SSD Kingston KC2500, buscando el máximo rendimiento en PCIe 3.0

SSD Kingston KC2500 es la última unidad de estado sólido comercializada por la empresa californiana especializada en soluciones de almacenamiento. Y es un modelo destacado, ya que se trata de la unidad de consumo más rápida de su catálogo.

Que te vamos a decir ya que no sepas del SSD. Convertido en el estándar absoluto del almacenamiento cliente por sus ventajas en rendimiento, consumo o ruido emitido, han acabado con los discos duros en el mercado de equipos nuevos OEM y es una de las adquisiciones más rentables que en actualización/mantenimiento de PCs puede realizar un usuario que quiera mejorar el rendimiento y alargar la vida útil de su equipo.

SSD Kingston KC2500 llega al mercado como actualización mejorada de la KC2000, y al igual que ésta, con el objetivo de ofrecer alto rendimiento a buen precio y posibilidad de montaje en cualquier tipo de máquina, desde un portátil básico a una estación de trabajo profesional. El fabricante nos ha cedido una unidad de prueba y -como esperábamos- logra una gran puntuación en nuestro análisis.

Especificaciones SSD Kingston KC2500

Aunque Kingston mantiene un buen catálogo de soluciones SATA, tanto para el mercado empresarial como el de consumo como la reciente SSD KC600, no hay duda que la apuesta de futuro para equipos que lo soporten pasa por las unidades conectadas a PCI-Express. Una interfaz más moderna que más pronto que tarde se convertirá en el bús único del PC y que ofrece ventajas notables y no solo en rendimiento, con un formato M.2 que ofrece menor tamaño y peso frente a las unidades SATA y flexibilidad de uso en equipos que cuenten con soporte para este factor de forma.

SSD Kingston KC2500

La serie se comercializa en capacidades de almacenamiento de 250 y 500 GB, 1 y 2 TB, para ofrecer una de las M.2 NVMe PCIe Gen 3 x4 más avanzadas del segmento. La unidad probada es la de 1 TB y cuenta con las siguientes características principales:

  • Modelo: Kingston KC2500 NVMe PCIe – SKC2500M8/1000G
  • Capacidad de almacenamiento: 1 Tbyte
  • Factor de forma: M.2 2280
  • Interfaz: NVMe – PCIe Gen 3.0 x4
  • Memorias:  TLC 3D de 96 capas
  • Controlador: SMI 2262EN
  • Lectura /Escritura Secuencial : 3.500 / 2.900 Mbytes por segundo
  • Lectura /Escritura Aleatoria 4K: 375.000 / 300.000 IOPS
  • Consumo: 0,003 vatios en reposo / 0,2 W promedio / 2,1 W máximo en lectura / 7 W máximo en escritura
  • Temperaturas de servicio: 0 a 70 grados centígrados
  • Vibraciones en servicio: 2,17 G máxima
  • Dimensiones: 80 x 22 x 3,5 mm – 10 gramos de peso
  • Vida útil: 2 millones de horas de tiempo entre fallos (MTBF) mínimo
  • Bytes escritos: 600 TBW
  • Garantía: 5 años de garantía limitada con asistencia técnica gratuita

Como en todas las unidades de Kingston, tenemos que destacar el cifrado por hardware incorporado con protección integral de los datos con XTS-AES de 256 bits y compatibilidad con soluciones de gestión de seguridad TCG Opal 2.0, como Symantec, McAfee, WinMagic y otros. También incluye la especificación Microsoft eDrive para uso con el cifrado de unidad BitLocker de Windows 10. No es frecuente este soporte de seguridad avanzado en unidades de consumo y será un interesante añadido si instalamos la unidad en máquinas profesionales.

SSD Kingston KC2500

Equipo de prueba

La unidad puede instalarse en cualquier ordenador personal que cuente con un puerto M.2 y soporte para NVMe. Todos los ordenadores personales de los últimos 2-3 años con slot M.2 a PCIe soportan NVMe, una especificación creada desde cero para estas unidades y que reemplaza a la antigua AHCI. Muchas placas base anteriores también son compatibles tras una actualización de la BIOS / UEFI.

