¿Realmente es tan difícil cambiar de Windows a Linux?

¿Cambiar de Windows a Linux es realmente tan difícil? Linux es la gran alternativa a Windows en el escritorio informático teniendo en cuenta que el salto a macOS obliga a comprar un Mac y pasar a un ecosistema de Apple que los amantes del software libre entienden que es «más de lo mismo» que el de Microsoft: software propietario y una plataforma cerrada.

Cada vez que hay un gran movimiento en Windows, como fue la finalización del soporte técnico de Windows 7, Linux se propone como alternativa de uso entendiendo como es el caso que no todos los 400 millones de equipos con Windows 7 actualizarían a Windows 10 y al menos una parte de ellos probarían otras cosas. de hecho, buena parte de los usuarios de Linux llegaron en un momento desde Windows.

No parece ser el caso. Llegan las estadísticas de cuota de mercado de marzo de Netmarketshare y nada cambia. Windows tiene una cuota de mercado global del 89,21%, lo que significa que casi 9 de cada 10 PCs usan los sistemas operativos de Microsoft, la mayoría Windows 10 (57,34%), pero otra parte muy importante Windows 7 (26,23%) y 8.1. Teniendo en cuenta que macOS mantiene una cuota de usuarios fiel (entre el 6-8% de cuota) a través de la compra de Mac y que las instalaciones de los pocos entusiastas que nos atrevemos con Hackintosh son mínimas, a Linux no le queda apenas espacio para avanzar, el último mes solo un 1,36%.

cambiar de Windows a Linux

¿Es tan difícil cambiar de Windows a Linux?

Los que usamos indistintamente ambas plataformas, conocemos que hay desarrollos Linux ideales para reemplazar Windows 7 en máquinas más antiguas y que la instalación de una distribución Linux hoy es más sencilla que nunca, no podemos entender que en el escritorio tenga una cuota tan baja y que no sea capaz de replicar su amplísima cuota en otros segmentos de mercado en los ordenadores personales.

Y es un gran problema aunque a los más puristas no parezca preocuparles. Una cuota de mercado tan reducida tiene incidencia directa en un peor soporte de hardware y en un menor número de equipos nuevos desde los OEM. También reduce el interés de los grandes proveedores de aplicaciones y de los grandes estudios de juegos. Es la pescadilla que se muerde la cola y conduce a la falta de alternativas.

Un hilo de discusión en reddit donde los usuarios debaten sobre el proceso de migración a Linux o el regreso a Windows en su caso (aún aceptando sus inconvenientes) cuando el proceso no sale según lo previsto, se ha viralizado y nos pone sobre la pista de unos motivos que son bien conocidos. Algunos de ellos los comentaban ayer en nuestro sitio hermano muylinux cuando se hacían eco de las declaraciones de un conocido desarrollador de Canonical y Ubuntu: «No necesitamos más distribuciones Linux. Deja de hacer distribuciones y crea aplicaciones»

Otros muchos comentarios de reddit van por el segmento de juegos, por el soporte de hardware o por el mismo funcionamiento del sistema. Algunos son problemas crónicos, pero otros podrían solucionarlos los mismos usuarios a poco que entiendan que Linux es un sistema distinto que no ofrece una experiencia directa de extremo a extremo y aunque su uso es más sencillo que nunca necesita algo de tiempo. Como todo software.

Tenemos mucho publicado para empezar. Lo último: De Windows 7 a Ubuntu Linux con guía oficial de Canonical. En este escenario, pasar de Windows 7 a Ubuntu (u otra distribución GNU/Linux) es la mejor alternativa para salir de Windows sin tener que gastar ni un euro en una nueva máquina. Hay que destacar que los requisitos de hardware (tanto los mínimos como los reales de uso) de Windows son muy similares a los que necesita un desarrollo como Ubuntu y hoy Linux, ofrece un soporte hardware amplio al menos para los componentes principales de la máquina.

Si quieres probar, paciencia, ganas de aprender otras cosas más allá de Windows y ¡al toro!

La entrada ¿Realmente es tan difícil cambiar de Windows a Linux? es original de MuyComputer