Los procesadores Intel Comet Lake-S no ganarán ningún premio de eficiencia energética

El consumo real de los procesadores Intel Comet Lake-S será bastante superior al TDP establecido por la compañía, si se confirman las primeras pruebas que llegan de especialistas chinos que -supuestamente- han probado ya los chips.

Comet Lake-S completará el catálogo de CPUs de Intel para 2020. Como sabes, se trata de una plataforma para ordenadores de sobremesa fabricados en 14 nm++. Un proceso tecnológico de fabricación que Intel ha llevado a límites inesperados para superar las cuestiones de producción que ha supuesto el salto a los 10 nm y que, todavía, seis años después de su primer anuncio no ha superado por completo.

Quizá de ahí derive la problemática que tratamos en este artículo donde un especialista chino ha probado uno de los modelos de la nueva plataforma, el Core i9-10900F, un modelo con 10 núcleos y 20 hilos de procesamiento nativo que destaca por no incluir gráfica integrada.

procesadores Intel Comet Lake-S

Aunque no es el tope de gama de la plataforma, las pruebas preliminares indican un consumo de hasta 224 vatios para exprimirlo al máximo y subir su frecuencia hasta los 5,3 GHz prometidos por Intel. Para lograr esa velocidad de reloj, una de las novedades de esta plataforma es el uso de la tecnología Intel Thermal Velocity Boost (TVB), una característica exclusiva de los modelos Core i9. TVB solo se activará en cargas de trabajo cortas y explosivas, y solo cuando la temperatura y la capacidad de energía lo permitan. 

En este tipo de máquinas de sobremesa, donde se busca el rendimiento por encima de otras características, el consumo no es un aspecto tan crítico como en portátiles y de hecho Intel tiene modelos extraordinarios en este apartado como los Ice Lake, pero queda claro que la eficiencia energética no será un punto fuerte de los procesadores Intel Comet Lake-S y la compañía no podrá reducirlo hasta el lanzamiento de los modelos de 10 nanómetros para sobremesas.

Con ese consumo brutal (en las pruebas PL1 de 170 W y PL2 establecido en 224 W) la plataforma exigirá fuentes de alimentación de gran potencia y eficiencia y soluciones de refrigeración de alto nivel, seguramente refrigeración líquida y modelos con radiadores de al menos 240 mm x 120 mm. AMD, por ejemplo recomienda AIOs de 280 mm x 140 mm para el Ryzen 3950X de 16 núcleos.

Procesadores Intel Comet Lake-S, precios

Junto a la información de consumo nos llega otra relativa a precios (siempre oficiosas) desde el minorista canadiense DirectDial, listando tres modelos de esta plataforma:

  • Core i9-10900 (10 núcleos / 20 hilos, 2.8 GHz a 5.2 GHz): 486 dólares
  • Core i7-10700K (8 núcleos / 16 hilos, 3.8 GHz a 5.1 GHz): 419 dólares
  • Core i7-10700 (8 núcleos / 16 hilos, 2.9 GHz a 4.8 GHz): 362 dólares

El listado revela una caída del precio por núcleo respecto a la actual plataforma Coffee Lake, si bien el usuario deberá sumar el coste del sistema de refrigeración (recomendable sistemas de refrigeración líquida), de la nueva placa base que exigen estos procesadores y seguramente la actualización de una fuente de alimentación a su altura, porque el consumo real de la CPU será muy superior al TDP establecido, además de contar con el alto consumo de la GPU y otros componentes de nivel premium que completen este tipo de máquinas.

Esperamos el lanzamiento de los procesadores Intel Comet Lake-S a finales de este mes.

La entrada Los procesadores Intel Comet Lake-S no ganarán ningún premio de eficiencia energética es original de MuyComputer