Zen 4 mejorará el IPC en un 25% frente a Zen 3, y alcanzará los 5 GHz: ¿podrá responder Intel?

El lanzamiento de Zen 3 fue, sin duda, un golpe de autoridad por parte de AMD, y según las últimas informaciones, parece que Zen 4 podría colocar a la compañía de Sunnyvale en una posición privilegiada, gracias al salto al proceso de 5 nm y a un aumento de rendimiento que, según un reciente rumor, sería enorme.

La fuente de la noticia asegura que Zen 4 mejorará en un 25% el IPC frente a Zen 3, lo que significa que un procesador Ryzen 6000, basado en Zen 4, rendirá un 25% más que un procesador Ryzen 5000, basado en Zen 3, ambos configurados con el mismo número de núcleos y trabajando a la misma frecuencia.

Si tenemos en cuenta las mejoras a nivel de frecuencia de trabajo que podría traer Zen 4, la diferencia que marcaría esta arquitectura sería todavía mayor, ya que se comenta que los Ryzen 6000 podrían superar, por fin, la barrera de los 5 GHz. En caso de que esto se confirme, la mejora de rendimiento en bruto que podría ofrecer un procesador basado en Zen 4 frente a otro basado en Zen 3 podría ser de hasta un 40%. Impresionante, sin duda.

Zen 4: AMD será la primera en llegar a los 5 nm

Zen 4 llegará en 5 nm

Las arquitecturas Zen 2 y Zen 3 utilizan, como sabemos, el proceso de 7 nm de TSMC. AMD decidió repetir su apuesta por dicho proceso por cuestiones de rendimiento a nivel de oblea (tasa de éxito) y de disponibilidad, algo totalmente comprensible, ya que cuando se produjo el debut de los procesadores Ryzen 5000, basados en Zen 3, el proceso de 5 nm de TSMC tenía una disponibilidad muy limitada.

Con Zen 4, la compañía de Sunnyvale tiene mucho más margen de maniobra en este sentido, ya que su  lanzamiento se espera para finales de 2021, probablemente durante la primera mitad de dicho año, aunque no hay nada concretado todavía, así que cabe la posibilidad de que se produzcan retrasos. Para entonces, el proceso de 5 nm de TSMC estará totalmente madurado, tendrá una alta tasa de éxito a nivel de oblea y una buena disponibilidad, lo que significa que AMD podrá conseguir un elevado suministro, y con un coste razonable.

Los procesadores Ryzen 6000, y todos los derivados de la arquitectura Zen 4, incluidos los EPYC Genoa, serán los primeros chips x86 en llegar al proceso de 5 nm, pero esta nueva generación traerá algo más que una «simple» reducción de proceso. Como hemos anticipado, además de todas las ventajas que supone el salto al proceso de 5 nm en materia de consumo, calor generado y espacio a nivel de encapsulado, AMD introducirá mejoras que aumentarán el IPC hasta en un 25%, elevará las frecuencias de trabajo hasta llegar a la barrera de los 5 GHz y podría, además, aumentar el número máximo de núcleos e hilos.

AMD no está dispuesta a ceder ni un ápice de terreno, ¿podrá Intel seguirle el ritmo?

Quién nos iba a decir, hace apenas unos años, que hoy tendríamos a AMD liderando el sector de CPUs x86 por rendimiento monohilo y multihilo, y también por proceso de fabricación y eficiencia. Puede que no guste a más de uno, pero está claro que esa es la realidad actual, Intel es consciente de ello, y por eso el gigante de Santa Clara ha ajustado el precio de sus procesadores Core 10, que ahora ofrecen, curiosamente, un buen valor precio-prestaciones. Es lo que tiene la competencia, que es buena para el consumidor.

Hablando de competencia, ¿podrá Intel hacer frente a Zen 4? La nueva arquitectura de AMD promete, además, de los avances a nivel de proceso, de rendimiento y de eficiencia que hemos comentado, un soporte pleno de las últimas tecnologías del sector, incluyendo la memoria DDR5 y el estándar PCIE Gen5. No hay duda de que el gigante del chip debería implementar ambos estándares en la generación que compita con Zen 4, ¿pero cuál será esa generación? Por fechas, la única que me cuadra ahora mismo es Intel Alder Lake-S, cuya presentación está prevista también para finales de 2021.

La generación de procesadores Alder Lake-S de Intel estará fabricada en proceso de 10 nm, y adoptará un diseño de tipo big.LITTLE con configuraciones de hasta 8 núcleos de alto rendimiento, basados en la arquitectura Willow Cove, la misma que hemos visto en Tiger Lake, y otros 8 núcleos de alta eficiencia, basados en la arquitectura Tremont. Hablamos de un total de 16 núcleos, pero basados en arquitecturas diferentes.

De lo expuesto en el párrafo anterior puedo anticipar una conclusión bastante interesante y fiable, aunque no pueda darla como totalmente confirmada, y es que es muy probable que Alder Lake-S no consiga superar a Zen 4 en rendimiento bruto, ni a nivel monohilo ni multihilo. Si esto se confirma, Meteor Lake-S, fabricada en proceso de 7 nm y basada en la arquitectura Golden Cove, antecesora de Ocean Cove, sería la única realmente capaz de competir con lo nuevo de AMD, pero no llegará hasta finales de 2022 o principios de 2023. Qué puedo decir, nos esperan unos años apasionantes en el mundo de los procesadores x86 de alto rendimiento.

La entrada Zen 4 mejorará el IPC en un 25% frente a Zen 3, y alcanzará los 5 GHz: ¿podrá responder Intel? es original de MuyComputer