¿Aguantará Netflix el empuje de la competencia?

Netflix sigue siendo la plataforma más popular de vídeo a la carta por streaming (llámalo VOD, llámalo OTT… llámalo como quieras), pero aun cuando sigue creciendo y atrayendo a nuevos suscriptores, está viendo reducido su pedazo del pastel a causa de la competencia, aparición de nuevos servicios y de la mejora de los que ya estaban presentes. ¿Aguantará Netflix la presión? ¿Por cuánto tiempo?

La cuestión de fondo es que la oferta se está disparando a límites insospechados y el bolsillo no da para tanto. Haber llegado el primero y haber apostado con decisión por los contenidos originales ha aupado y mantiene a Netflix como punta de lanza del sector, sin embargo, todas las grandes están haciendo lo mismo y con mayor tino: no producen tanto, lo cual significa que tampoco gastan tanto, pero precisamente por eso afinan más.

Con un poco de sorna, a Netflix se la suela llamar ‘la fábrica de churros’, y es que la diversificación no sirve de excusa cuando el grueso de lo que produces es como poco mediocre. Por supuesto, Netflix también saca muy buen material, pero cuando haces repaso a lo mejor del año, te das cuenta de que a lo sumo ha colocado dos o tres películas y otras tantas series entre lo más destacado… y que la competencia ha hecho lo propio, con la excepción por el momento de las películas.

Este es un problema doble para Netflix: primero, porque el consumidor medio, el que se guía por los pelotazos mediáticos, querrá ver The WitcherStranger ThingsLa casa de papel y unas cuantas más, pero también querrá ver ChernobylWestworldThe BoysThe Mandalorian… Y, de nuevo, el bolsillo no da para tanto, a menos que uno esté saltando de un servicio a otro cual abeja de flor en flor.

En otras palabras, sobran contenidos y aunque uno puede acabar viendo cosas más suigéneris, los hits son los que arrastran usuarios de un servicio a otro y estos se dan en todas las plataformas. Luego la estrategia de Netflix de producir contenidos a montones, muchos de los cuales pueden terminar -si no lo hacen ya- siendo irrelevantes hasta para el público objetivo al que van dirigidos porque el tiempo es finito y hay que elegir, juega en contra de sus intereses.

Ergo, Netflix se gasta un dineral en producir toneladas de contenidos que en su mayor parte pasan sin pena ni gloria, la gente se apunta y desapunta según se estrene aquí o allá tal o cual cosa, el crecimiento de la compañía se estanca, los ingresos no dan para cubrir las inversiones… No digo que esto esté sucediendo, sino que puede suceder, y una pequeña muestra de ello son las últimas subidas del precio de suscripción, el más caro entre los grandes servicios de vídeo bajo demanda.

Así que el primer problema es la competencia y el segundo la necesidad de Netflix por seguir creciendo, y la competencia no se lo va a poner fácil: así a bote pronto, Amazon Prime Video prepara la serie de El Señor de los Anillos, HBO una de The Last of Us, Disney+ varias de Star Wars y superhéroes de Marvel… Va a ser muy difícil que las masas se resistan a este tipo de lanzamientos, y más difícil todavía que mantengan sus suscripciones de manera constante en todas estas plataformas.

Por no mencionar un hecho significativo: Netflix juega en solitario. La competencia no: Disney es el gigante del entretenimiento; HBO es propiedad de WarnerMedia, que a su vez es propiedad de AT&T, la compañía de telecomunicaciones más grande del mundo; Amazon Prime Video es un servicio con el que hacer más atractiva la suscripción a Amazon Prime, pero por importante que sea el portal minorista, la compañía tiene su gran negocio en los servicios de Internet para empresas y profesionales. No digamos ya Apple.

Visto lo visto, cabe repetir, ¿aguantará Netflix lo que viene? ¿Por cuánto tiempo? ¿Terminará absorbida por algún gigante?

La entrada ¿Aguantará Netflix el empuje de la competencia? es original de MuyComputer