El nuevo Tesla Model S es el primer eléctrico en superar los 645 kilómetros de autonomía

Más allá de su gran apuesta por la carrera espacial, Elon Musk sigue revolucionando todos los mercados que toca. Y es que su compañía de automóviles acaba de anunciar la llegada de su nueva reversión del Tesla Model S 2020, que bajo la nueva certificación EPA recibida, se ha convertido en el primer coche eléctrico en superar la barrera de las 645 kilómetros de autonomía en una sola carga.

Este hito se logra a través de varios cambios tanto en el desarrollo de hardware central y la arquitectura de sistemas, como en el propio diseño y modelo de producción, los cuales han estado presentes en la cadena de producción desde principios de este año:

Así pues estos nuevos Tesla Model S contarán con algunos añadidos de diseño directamente derivados de los Model 3 y Model Y, desbloqueando nuevas áreas de reducción de masa a la vez que se mantienen la sensación y el rendimiento premium. Para ello, se ha optado por una reducción de peso adicional a través de la estandarización de la fabricación interna de los asientos, y el uso de materiales más livianos en los paquetes de la batería.

Por otra parte, este aumento de autonomía también viene derivado de la mejora aerodinámica de las llantas de 8,5 pulgadas, que reducen la resistencia aerodinámica en comparación con las ruedas anteriores del modelo S de largo alcance, combinan con un nuevo neumático personalizado diseñado específicamente para reducir la resistencia a la rodadura, agregan una mejora del 2% a rango general.

En cuanto a su unidad de transmisión trasera, los nuevos Tesla Model S han reemplazado la bomba de aceite mecánica por una bomba de aceite eléctrica, con la que se optimiza la lubricación independientemente de la velocidad del vehículo, reduciendo así la fricción. Además, también se ha recurrido a mejoras adicionales a la caja de cambios en sus motores de reluctancia síncrona de imán permanente delantero, compartidos con el Modelo 3 y el Modelo Y, que han resultado en un aumento adicional del 2% más de alcance durante la conducción en carretera.

Por último, también se han realizado cambios en el sistema HOLD, que ahora combina el frenado regenerativo del motor con frenos físicos para detener el vehículo de manera más suave cuando el conductor suelte el pedal del acelerador. Así, el frenado regenerativo reduce su velocidad de actuación ofreciendo una velocidad de desaceleración más bajas, y enviando más energía al paquete de baterías al mismo tiempo que permite una experiencia de conducción más fluida.

Si bien cada uno de estos cambios es relativamente pequeño en el impacto individual, Tesla dice que su capacidad única de introducirlos en líneas de fabricación activas permite ganancias significativas en eficiencia, rango y valor general cuando se combinan, logrando así este impresionante aumento de autonomía para todos los nuevos Tesla Model S Long Range Plus producidos durante este año.

La entrada El nuevo Tesla Model S es el primer eléctrico en superar los 645 kilómetros de autonomía es original de MuyComputer