¿A qué tarjeta gráfica equivale la GPU de PS5? ¿Y la de Xbox Series X?

Ya tenemos claras las especificaciones de la GPU de PS5 y de Xbox Series X. Sony y Microsoft movieron ficha y confirmaron tanto el número de shaders como las frecuencias de trabajo, aunque por desgracia todavía hay algunas cuestiones en el aire en lo que respecta a la arquitectura que utilizan ambas consolas.

Hasta hace nada creíamos que la GPU de PS5 utilizaba la arquitectura RDNA 2, pero una serie de mensajes publicados por un ingeniero de Sony dejaron claro que no es así, y que dicho núcleo gráfico es una especie de híbrido a medio camino entre RDNA y RDNA 2. No es información que provenga de un cualquiera, así que su valor está fuera de toda duda. Habrá que ver, eso sí, como afecta esto al rendimiento de dicha consola y hasta qué punto acaba limitando su vida útil.

Tras la aparición de esa información surgieron algunos rumores que apuntaban que la GPU de Xbox Series X podría utilizar también una arquitectura híbrida, es decir, que tampoco estaría basada en RDNA 2, sino en una solución intermedia. Dado que esta información no procede de una fuente oficial no podemos darle la misma credibilidad, y debemos tener presente, además, que Microsoft unificó recientemente una serie de tecnologías clave en DirectX 12 Ultimate con el objetivo de utilizarlas tanto en Xbox Series X como en PC, así que dicha información tampoco tiene demasiado sentido.

Durante las últimas semanas he podido ver que muchos de nuestros lectores tienen cada vez más dudas sobre el equivalente en PC de la GPU de PS5 y la de Xbox Series X. Es curioso, ya que el hecho de que Sony y Microsoft desvelasen las especificaciones de ambos núcleos gráficos debería haber contribuido a aclarar las cosas, pero al final ha ocurrido todo lo contrario. No es casualidad, al fin y al cabo el hecho de que ambas GPUs utilicen una arquitectura semipersonalizada puede afectar, para bien o para mal, a su rendimiento.

Es complicado encontrar equivalencias directas sin tener claro el posible aumento del IPC que podrían traer las arquitecturas RDNA 1.5 y RDNA 2, pero sé que es un tema que os interesa mucho, y por eso me he animado a escribir este artículo, donde haremos un análisis a fondo de todo lo que sabemos para encontrar una equivalencia aproximada en PC a la GPU de PS5 y a la de Xbox Series X.

¿A qué tarjeta gráfica equivale la GPU de PS5?

¿A qué tarjeta gráfica equivale la GPU de PS5?

Vamos a repasar los datos que tenemos. Sabemos que no se trata de una GPU basada en RDNA 2, lo que significa que podría contar con buena parte de las funciones avanzadas más importantes de aquella, pero es probable que no cuente con un avance importante en términos de IPC y que se encuentre, por tanto, al nivel de la arquitectura RDNA en términos de rendimiento bruto bajo una misma configuración (mismos shaders a misma frecuencia).

Ya tenemos clara esa base, así que vamos a repasar las especificaciones completas de la GPU de PS5:

  • 2.304 shaders.
  • 144  unidades de texturizado.
  • 64 unidades de rasterizado.
  • Bus de 256 bits y memoria GDDR6 a 14 GHz, lo que nos deja un ancho de banda de 448 GB/s.
  • GPU a 2,23 GHz de frecuencia dinámica (máxima, no estable).

Estoy seguro de que estas especificaciones os suenan, y sí, son las mismas que monta una Radeon RX 5700, aunque en este caso con una frecuencia máxima más elevada. La memoria está unificada, lo que significa que aunque el sistema monta 16 GB de GDDR6 esta se reparte entre RAM y VRAM, y una parte debe quedar reservada al sistema.

Sony no ha concretado nada, pero está claro que entre 2,5 GB y 3 GB estarán reservados al sistema y a las aplicaciones base, lo que nos dejaría libres, en el mejor de los casos, 13,5 GB libres a repartir entre RAM y VRAM. Si esto se confirma, lo más probable es que 8 GB se utilicen como RAM y que los otros 5,5 GB se empleen como memoria gráfica, lo que nos dejaría una cifra inferior a los 8 GB de memoria gráfica que trae una Radeon RX 5700.

El rendimiento bruto de la GPU de PS5 dependerá, en gran medida, del tiempo que sea capaz de mantener esos 2,23 GHz de pico máximo. No quiero ser pesimista, pero hablamos de una GPU integrada en una APU, así que me cuesta creer que vaya a ser posible mantener de forma sostenida esas frecuencias, y creo que al final se mantendrá casi siempre por debajo de los 2 GHz.

Con todo esto en mente mi conclusión es muy clara, la GPU de PS5 podría equivaler a una tarjeta gráfica a medio camino entre la Radeon RX 5600 XT y la Radeon RX 5700 (RTX 2060-RTX 2060 Super), aunque con una arquitectura base superior y hardware dedicado a trazado de rayos.

¿Qué rendimiento podemos esperar?

