El almacenamiento SSD externo llegará a PS5 en verano

Sin duda una de las noticias más esperadas por quienes han podido hacerse con una PS5, es cuándo podrían ampliar la capacidad de almacenamiento de su consola. Y es que, como ya te contamos en su momento, los 700 gigas «limpios de la SSD interna de la PS5 se quedarán cortos tarde o temprano. Y la sorpresa fue que antes de su lanzamiento, supimos que la posibilidad de sumar almacenamiento SSD externo no estaría disponible al lanzamiento de la consola.

La razón, según Sony, era que no todas las SSD M.2 ofrecen el mismo rendimiento y, en consecuencia, puso en marcha un programa de certificación de tarjetas que ofrecieran una velocidad mínima de salida de 5,5 gigabytes por segundo. ¿El problema? Que los fabricantes mostraron menos interés del que cabía esperar, y alrededor de un mes antes del lanzamiento de PS5, no había ni un solo dispositivo inscrito para pasar las pruebas de certificación de Sony.

No tenemos muy claro cómo ha evolucionado este proceso desde entonces, y pese a que lo normal habría sido que Sony activara la ranura de expansión, actualmente deshabilitada por software, de momento ésta sigue siendo totalmente inútil a día de hoy. Afortunadamente, según podemos leer en Bloomberg, parece que ya no habrá que esperar demasiado, aunque sí unos meses, para que los usuarios puedan empezar a utilizar la ranura de expansión con tarjetas SSD, ya que ésta se activaría en algún momento del próximo verano.

El almacenamiento SSD externo llegará a PS5 en verano

Es cierto que, a efectos de volcado de contenidos y para juegos de PS4, la conexión USB ha estado operativa en PS5 desde el primer momento, pero el problema es que el tamaño de los juegos, que deben instalarse obligatoriamente en SSD, está cerca de ser un problema. Un ejemplo claro de ello es la advertencia efecutada por Activision, a propietarios de PS4 con 500 gigabytes de almacenamiento, de que los usuarios que tengan instaladas conjuntamente las versiones completas de Modern Warfare y Black Ops Cold War podrían sufrir problemas de espacio. PS4 ofrece una capacidad real de 407 gigas, frente a los 667 de PS5, por lo que combinar ambos juegos con otros dos de gran tamaño encenderá muchas luces rojas.

Junto a dicha función, se activará también la velocidad de rotación del ventilador. ¿Por qué? Para disipar el calor adicional que producirán las tarjeras SSD externas una vez conectadas a la consola. Recordemos que, por su tamaño, éstas ampliaciones solo cuentan con elementos de disipación pasiva del calor, y que por el diseño de PS5, las SSD M.2 se alojarán dentro de la consola, aportando todavía más calor al interior de la consola. Dicho de una manera, el próximo verano, y la suma del calor propio de las fechas y las SSD de ampliación, supondrán una prueba de fuego (espero que solo metafóricamente) para la nueva generación de Sony.

La entrada El almacenamiento SSD externo llegará a PS5 en verano es original de MuyComputer