TikTok, antes cerrada que estadounidense para el gobierno chino

El mes de agosto ya acabó, la actualidad volvió a proporcionarnos mil historias que contar y, pese a ello, el culebrón de TikTok no solo no ha perdido perdido fuerza, sino que se sigue poniendo más interesante a cada día que pasa. Cada vez está más claro que, lejos de ser una serpiente de verano, el encontronazo entre los gobiernos de Estados Unidos y China a cuenta de esta red social será, muy probablemente, un elemento clave en las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos, de las que ya nos separan menos de dos meses.

Hagamos un poco de memoria: las autoridades estadounidenses ya tenían a TikTok en observación desde que ByteDance, la empresa china propietaria del servicio, adquirió musical.ly para integrarlo en su servicio. Desde entonces se había producido algún aviso, pero las alarmas sonaron cuando algunas empresas empezaron a vetar el uso de TikTok a sus empleados, aludiendo a problemas de seguridad. Solo unas semanas después llegó el bombazo, Donald Trump amenazaba con prohibir el uso de TikTok en Estados Unidos. Pocos días después supimos que quería una TikTok muy estadounidense… y un «pellizco» por los servicios prestados.

La respuesta del gobierno chino no se hizo esperar, y en la misma se calificó el movimiento por parte de la administración Trump como un robo, y ByteDance empezó a barajar acciones legales sin, pese a ello, descartar la posibilidad de una venta de TikTok a alguna tecnológica de Estados Unidos. Como cabía esperar, no faltaron interesados en hacerse con la red social más exitosa entre la audiencia más joven, un mercado de lo más interesante.

Ocurre, sin embargo, que los tentáculos del gobierno de Beijing son como la sombra de los cipreses, muy alargados, y era solo cuestión de tiempo que se produjera alguna respuesta con algo más que críticas a las acciones de Trump. Y la injerencia por parte de las autoridades chinas, para equipararse a las estadounidenses en este conflicto, ya ha llegado, pues según informa CNBC, están estudiando las medidas para impedir que se pueda realizar dicha venta. Dicho de otra manera, prefieren que TikTok tenga que abandonar el mercado estadounidense a que pase a pertenecer a una compañía de dicho país.

En un primer lugar, y según fuentes citadas por el artículo, el gobierno chino estaría revisando minuciosamente su legislación en lo referido a las limitaciones en la exportación de tecnología, un aspecto que podría emplearse para demorar significativamente la hipotética operación de venta. Quizá con el fin de comprobar si el ejecutivo de Trump mantiene el órdago y finalmente prohibe TikTok en Estados Unidos a partir del 20 de septiembre o, por el contrario, y de cara a los intereses de los potenciales compradores, da su brazo a torcer concediendo algún tipo de moratoria.

TikTok, según fuentes citadas por la Agencia Reuters, afirma no haber recibido presión alguna por parte del gobierno de Beijing, si bien se desconoce si éstas se pueden haber ejercido sobre ByteDance, y que sea ésta quien vaya a tener que lidiar con las directrices del gigante asiático.

En cualquier caso, y cada día es más evidente, nos encontramos frente a un pulso de dos administraciones cuestionables, y que TikTok no ha sido más que un pretexto para dar visibilidad a un conflicto que ya se viene prolongando varios años. ¿Cómo terminará? A estas alturas es más fácil especular sobre cómo se producirá la muerte del Universo que lo que pasará con TikTok en Estados Unidos las próximas semanas. Quizá tengamos que esperar al lanzamiento del telescopio Roman Space para tener una herramienta que nos permita cartografiar el ego de las partes enfrentadas.

La entrada TikTok, antes cerrada que estadounidense para el gobierno chino es original de MuyComputer