Contaminación: ¿señal de vida extraterrestre?

Vaya por delante aclarar que esta noticia no es una defensa de la contaminación. A día de hoy es uno de los principales desafíos a los que nos enfrentamos, como humanidad, y cuyas consecuencias llevan ya tiempo dejándose sentir en nuestra salud, en el medio ambiente, en el clima y en otros tantísimos factores. No en vano, en una entrevista publicada hoy por El País, Bill Gates afirma que el cambio climático, de no ser combatido, tendrá unas consecuencias mucho peores que las de la pandemia que estamos sufriendo.

Aclaro esto porque no creo que la contaminación sea defendible desde ningún prisma, lo que no quita que, en circunstancias concretas, su presencia pueda ser empleada como indicador de determinadas actividades, algunas de las cuales pueden tener un origen no natural, es decir, que implican procesos llevados a cabo (al menos en apariencia) por algún tipo de forma de vida. En nuestro caso, por ejemplo, la enorme cantidad de dióxido de nitrógeno que generamos, consecuencia directa del uso de combustibles fósiles.

Así, como podemos leer en un informe recientemente publicado por la NASA, la contaminación podría ser empleada como un indicador de vida extraterrestre, si bien hay algunas particularidades que hay que tener al respecto. En nuestro caso, claro, el principal indicador es dióxido de nitrógeno que, como comentaba anteriormente, tiene su origen en el uso intensivo que hacemos de los hidrocarburos que tienen su origen en los combustibles fósiles.

Son varios, sin embargo, los problemas a los que se enfrenta este sistema de detección de vida inteligente. El primero es que, claro, en nuestro caso en particular, el de la Tierra, el dióxido de nitrógeno es el indicador más fiable, es el tipo de contaminación que dice «Estamos aquí», pero no podemos dar por supuesto que, en caso de existir vida extraterrestre en otros planetas, su modelo sea similar al nuestro. Ni siquiera sabemos si tendrán combustibles fósiles o, por el contrario, emplearán otros combustibles que, o bien sean menos (o nada) contaminantes, o generen una huella distinta.

Contaminación: ¿señal de vida extraterrestre?

La otra tiene que ver con el nivel evolutivo de dicha vida extraterrestre. Y es que incluso dando por sentado que sea similar al nuestro en la mayoría de los aspectos, son muchas las posibilidades de que su estadio evolutivo no coincida con el nuestro. Así, por ejemplo, cualquier modelo de sociedad preindustrial no genera el volumen necesario de contaminación como para ser detectable desde el espacio. Y en el caso contrario, si ha avanzado mucho más que nosotros, es posible que ya se hayan desarrollado plenamente las energías no contaminantes y que, por lo tanto, si ha pasado el tiempo suficiente, la presencia de contaminación se haya atenuado como para no ser apreciable a tanta distancia.

Por lo tanto, y al menos de momento, hablamos de un sistema que serviría para identificar vida extraterrestre siempre y cuando la contaminación producida por la misma fuera semejante a la nuestra. No obstante, también nos pone sobre la pista de que la acumulación de elementos en la atmósfera que no se justifiquen con un mero análisis geológico, pueden ser señal de contaminación que, a su vez, sería una señal de vida extraterrestre. No obstante, de momento tendremos que apoyarnos en sistemas más desarrollados, como los de la sonda Perseverance, que en solo tres días llegará a Marte para buscar restos de vida microscópica.

La entrada Contaminación: ¿señal de vida extraterrestre? es original de MuyComputer