Apple: «las nuevas normas para la App Store amenazan con destruir el iPhone como tú lo conoces»

Apple está sacando la artillería mediática para dar respuesta a los cambios legislativos que están en marcha en torno a la App Store. Las nuevas normativas llegan en respuesta ante las demandas (cada vez más numerosas) contra el funcionamiento de estas tiendas, las tarifas que cobran y en general la situación de monopolio que de facto ostentan.

El Senado del estado de Dakota del Norte ha presentado esta semana un nuevo proyecto de ley que -de aprobarse- abriría la puerta a sistemas de distribución de software, tiendas y métodos de pago alternativos a las tiendas oficiales de Apple y Google.

Según el senador Kyle Davison, quien presentó el Proyecto de Ley del Senado 2333, la legislación está diseñada para «nivelar el campo de juego» y proteger a los clientes de «tarifas monopolísticas devastadoras impuestas por las grandes empresas de tecnología«, en referencia a la cantidad que cobra Apple y Google a los desarrolladores.

Específicamente, el proyecto de ley evitaría que Apple obligue a los desarrolladores a usar su plataforma de distribución de aplicaciones digitales como el modo exclusivo de distribuir software y evitaría el requerimiento para que los desarrolladores utilizasen compras dentro de la aplicación como el modo exclusivo de aceptar pagos. La redacción también impediría que Apple tomase represalias contra los desarrolladores que optasen por métodos alternativos de distribución y pago.

App Store

Apple responde

El proyecto de Ley se ciñe a este estado y aún no hay una legislación federal al respecto, pero de ser aprobado será un gran problema para Apple. En respuesta, el ingeniero jefe de privacidad de Apple, Erik Neuenschwander, dijo que esta legislación «amenaza con destruir el iPhone tal como lo conoces» al exigir cambios que «socavarían la privacidad, la seguridad y el rendimiento» de los terminales.

Apple «trabaja muy duro» para mantener las «malas» aplicaciones fuera de la App Store, y el proyecto de ley de Dakota del Norte «nos obligaría a dejarlas entrar», asegura el ingeniero. ¿Seguridad o Negocio?

La ‘mano de hierro’ de Apple

Apple maneja su tienda con ‘mano de hierro’. No permite oficialmente que se instalen aplicaciones en dispositivos iOS que vengan fuera de la App Store y salvo una técnica del jailbreak que ha perdido fuelle los últimos años, la realidad es que no hay alternativas disponibles.

Apple revisa, aprueba y decide previamente todas las apps que pueden incluirse en su tienda y cobra un 30% de todos los ingresos, algo que muchos desarrolladores consideran abusivo. Aunque, ciertamente, Apple tiene el derecho de incluir en su tienda oficial lo que le venga en gana, al no existir alternativas la situación limita el software que un usuario puede ejecutar en un iPhone.

Apple tampoco permite que los desarrolladores de aplicaciones acepten pagos a través de métodos que no sean la compra dentro de la aplicación (excepto en situaciones muy seleccionadas y aprobadas por Apple), una política que ha llevado a la pelea legal de Apple con Epic Games. «La eliminación de Fortnite por parte de Apple es otro ejemplo de cómo Apple ejerce su enorme poder para imponer restricciones irrazonables y mantener ilegalmente su monopolio del 100% sobre el mercado de procesamiento de pagos en la aplicación de iOS», dijeron desde Epic.

App Store

App Store: una mina de oro

No sabemos quién convenció a Steve Jobs para la creación de la App Store, pero tendría que tener un monumento en Cupertino. El jefazo de Apple no quería aplicaciones de terceros cuando comercializó el iPhone original en 2007 y revolucionó la industria de la telefonía.

A pesar de las reticencias iniciales, poco después anunció un kit de desarrollo que fue el preludio de una tienda on-line que cambiaría por completo la industria y reforzaría la incipiente era de la movilidad que estaba naciendo en aquellos momentos. Hoy, la App Store es la tienda de aplicaciones más rentable del planeta y una parte esencial del multimillonario negocio de Apple en movilidad.

Su crecimiento ha sido asombroso y ha superado cualquier previsión. Con datos de 2019, la App Store generó por sí sola 50.000 millones de dólares, 15.000 millones para Apple. Poniendo el dato en perspectiva, App Store podría pasar por sí misma como una gran compañía y si cotizara estaría situada (en 2019) en el puesto 64 del listado Fortune 500.

App Store es la gran estrella de una división de servicios cada vez más poderosa, que además de ingresos multimillonarios retroalimenta la venta de dispositivos. Es normal que Apple esté sacando la artillería mediática contra una legislación que cambiaría el campo de juego.

La entrada Apple: «las nuevas normas para la App Store amenazan con destruir el iPhone como tú lo conoces» es original de MuyComputer