Los juegos de PS5 no tendrán que ser compatibles con PS4, Sony quiere acelerar la transición a su nueva consola

Sony ha confirmado de forma clara que no será obligatorio que los juegos de PS5 sean compatibles con PS4, una noticia que ha sentado como un jarro de agua fría a los usuarios de la generación actual de consolas de la compañía nipona, formada, como sabemos, por PS4 y PS4 Pro.

La postura de la compañía nipona es muy curiosa, no beneficia en nada al usuario, pero en el fondo podemos llegar a entenderla. Ha sido el propio Jim Ryan, CEO de Sony Interactive Entertainment, el que ha concretado el tema del soporte de los juegos de PS5 y PS4 en ambas generaciones.

En primer lugar debemos tener claro que todos los nuevos juegos desarrollados para PS4 deben ser compatibles con PS5. Esto quiere decir que un estudio que esté trabajando en un juego que todavía no ha sido lanzado para PS4 debe adaptarlo para que funcione también, por defecto, en PS5. ¿Qué nos dice esto? Pues muy sencillo, que juegazos como The Last of Us Part II funcionarán en la nueva consola de Sony.

Sin embargo, esa obligatoriedad no aplica a los juegos de PS5, es decir, estos no tendrán que ser compatibles necesariamente con PS4. Aquí es donde debemos matizar dos cosas muy importantes. La primera es que esto no quiere decir que Sony quiera abandonar a los más de 100 millones de usuarios de PS4-PS4 Pro, seguirán dando soporte a ambas consolas y recibirán nuevos juegos.

Por otro lado hay que dejar claro que serán los desarrolladores los que tendrán la última palabra a la hora de hacer que los juegos de PS5 funcionen, o no, en PS4. Teniendo en cuenta la enorme base de usuarios que tiene dicha consola lo más probable es que la opción mayoritaria sea un sí a la compatibilidad con PS4.

Los juegos de PS5 deben aprovechar el potencial de la consola

Esa es la razón principal que ha dado Jim Ryan a la hora de razonar sus palabras. El ejecutivo dijo que cree en la diferenciación generacional de consolas (¿y PS4 Pro?), y que si una compañía se toma la molestia de lanzar una nueva generación los desarrolladores deben crear juegos que aprovechen sus nuevas características, ya que es la única manera de demostrar las diferencias que marca esa nueva generación frente a la generación anterior.

La idea es bastante clara, y no como dijimos se entiende perfectamente, de hecho la hemos comentado en artículos anteriores. Ryan quiere que los desarrolladores se centren en los juegos de PS5 desde el primer día para que los usuarios tengan claro su potencial desde el principio. Esto permitiría acelerar la transición a la nueva generación, al menos en teoría, pero afectaría negativamente a los que compraron hace poco una PS4 o una PS4 Pro.

Microsoft ha adoptado una postura distinta. El gigante de Redmond ha confirmado que todos los juegos de sus principales estudios serán compatibles con Xbox One y Xbox Series X durante un periodo de dos años, lo que significa que la generación actual tiene todavía por delante un ciclo de vida de, al menos, un par de años. Tened en cuenta que esto no aplica a terceros, de hecho ya sabemos que SCORN no llegará a Xbox One.

Me da la sensación de que Sony no está terminando de encontrar el camino correcto con esta nueva generación, de hecho está cometiendo algunos errores que me recuerdan a la etapa previa al lanzamiento de Xbox One, una consola que ha sido un «fracaso», y que terminará ciclo como la gran perdedora de la generación actual. Por contra, Microsoft está haciendo un trabajo excelente con Xbox Series X, tanto en términos de hardware como de soporte y de compatibilidad.

Os recuerdo que la compañía japonesa celebrará un evento el próximo día 4 de junio (esperábamos un evento el 3 de junio), donde presentará novedades centradas en PS5. ¿Conoceremos por fin el diseño final de la consola? Pronto lo sabremos.

La entrada Los juegos de PS5 no tendrán que ser compatibles con PS4, Sony quiere acelerar la transición a su nueva consola es original de MuyComputer