Xbox Series S no ha sido descartada, superará a Xbox One X y será más barata

Xbox Series S se mantiene como uno de los proyectos más interesantes de Microsoft. Durante las últimas semanas hemos tenido la oportunidad de ver un diseño conceptual de dicha consola, y también pudimos ver un resumen con sus especificaciones y su posible precio de venta, que rondará, en teoría, los 300 dólares.

Desde entonces el silencio ha vuelto, no hemos vuelto a escuchar nada sobre Xbox Series S hasta ahora. Jez Corden, de Windows Central, ha querido poner fin a los rumores que hablan de una supuesta cancelación de Xbox Series S, y lo ha hecho de una forma bastante contundente, ya que asegura que ha tenido la oportunidad de hablar con varios desarrolladores que están adaptando sus nuevos títulos al hardware de dicha consola.

Es evidente que esto no equivale a una confirmación oficial, pero si lo unimos a las informaciones que habíamos ido viendo tiene mucho sentido, sobre todo porque permitiría a Microsoft desviar la atención del usuario sobre Xbox One X y centrarla en Xbox Series S. También colocaría al gigante de Redmond en una posición más competitiva en la carrera de la nueva generación.

Xbox Series S: menos TFLOPs que Xbox One X, pero claramente superior

Sé que este título puede sorprender a más de uno, y es normal. Muchos medios se empeñan en hacernos creer que los TFLOPs son un valor clave cuando hablamos de consolas y de rendimiento en juegos, pero no es cierto. Es el mito de los TFLOPs, una cuestión que ya hemos resuelto en ocasiones anteriores, pero que por desgracia todavía sigue «causando estragos».

Las filtraciones más recientes que hemos tenido la oportunidad de ver colocan a Xbox Series S con la siguiente configuración de hardware:

  • Procesador Zen 2 de ocho núcleos con una frecuencia de entre 2,4 GHz y 3 GHz.
  • 12 GB de GDDR6 unificada.
  • GPU Radeon RDNA de segunda generación con soporte de trazado de rayos (4 TFLOPs de potencia).
  • SSD PCIE NVME sin concretar, probablemente sea similar o idéntico al de Xbox Series X, pero con menos capacidad para reducir costes.

Por contra, Xbox One X tiene una CPU Jaguar de bajo consumo con ocho núcleos a 2,3 GHz, 12 GB de GDDR5, un HDD de 1 TB y una GPU basada en la arquitectura GCN 2.0 con una potencia de 6 TFLOPs que equivale, más o menos, a una RX 580.

A pesar de la diferencia que vemos en términos de TFLOPs está claro que Xbox Series S es superior a Xbox One X. Su CPU, basada en la arquitectura Zen 2, está a años luz del Jaguar de Xbox One X, su memoria GDDR6 ofrecerá un mayor ancho de banda, el SSD reducirá los tiempos de carga y eliminará las limitaciones que impone el HDD, y su GPU de última generación ofrecerá un mayor rendimiento en juegos y será compatible con las últimas tecnologías del sector.

Si se confirma el precio de 300 dólares-euros y Xbox Series S es capaz de mover juegos de nueva generación en 1440p de forma aceptable puede que se acabe convirtiendo en todo un éxito de ventas.

Todavía no tenemos una fecha exacta de lanzamiento, pero se comenta que su llegada coincidirá con la de Xbox Series X, lo que la sitúa a finales de este mismo año.

La entrada Xbox Series S no ha sido descartada, superará a Xbox One X y será más barata es original de MuyComputer