En nuestro caso y comprobando la alta capacidad y rendimiento de la unidad, la hemos probado en un PC de sobremesa con las siguientes especificaciones principales:

  • Placa base ASUS Z170 Pro Gaming
  • Procesador Intel Core i7-6600K
  • 32 Gbytes de memoria DDR4-2666
  • Gráfica NVIDIA RTX 2080 Super
  • Almacenamiento secundario: SSD SATA

Por supuesto, esta SSD también se puede instalar en un ordenador portátil que tenga un puerto M.2 PCIe disponible. Si te interesa, puedes revisar la instalación en portátiles que hemos ido realizando con otras unidades como en el análisis de la SSD A2000 del mismo fabricante. No te preocupe si tu equipo tiene menos o más nivel. Lo bueno de las unidades de estado sólido (y más estas PCIe) es que ofrecen ventajas inmediatas con cualquier tipo de hardware y en el caso de PCs más antiguos, permiten devolverles “una nueva vida” si hablamos de rendimiento frente a los discos duros.

Instalación SSD Kingston KC2500

Antes de empezar y como paso previo al montaje, debemos salvaguardar todos los archivos y datos personales que nos interese y que estén presentes en la unidad de almacenamiento que vamos a reemplazar. Kingston facilita la tarea de backup ofreciendo una copia de Acronis True Image OEM, un paquete de software integrado que permite realizar una copia de seguridad de una unidad de disco entera o de particiones seleccionadas, clonar el sistema operativo, restaurar a partir de datos previamente incluidos en una copia de seguridad y crear un soporte de arranque desde unidades USB o discos CD/DVD.

SSD Kingston KC2500

Una vez tengamos a salvo nuestros datos, apagamos el equipo, desconectamos cable de energía y periféricos y abrimos el PC de sobremesa. La localización del slot M.2 varía en cada placa base, pero no tendrás ningún problema en encontrarla revisando el manual de la misma si lo necesitas.

Una vez localizada, su instalación es mucho más sencilla que un disco duro o SSD SATA porque no necesita conectar ni cable de energía ni de datos. Aflojamos el tornillo de protección, conectamos la unidad y lo volvemos a apretar.

SSD Kingston KC2500

Las unidades de almacenamiento anteriores que tuvieras instaladas puedes retirarlas o aprovecharlas junto a la nueva SSD si necesitas mayopr capacidad. Las nuevas placas base para Intel y AMD de un cierto nivel, incluyen dos slots M.2 disponibles, lo que permite el montaje de dos de estas unidades y funcionamiento en RAID para mejorar aún más el rendimiento o la seguridad de datos.

Nuestra placa solo tiene un puerto M.2 disponible y es el que utilizamos. Conectores SATA sí tiene un montón de ellas y ahí puedes montar tantas unidades como quieras para aumentar la capacidad de almacenamiento, sean unidades de estado sólido o discos duros. En este escenario hay que tener en cuenta que cuando accedas a ellas no lo harás a la velocidad máxima que permite esta SSD Kingston KC2500.

Una vez instalada la unidad, conectamos la alimentación y periféricos y arrancamos el equipo. Reiniciamos en la BIOS/UEFI para asegurarnos que la placa base ha reconocido correctamente la nueva SSD. También para situarla como la primera unidad para arrancar en el caso que tengamos otras instaladas. En nuestro caso cero problemas, como verás en la captura.

Rendimiento en Windows 10 y Ubuntu 20

Hemos probado esta SSD Kingston KC2500 sobre Windows y Linux. Por un lado en la RTM de Windows 10 May 2020 Update y por otro con la última versión estable Ubuntu 20.04 LTS. Hemos instalado ambos sistemas desde cero como siempre que probamos nuevo hardware y hemos aplicado las últimas actualizaciones disponibles a los sistemas, aplicaciones o controladores. La instalación de cualquier sistema operativo es todo un lujo en este tipo de unidades y permite completarlo en apenas unos minutos.

Windows 10

Tras instalar Windows 10 (última versión 1903) lo primero que instalamos es el Kingston SSD Manager, una aplicación del fabricante que nos permite configurar la unidad para un rendimiento óptimo, monitorizar el uso de la partición/disco, acceder al borrado seguro, al cifrado de datos si está activado o a la actualización del firmware. La herramienta también nos ofrece una amplia información con parámetros sobre el estado de la unidad, bloques o temperaturas. Herramienta muy sencilla de usar.

Comprobamos que está activado el comando TRIM encargado de mantener la velocidad de la SSD durante toda su vida útil. Confirmamos que está activado por defecto con la utilidad TRIMCheck o utilizando la terminal de Windows con el comando fsutil behavior query DisableDeleteNotify.

El primer test que ejecutamos es el popular CrystalDiskMark. El rendimiento en transferencia de datos secuenciales es soberbio tal y como fijan las especificaciones oficiales de la unidad y reflejan un importante aumento en modo de escritura respecto al modelo que reemplazará, la KC2000:

AS SSD Benchmark nos permite comprobar también lecturas/escrituras aleatorias IOPS medias. Muy buen nivel y como en todos los test, superiores a lo obtenido en la KC2000, a lo que puedes obtener de una SSD SATA y no digamos de un disco duro.

