TikTok contra Donald Trump

Reconozco que no soy usuario habitual de TikTok. No tengo nada en contra del servicio, conozco a personas que lo usan e incluso me di de alta (no con intención de subir vídeos, que nadie se asuste) para poder seguir a algunas de esas personas. En alguna ocasión abro la app, dedico un rato a ver algunos vídeos que generalmente me dejan con una sonrisa y al rato ya estoy a otra cosa, y quizá no vuelvo a abrirla en semanas. Quizá sea por eso, pero jamás en la vida me habría imaginado que podría llegar a convertirse en una plataforma de hacktivismo. Y nada menos que contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Esta historia empieza hace poco tiempo,  con el actual presidente y futuro candidato a la reelección en un momento complicado de su mandato (vaya, en realidad esto se puede aplicar la la inmensa mayoría del mismo), con la bala del impeachment esquivada no sin complicaciones, la pandemia del coronavirus empezando a asomar la cabeza por la tierra del libre y hogar del valiente y con la sombra del martes 3 de noviembre, cuando se celebrarán las quincuagésimo novenas elecciones presidenciales. ¿Y qué tiene que ver TikTok en todo esto? No te preocupes, en breve llegamos a eso.

Amedrentado por las circunstancias, el presidente y candidato a la reelección decide dar comienzo a su campaña electoral. ¡Claro, diablos, ni que tuviera otras cosas de las que preocuparse! Así que dicho y hecho, decide iniciar su carrera por la reelección y, como lugar para el primer evento, elige Tulsa, Oklahoma. ¿Por qué? Sencillo, es un lugar en el que sabe que cuenta con una gran aceptación, ¿y qué mejor que darse un baño de multitudes para proyectar una imagen de éxito y arrancar la campaña de buen humor? ¿Sigues preguntándote por TikTok? Ya casi hemos llegado…

Todo apuntaría a que el evento de Tulsa fue un éxito, ¿verdad? Caray, no debe haber nadie en Oklahoma sin una gorra de MAGA (en realidad hay zonas del estado en las que tiene más peso el Partido Demócrata, pero no dejemos que la realidad nos deje sin un tópico más del que abusar). Pues lo cierto es que no, el poder de convocatoria de Trump quedó en entredicho, vistos los centenares

de localidades que quedaron vacías en el auditorio en el que se celebró el evento. Aunque, bueno, en realidad esto tiene un poco de trampa, ya que no fue por culpa de Trump, del coronavirus ni del tiempo. No, la responsabilidad de ello la encontramos (ya hemos llegado) en TikTok y el hacktivismo.

Si no conoces a Alexandra Ocasio-Cortez, basta con saber que se ha convertido en una de las caras más visibles y reconocibles del Partido Demócrata. Neoyorquina de nacimiento, situada en el ala izquierda del partido, miembro de la Cámara de Representantes, joven (30 años) y con un gran gancho entre la población más joven, ha conseguido extender el interés por la política a una juventud que cada vez se ha sentido más desvinculada de la misma, una peligrosa apatía que siempre es recomendable corregir, ya sea a través del Congreso, de TikTok o de cualquier otro medio.

Y lo sorprendente, lo que me ha dejado con la boca abierta, es que como puedes leer en el tweet han sido los usuarios de TikTok, un servicio con especial predicamento entre los más jóvenes (el segmento de edad entre los 13 y los 24 representa el 69% de sus usuarios según datos de Hootsuite) quienes han actuado para boicotear el primer acto de la carrera electoral de Donald Trump para la reelección.

Para tal fin, no se sabe si de manera coordinada o simplemente siguiendo la premisa planteada por algunos usuarios del servicio, centenares de tiktokers habrían reservado localidades para el evento, obviamente con el fin de no acudir posteriormente al mismo, provocando de esta manera que proliferaran las imágenes de zonas del auditorio vacías o, al menos, muy por debajo de su capacidad máxima. Un golpe inesperado por un Donald Trump que, eso sí, sabe que las redes sociales no son sus principales aliadas.

Tras la publicación del tweet de Ocasio-Cortez, equipo y simpatizantes de Trump han publicado múltiples mensajes en redes quitando importancia al boicot por parte de los usuarios de TikTok, negando su efectividad, etcétera. Sin embargo, y más allá de que estas réplicas sean ciertas o no, sí que son un señal de desafección hacia el presidente por parte de la población más jóven. Un nivel que ha llegado al punto de convertir una red como TikTok, entendida por muchos como un espacio particularmente frívolo, en una plataforma de hacktivismo. Esto, más que el éxito o el fracaso, es lo que más me llama la atención.

La entrada TikTok contra Donald Trump es original de MuyComputer