fluidez absoluta, sin excepciones, y estar preparado para afrontar la transición que marcará la próxima generación de consolas necesitas una RTX 2080 SuperRinde, de media, un 25% más que la RX 5700 XT y a diferencia de aquella sí puede mantener 60 FPS estables en juegos como Red Dead Redemption 2 y Control con calidades máximas. Podemos comprarla desde 689,95 euros.

Especificaciones de la RTX 2080 Super

  • Núcleo gráfico TU104.
  • 3.072 shaders.
  • GPU a 1.650 MHz-1.815 MHz.
  • 192 unidades de texturizado.
  • 64 unidades de rasterizado.
  • 48 núcleos RT.
  • 384 núcleos ténsor.
  • Bus de 256 bits.
  • 8 GB de GDDR6 a 15,5 GHz efectivos.
  • TDP de 250 vatios. Necesitamos un conector de 8 pines y otro de 6 pines, y una fuente de 600 vatios con 35A.

Alternativa de AMD: no existe ninguna alternativa actualmente.

Notas finales: la virtud de los puntos intermedios

Podemos encontrar soluciones gráficas muy distintas con las que jugar en 1440p con presupuestos muy dispares. Cada una ofrece un valor claramente diferenciado y nos permite configurar los ajustes gráficos en un nivel determinado, manteniendo una fluidez que varía en función de las demandas de cada título.

Sé que alguno pensará que es exagerado mencionar una RTX 2080 Super para jugar en 1440p, pero es la única tarjeta gráfica que, al momento de escribir este artículo, puede mover realmente cualquier juego actual en dicha resolución con todos los ajustes al máximo y mantener 60 FPS, y ese es precisamente el objetivo del nivel «óptimo» en el que se encuentra encuadrada.

En muchos casos, cuando pasamos del nivel de calidad gráfica muy alta al nivel «ultra» o máximo se produce una importante caída de rendimiento que pocas veces está debidamente justificada, y lo mismo ocurre en ocasiones al pasar de la configuración alta a muy alta. Con esto quiero decir que pocas veces es realmente necesario configurar un juego en calidad máxima para disfrutarlo de verdad, y que con una mezcla de ajustes altos y muy altos obtendremos un equilibrio mucho mejor en términos de calidad de imagen y rendimiento.

De los tres modelos que hemos indicado la tarjeta gráfica con mejor valor calidad-precio para jugar en 1440p lo tiene, sin duda, la Radeon RX 5700 XT, así que debería ser vuestra opción principal, salvo que tengáis un presupuesto muy limitado.

La entrada Qué tarjeta gráfica debo elegir para jugar en 1440p: nivel mínimo, recomendado y óptimo es original de MuyComputer