Zen 3 no logra superar la barrera de los 4,6 GHz, ¿es un problema?

AMD presentará a finales de este año la arquitectura Zen 3, una importante vuelta de tuerca sobre las bases de la arquitectura Zen 2 que traerá mejoras profundas a nivel de caché, instrucciones y comunicación entre unidades CCD (chiplets) para conseguir una mejora del IPC de hasta el 20%, al menos en teoría, ya que todavía no hay nada confirmado.

Junto a las mejoras en términos de IPC se comenta que AMD mantendrá un buen nivel de eficiencia con Zen 3, y que no aumentará el máximo de núcleos e hilos de la generación actual por tres grandes razones:

  • No tiene competencia: Intel no tiene procesadores de más de 10 núcleos y 20 hilos en el mercado de consumo general de alto rendimiento, y esto no va a cambiar ni a corto ni a medio plazo, así que AMD puede seguir liderando con configuraciones de 16 núcleos y 32 hilos. El Ryzen 9 3950X viene, de hecho, con esa configuración.
  • No es necesario: ahora mismo la mayoría de los juegos no logran aprovechar ni siquiera de forma realmente óptima procesadores de seis núcleos y doce hilos. Con la llegada de PS5 y Xbox Series X veremos, en el mejor de los casos, un aprovechamiento óptimo de los procesadores de ocho núcleos y dieciséis hilos. No tiene sentido lanzar procesadores de más de 16 núcleos y 32 hilos en el mercado de consumo general.
  • Podría ser problemático: AMD va a mantener el proceso de 7 nm y va a introducir mejoras importantes en el IPC. Combinar todos estos cambios con un aumento del número de núcleos añade una complejidad innecesaria que podría tener un impacto negativo en la estrategia de la compañía.

Si se confirma el incremento del IPC en un 20% frente a Zen 2 está claro que AMD se alcanzará con la corona del rendimiento tanto en monohilo como en multihilo, y que Intel tendrá las cosas muy difíciles, ya que no tendrá listo el salto al proceso de 10 nm para finales de año, y tendrá que cubrir el hueco con Rocket Lake-S, una adaptación de los núcleos Willow Cove de Tiger Lake (10 nm++) al proceso de 14 nm+++.

Zen 3 y las frecuencias de trabajo: ¿el eterno problema de la arquitectura MCM?

Una reciente filtración que ha publicado VideoCardz recoge referencias a varios prototipos Ryzen 4000 basados en Zen 3. Todas esas referencias apuntan a procesadores con 8 núcleos y 16 hilos y 16 núcleos y 32 hilos, pero lo más interesante son las frecuencias de trabajo, ya que nos encontramos con valores casi idénticos a los que hemos visto en Zen 2

La arquitectura MCM (módulo multichip) tiene importantes ventajas, sobre todo en términos de escalabilidad de núcleos y de costes, pero también tiene sus contrapartidas, y una de ellas es que no puede alcanzar la misma frecuencia de trabajo que los diseños de núcleo monolítico. Los procesadores Zen 2 logran medias de 4,3 GHz con todos los núcleos activos sin problemas de estabilidad, mientras que Intel ha logrado superar los 5,2 GHz.

Se comentaba que Zen 3 iba a mejorar esta situación, y que los nuevos Ryzen 4000 vendrán con un aumento de entre 100 MHz y 300 MHz en sus frecuencias máximas, pero esta filtración apunta en la dirección contraria y sugiere un estancamiento. Esto no debería ser un problema, ya que si se confirma esa mejora del IPC del 20% Zen 3 debería acabar superando sin problemas a Intel en rendimiento monohilo, incluso con una diferencia de frecuencias tan marcada como la que indicamos en el párrafo anterior.

Debemos tener en cuenta, además, que hablamos de muestras de ingeniería, así que cabe la posibilidad de que los diseños finales logren esos incrementos de frecuencia.

Dado que la presentación de la arquitectura Zen 3 tendrá lugar en septiembre de este año es probable que tengamos que esperar hasta noviembre o diciembre para ver las claves de los nuevos Ryzen 4000 basados en dicha arquitectura, y que su lanzamiento definitivo se postergue a principios de 2021.

La entrada Zen 3 no logra superar la barrera de los 4,6 GHz, ¿es un problema? es original de MuyComputer