Lo mismo podemos decir de otro de los test más utilizados, el ATTO Disk Benchmark, que nos ofrece información de rendimiento según el tamaño de los paquetes. Como vemos, de 128KB para arriba supera con suficiencia los 3 GB/s en lectura, mientras que en escritura se acerca al valor oficial proporcionado por el fabricante.

Ejecutamos también el Anvil Storage. Aunque vemos la variación habitual según el tamaño de los archivos, el rendimiento es muy bueno teniendo en cuenta que se trata de uno de los test más exigentes con este tipo de unidades.

Ubuntu 20.04

La instalación de una distribución GNU/Linux como la última versión de Ubuntu se completa de manera rapidísima (6-7 minutos) utilizando un pendrive USB 3.0 como instalador y sin ningún tipo de contratiempo. La aplicación de discos reconoce perfectamente la unidad de Kingston y las particiones, en este caso dos principales para instalar Windows y Linux en la misma unidad y con arranque dual.

En cuanto al rendimiento, la misma herramienta nos permite realizar pruebas smart donde vemos que en modo lectura su velocidad en transferencia de datos supera la barrera de los 3.000 Mbytes por segundo.

No hemos entrado en pruebas más detalladas porque únicamente queríamos comprobar que esta unidad ofrece sobre Linux los mismos beneficios que en otros sistemas como Windows en un reemplazo del disco duro o de una SSD SATA. Ubuntu soporta perfectamente el protocolo NVME y con ello unidades avanzadas PCIe como esta. La instalación, inicio del sistema, apertura de aplicaciones, reinicios desde modo de suspensión o transferencia de datos es rapidísima, obteniendo los beneficios típicos de una SSD de alto nivel al igual que sucede en Windows.

Disponibilidad y precio SSD Kingston KC2500

Resumiendo. Unidad sobresaliente para todos los públicos y usos, desde usuarios de consumo para instalar en PCs de sobremesas y portátiles, como para usos en estaciones de trabajo. Sus beneficios en reemplazo de discos duros o de SSDs conectados a SATA son significativos en todos los campos de uso gracias al uso de la interfaz NVMe PCIe y las mejoras en rendimiento frente a la Kingston KC2000 a la que reemplazará son notorios, si bien el bus PCIe 3.0 está casi totalmente explotado en modos de lectura y para el próximo nivel habrá que saltar a la interfaz PCIe 4.0.

Producto Recomendado MC

La SSD Kingston KC2500 ya está disponible en el canal internacional. En España, las ha comenzado a distribuir minoristas como  PcComponentes con las siguientes capacidades de almacenamiento y precios:

  • 250 GB: 78 euros.
  • 500 GB: 140 euros.
  • 1 TB: 256 euros.
  • La unidad de 2 Tbytes se comercializará posteriormente.

Comentar que los precios son ligeramente más elevados (aproximadamente un 10%) que los de la KC2000 en su lanzamiento hace un año. Es producto del aumento de costes de las memorias NAND flash que hemos visto reflejada en nuestra última guía de SSD. En todo caso, los precios de la unidad siguen siendo contenidos teniendo en cuenta su rendimiento, las características de valor añadidas, las fiables memorias de Toshiba y los cinco años de garantía que ofrece un fabricante que construye muy bien este tipo de unidades de almacenamiento.

Valoración final


9.2
NOTA

NOS GUSTA

Gran rendimiento, al límite de PCI 3.0
Instalación sencilla en cualquier máquina
Precio contenido para una SSD NVMe
Soporte, garantía y valor añadido

A MEJORAR

El próximo salto tiene que llegar de PCI 4.0

RESUMEN

SSD Kingston KC2500 mejora el rendimiento de la versión anterior especialmente en escrituras, acercándose al límite que permite la interfaz PCIe 3.0. Su formato M.2 permite instalaciones en todo tipo de equipos, sobremesas y portátiles de consumo o estaciones de trabajo profesionales. Ofrece componentes de valor añadido como el soporte de cifrado por hardware y una licencia de Acronis True Image. Tiene una garantía de 5 años y un precio contenido para una NVMe de alto nivel.

Características9

Rendimiento9.5

Instalación9.5

Precio / Gigabyte9

Garantía y soporte9

La entrada SSD Kingston KC2500, buscando el máximo rendimiento en PCIe 3.0 es original de MuyComputer