¿La batería de tu portátil le tiene miedo a Google Chrome?

Si hace unos años me hubieran preguntado cuál es el depredador natural de la batería de los ordenadores portátiles, sin duda habría señalado a los juegos, así como a determinados procesos creativos (principalmente edición y postproducción de vídeo). A día de hoy no lo tengo tan claro, ya que un nuevo depredador clama, cada día más, por ocupar la primera posición en ese nefasto podio. Estoy hablando, y si tienes un portátil seguro que lo sabes por experiencia propia, de Google Chrome.

Ahora bien, en este aspecto debemos ser justos y reconocer que sí, el navegador de Google tiene aspectos bastante mejorables, como su gestión de la memoria, pero que una parte importante de la responsabilidad en el consumo de batería viene dada no por el propio navegador, sino por el contenido de las webs que tenemos abiertas en el mismo. Y es que muchos sitios, al cargarse, inician multitud de procesos que permanecen activos hasta que salimos de esa página.

Y esto puede ser un pequeño problema si hablamos de una o dos pestañas, pero cada vez conozco a menos personas que solo tengan abiertas una o dos pestañas en el navegador. Ahora mismo, acabo de contarlas y tengo once (y son pocas para lo que es mi normalidad), así que basta con pensarlo un momento para imaginar la cantidad de procesos cargados en memoria y consumiendo recursos (y batería) que debo tener activos ahora mismo en mi PC. Y el problema es que esos muchos de esos procesos se mantienen activos, aunque la web se encuentre en segundo plano.

Sin embargo, y tal y como informa MSPoweruser, el equipo de desarrollo de Google Chrome está trabajando en una solución que podría reducir muy significativamente el consumo de energía, y por lo tanto de batería en el caso de portátiles del navegador. ¿Y en qué consiste esta solución? Pues seguro que ya lo imaginas tras lo que comentaba anteriormente: en reducir la carga de trabajo que generan los elementos en javascript de todas las páginas que se encuentren en segundo plano, es decir, en reducir y evitar procesos innecesarios cuando el usuario no está visualizando esa página.

Claro, aquí es importante tener en cuenta que una pestaña puede encontrarse en segundo plano y, aún así, tener procesos activos por demanda del usuario. Un caso muy claro sería, por ejemplo, tener abierta pero en segundo plano una pestaña con un servicio de streaming musical. En tal caso no tendría sentido que el navegador limitara o detuviera dichos procesos, por mucha batería que ahorrase. Así, los ingenieros de Google están trabajando en los procesos relacionados en las interacciones directas del usuario con los elementos de la página.

En las pruebas realizadas, en algunas de las cuales se llegaron a obtener mejoras en la duración de la batería de hasta un 28%, se cargaron 36 pestañas de fondo, mientras que en la pestaña activa se realizaron múltiples acciones, desde mostrar una página en blanco hasta reproducir un vídeo de Youtube. En el «peor» de los casos, se consiguió incrementar la duración de la batería en un 13%.

Esta función esta siendo sometida a pruebas todavía, puesto que no se sabe qué incidencia puede tener en algunos usos de las pestañas en segundo plano. Así, Google está considerando la posibilidad de realizar un ajuste genérico y permitir que los usuarios que emplean los servicios profesionales de la compañía puedan efectuar algún cambio en los mismos, para adaptarlo a sus necesidades concretas. Todavía no hay previsión sobre en qué versión del navegador se incorporará esta función.

La entrada ¿La batería de tu portátil le tiene miedo a Google Chrome? es original de MuyComputer