TikTok: futuro incierto… o malo o en otras manos

04Que Donald Trump tiene un problema con las redes sociales no es nada nuevo. Ya hemos hablado de sus múltiples problemas con Twitter (y eso que su cuenta no fue una de las hackeadas), de que parece no tener demasiado predicamento entre la audiencia de TikTok… vamos, que pese a ser un entusiasta usuario de las mismas (de Twitter, no de TikTok, no me lo quiero imaginar haciendo coreografías al ritmo de la música), por otra parte parece que a mínimo que se cruzan en su camino, las pone en el punto de mira, ya sea el mediático o el legislativo.

Y si a eso sumamos que es una red social que ya se encuentra bajo la picota, que tiene su origen en China y que ya faltan menos de 100 días para las elecciones presidenciales en las que se juega la reelección, es hasta comprensible que ayer viernes, Donald Trump anunciara a varios periodistas, a bordo del Air Force One, su intención de prohibir TikTok en Estados Unidos. Y antes las preguntas sobre cómo lo haría, su respuesta fue «Tengo autoridad para ello», aludiendo a la posibilidad de hacerlo por una orden ejecutiva.

Es indudable que la de la seguridad es una sombra que cada vez se cierne más estrechamente sobre TikTok. Hace solo unas semanas hablamos de que varias empresas se planteaban prohibir su uso a sus empleados, y además no podemos olvidar que la empresa pertenece a ByteDance, una empresa china, el país con el que Trump ha chocado desde su llegada al 1.600 de .Pennsylvania Avenue. Y si sumamos a ello que la plataforma fuera empleada para boicotear un acto de campaña, se entiende todavía mejor la animadversión (quizá mutua).

Los ojos de la administración estadounidense ya empezaron a escrutar TikTok en 2017, cuando ByteDance adquirió musical.ly, un servicio bastante parecido y que acabó siendo fusionado con TikTok. Unas sospechas que no han hecho más que incrementarse con el paso del tiempo, y que se han disparado ante el reciente baneo del servicio en India, el pasado mes de junio.

Como posible solución al problema, ByteDance ha propuesto reducir a cero su participación en TikTok, abriendo de este modo la puerta a que alguna otra empresa, probablemente del sector tecnológico y, claro, preferentemente estadounidense, sustituya a la empresa china en el accionariado del servicio. Una situación que ha dado pie, claro, a las especulaciones sobre qué empresas podrían estar interesadas en esta operación.

The New York Times cita fuentes anónimas para mencionar a Microsoft, y The Wall Street Journal dedica un artículo a analizar esta posibilidad, dándola como una excelente opción para los de Redmond. La duda surge, claro, al preguntarse si la desinversión de ByteDance sería suficiente para preservar TikTok en Estados Unidos. Y es que, de esa respuesta, es de la que depende que el servicio de moda entre los más jóvenes tenga que salir de EEUU o, por el contrario, que pueda seguir operando con normalidad, y con el beneplácito de las autoridades locales.

La entrada TikTok: futuro incierto… o malo o en otras manos es original de MuyComputer