Las placas base B460 y H410 no soportarán los Core 11 basados en Rocket Lake-S

Intel ha confirmado que las placas base B460 y H410, dos chipsets con los que la compañía cubre lo que podemos considerar como gama media-baja y gama baja, no serán compatibles con los procesadores Core 11, basados en la arquitectura Cypress Cove y conocidos como Rocket Lake-S.

Antes de entrar en materia, quiero recordaros que no debemos confundir a los procesadores Core 11 para portátiles, una generación que se conoce como Tiger Lake y que utiliza la arquitectura Willow Cove en proceso de 10 nm SuperFin, con los procesadores Core 11 para escritorio, que como hemos dicho utilizan la arquitectura Cypress Cove, una adaptación de la arquitectura Sunny Cove al proceso de 14 nm+++.

Esta información no viene de un rumor ni de una filtración, ha sido publicada por la propia Intel, como podemos ver en la imagen adjunta, donde podemos leer que las placas base B460 y H410 no son compatibles con los procesadores Intel Core 11. No tenemos una explicación, pero por la sección en la que se ubica esta afirmación, queda claro que dichas placas base no recibirán la actualización de BIOS necesaria para poder activar la compatibilidad con dichos procesadores.

Los Core 11 marcarán el fin de las placas base B460 y H410, ¿qué placas base serán compatibles?

Según Intel, solo las placas base equipadas con chipset H470 y Z490 serán compatibles con los nuevos procesadores Rocket Lake-S, aunque estas placas no funcionarán de forma automática con dichos procesadores, sino que requerirán de una actualización de BIOS previa. Cada vez más fabricantes permiten actualizar la BIOS sin CPU y sin GPU a través de Q-Flash, así que esto no debería ser un problema importante.

Lo que sí que es, a mi juicio, un problema grave es bloquear de esta manera el acceso a los nuevos procesadores Rocket Lake-S a todos aquellos usuarios que compraron placas base B460 y H410, ya que dichas placas habrán tenido un soporte mínimo, limitado a una generación de procesadores. AMD, por contra, ha cuidado mucho mejor el soporte de sus placas base con socket AM4, incluso en los niveles más económicos (A320, B350 y B450), hasta tal punto que las placas base A320 son compatibles con los procesadores Ryzen 3000 basados en Zen 2, y las B450 con los potentes Ryzen 5000, basados en Zen 3.

Desconozco qué ha llevado a Intel a tomar esta decisión. Podríamos pensar que todo se debe a las limitaciones técnicas que plantean las placas base B460 y H410 a nivel de VRM, pero no me parece motivo suficiente, ya que AMD podría haber utilizado el mismo argumento con sus placas base A320 y B350, y no lo hizo. Simplemente se alertó a los usuarios de no era recomendable utilizar las CPUs más potentes y con mayor consumo en ciertas placas base, y fue más que suficiente.

Por otro lado, no debemos olvidar que existen placas base con chipset B460 que cuentan con una alta calidad de construcción y con sistemas VRM muy sólidos, como las ROG B460-F Gaming o B460 AORUS Elite, de hecho la primera cuesta casi lo mismo que una placa base Z490 económica. Se mire por donde se mire, no tiene sentido.

Espero que Intel cambie de parecer, y que libere una actualización que permita utilizar los procesadores Rocket Lake-S en placas base B460 y H410, aunque sea de forma limitada a ciertos modelos con un TDP más bajo. Antes de terminar, os recuerdo que el lanzamiento de esos nuevos procesadores vendrá acompañado de nuevas placas base con chipset serie 500, y que estas placas estarán preparadas para trabajar con el estándar PCIE Gen4. Dicho estándar no estará disponible en las placas con chipset 400 ni siquiera tras instalar la nueva BIOS que dará soporte a Rocket Lake-S.

La entrada Las placas base B460 y H410 no soportarán los Core 11 basados en Rocket Lake-S es original de MuyComputer