Una Radeon RX 5700 da lo mejor de sí trabajando con resoluciones 1440p, aunque puede mover juegos en 2160p (4K) si ajustamos la calidad gráfica. Esto encaja también con el rendimiento que obtuvo la GPU de PS5 moviendo la demo del Unreal Engine 5, medias de 30 FPS con resolución 1440p dinámicos.

En su momento se llegó a decir que la GPU de PS5 iba a estar al nivel de una RTX 2080 Ti y otras locuras similares, como que iba a dejar obsoletos todos los PCs gaming de gama media actuales, pero como vemos la realidad va a ser muy distinta, de hecho me da en la nariz que PS5 va a llegar con unas especificaciones demasiado justas a nivel de GPU.

Sí, ya lo sé, la potencia no lo es todo, lo he dicho muchas veces, de hecho tengo claro que la guerra de la nueva generación se va a decidir a través del hardware, los juegos y los servicios, pero esto no cambia el hecho de que la potencia de la GPU de PS5 está muy por debajo de lo esperado, y no tiene nada que ver con el enorme «hype» que generaron algunos.

¿A qué tarjeta gráfica equivale la GPU de Xbox Series X?

Ya sabemos a qué tarjeta gráfica podría equivaler la GPU de PS5, así que estamos listos para entrar a ver la GPU de Xbox Series X. Debo decir que me resulta mucho más complicado analizar esta GPU para encontrar una equivalencia acertada, sobre todo porque sus especificaciones no encajan con ningún modelo actual, y porque no está claro si utilizará la arquitectura RDNA 2 o un híbrido entre esta y RDNA.

Dado que a priori todo parece indicar que estará basada en RDNA 2 (si no, no podría soportar toda la tecnología de DirectX 12 Ultimate), cabe pensar que estamos ante una GPU de nueva generación y que tendrá, por tanto, un aumento en términos de IPC frente a los modelos basados en la arquitectura RDNA. Veamos sus especificaciones:

  • 3.328 shaders.
  • 208  unidades de texturizado.
  • 80 unidades de rasterizado.
  • Bus de 320 bits y memoria GDDR6, de los cuales 10 GB tendrán un ancho de banda de 560 GB/s y 6 GB tendrán un ancho de banda de 336 GB/s.
  • GPU a 1.825 MHz estables.

Bien, tenemos también una arquitectura de memoria unificada, lo que significa que esos 16 GB se comparten entre RAM y VRAM, y una parte se reserva al sistema. Microsoft ha confirmado que los desarrolladores tendrán disponibles 13,5 GB, de los cuales 10 GB tendrán un ancho de banda de 560 GB/s y 3,5 GB tendrán un ancho de banda de 336 GB/s. Esa diferencia en el ancho de banda no debería ser un problema, siempre que los desarrollos se hagan compensando la menor frecuencia de la segunda con la mayor velocidad de la primera.

En total deberíamos tener 8 GB de RAM y 5,5 GB de memoria gráfica, las mismas cifras que vimos al analizar la GPU de PS5. La frecuencia de trabajo es inferior, pero estable, y en teoría tendríamos una GPU con una arquitectura más avanzada.

Para llegar a una conclusión acertada quiero recordaros los requisitos recomendados de The Medium, un juego exclusivo de la nueva generación que llegará a Xbox Series X y a PC. Para jugarlo en 4K necesitamos una RTX 2070, mientras pero si queremos activar el trazado de rayos se recomienda una RTX 2080.

El juego funcionará en resolución 4K en Xbox Series X, pero estará limitado a 30 FPS y no contará con trazado de rayos (así lo indica la web oficial de Microsoft). Si ponemos todo esto en contexto la conclusión es clara, la GPU de Xbox Series X debería estar más o menos al nivel de una RTX 2070, una tarjeta gráfica que, recordamos, es solo un poco más lenta que una RX 5700 XT, con la particularidad de que tendrá menos memoria gráfica disponible (5,5 GB frente a 8 GB, como ocurre con la GPU de PS5).

¿Qué rendimiento podemos esperar?

En líneas generales tanto la RTX 2070 como la RX 5700 XT están mejor preparadas para trabajar con resoluciones 4K, aunque son tarjetas gráficas que ofrecen un rendimiento verdaderamente óptimo (sin reducir calidad gráfica) en 1440p, así que no podemos descartar que los desarrolladores tengan que acabar haciendo algunos sacrificios.

También se dijo en su momento que la GPU de Xbox Series X iba a estar al nivel de una RTX 2080 Ti, o incluso por encima, algo que, obviamente, tampoco es cierto. Pensar que AMD iba a poder embutir una GPU con ese nivel de rendimiento en una APU era una auténtica locura, como también lo era pensar que podríamos ver una consola con esa potencia con un precio «razonable».

En cualquier caso lo importantes es que la GPU de Xbox Series X es claramente superior a la GPU de PS5, y que cualquier persona con una RTX 2070 o Radeon RX 5700 XT debería poder superar sin problemas la transición a la nueva generación, incluso aunque juegue en resoluciones superiores a 1080p.

La entrada ¿A qué tarjeta gráfica equivale la GPU de PS5? ¿Y la de Xbox Series X? es original de MuyComputer